X
En Presidente Perón, la diputada massista venció en la interna de Todos al intendente Aníbal Regueiro. Crítica de la gestión local, aclara: “Nunca fui una oposición salvaje”. El que pierde, ¿acompaña?
Por 13/08/2019 15:54

Uno de los datos salientes de las PASO del último domingo fue la derrota de uno de los barones del conurbano bonaerense. Luego de 16 años, en el distrito de Presidente Perón llegó a su fin la hegemonía de Alfonso Aníbal Regueiro, quien cayó en la interna del Frente de Todos a manos de una dirigente que le venía disputando el poder municipal desde hace años, la diputada provincial del Frente Renovador Blanca Cantero, la cual se impuso por más de 5 mil votos al jefe comunal (fue 57% a 41% en la interna).

Junto a su esposo, el dirigente de la CGT Carlos Acuña, Cantero militó con Regueiro en el mismo espacio desde la creación del municipio, a mediados de los 90. Sin embargo, en 2007 el matrimonio Cantero-Acuña comenzó a transitar por caminos opuestos a los de Regueiro. Los cruces de larga data hicieron que la interna -a la que se desembocó tras el arribo de Sergio Massa al Frente de Todos- no haya estado desprovista de tensiones.   

Y esas diferencias no las esconde Cantero luego de su triunfo: “En Presidente Perón había un gobierno agotado. En los últimos años la gente observaba una decadencia en el distrito”, remarcó en diálogo con Letra P la flamante candidata a intendenta del Frente de Todos en Presidente Perón, que  enfrentará en octubre al postulante de Juntos por el Cambio, el concejal y funcionario de PAMI Guido Giana, quien obtuvo en las PASO 6 mil votos (12,35% del total), muy por debajo de los 18 mil cosechados por Cantero.

 

HISTORIA DE UNA INTERNA. En 1995, en la primera elección ejecutiva tras la creación del municipio, tanto Carlos Acuña como Aníbal Regueiro fueron electos concejales de la lista que erigió como intendente a Oscar Rodríguez. Ya en 2003, Regueiro fue electo intendente y Blanca Cantero llegó al Concejo integrando esa lista. En 2007, se produce la división. Regueiro reelige bajo el sello de “Participación de ciudadanos libres para el cambio”, mientras que Cantero revalida su banca en el Concejo por el PJ. En 2013, ya incorporada al Frente Renovador, Cantero fue en sintonía con la avalancha de votos massistas de esa elección y, encabezando la nómina, venció a la lista bendecida por Regueiro por casi 12 puntos de diferencia. En 2015, Cantero se quedó en las puertas del municipio, al caer por solo tres puntos (fue 43,5% a 40,5%) frente a Regueiro. En 2017, fue electa diputada provincial por la Tercera, con la alianza 1País.


Con esos antecedentes de disputas entre los protagonistas de la última interna del Frente de Todos en Presidente Perón, los interrogantes afloran en torno al acompañamiento del derrotado intendente a la lista que jugará en octubre. Teniendo en cuenta el reglamento de esta alianza, el sector de Regueiro tendría que integrarse a partir del tercer casillero de la lista de candidatos a concejales con la esposa del intendente, Carina Biroulet, quien supo ocupar el sillón de mando en periodos donde Regueiro estaba en la Cámara baja provincial. Pero aún no hay precisiones desde la Municipalidad sobre la manera en que se llevará a cabo la integración y si serán los primeros nombres de la lista que encabezaba Regueiro –u otros que seguían en esa nómina- los que se acoplen.
 


A dos días de haber ganado la interna, Cantero afirmó que el intendente “no habló personalmente” con ella, sino que llamó a su esposo, Carlos Acuña, para ponerse “a disposición”: “Escuché en algún medio periodístico que se pusieron en duda esas cuestiones. Pero vamos a creer en la palabra del intendente que, después de la interna, las cosas se van a poner en su justo lugar y que van a integrar la lista. Después veremos, todavía falta mucho”. De todos modos, marcó que “hubiese sido lo mejor, lo más lógico” que Regueiro se comunicase con ella y no con su marido.

Con visión crítica, la candidata del Frente de Todos observa que el gobierno municipal conducido por su reciente contrincante de interna “se quedó muy quieto en estos últimos años” y que eso “la gente lo veía en las calles sucias, en la falta de recolección de basura, en muchos barrios que se inundaban. Reclamaban el progreso del distrito y esto no pasaba. Lo veía en la inseguridad”, factor sobre el que puso especial énfasis como preocupación vecinal. También, cuestionó que Presidente Perón se transformó en “un distrito dormitorio”, donde faltan políticas municipales que respalden al sector pyme.
 


Más allá de esto, dejó en claro: “Hace muchos años que soy opositora, pero nunca fui una oposición salvaje al gobierno municipal. Nunca me opuse a ningún convenio, ninguna decisión que tenga que ver con el progreso de Presidente Perón, espero del otro lado lo mismo”.

En ese sentido, al imaginar una futura administración municipal a su cargo, Cantero expresó: “Tenemos que trabajar para todos los peronenses y dar la mejor opción posible, con una unidad integrada por todo el peronismo a nivel local. Yo no soy enemiga de nadie, yo trabajo para mejorar la calidad de vida de los vecinos”.

Buscando bajar los decibeles de la disputa que mantuvo con el sector de Regueiro hasta las PASO, la candidata de Todos pidió dejar de lado el “fanatismo inútil” y enfatizó: “Deseo que después de la interna las cosas se calmen, porque siempre una interna trae una posición muy dura de parte de los que se enfrentan y yo por supuesto defendí la visión de los vecinos de Presidente Perón, de lo que estaba pasando con la Municipalidad, lo veía yo, pero evidentemente lo veía la mayoría de los vecinos. Se reflejó en las urnas que los vecinos querían un cambio de gobierno municipal. Soy respetuosa de todos y por eso espero que más adelante hagamos lo mejor para Presidente Perón”.