PLANO CORTO | GUILLERMO CALVO

Oráculo de Yale: este es el liberal antipolítica que denostó al Gobierno

Sacudió a inversores al decir que “un Gobierno con CFK puede ser más creíble”. Radicado en Nueva York, lo escuchan researchers y organismos internacionales. Duhalde lo pensó como ministro.

En los años 70, mientras era ayudante de economistas en el Instituto Di Tella, lo llamó Mario Brodersohn, el radical que luego fue secretario de Hacienda del gobierno de Raúl Alfonsín. “Mirá, hay una beca para estudiar en Yale, ¿querés ir?”, le preguntó al joven, que todavía no se había recibido en la Universidad de Buenos Aires. Desde entonces, sólo volvió al sur del continente para vacacionar o dar conferencias y se instaló como hombre de referencia en la Universidad de Columbia. Guillermo Calvo, que fue noticia en las últimas horas por haber criticado la gestión de Mauricio Macri y jugar al fleje manifestando que “un gobierno de Cristina Fernández puede ser más creíble” que uno de Cambiemos, escaló tan alto que los que lo conocen aseguran que es el argentino más escuchado en el exterior. Una especie de oráculo de los researchers, los cuadros que elaboran informes sobre Argentina, y de los organismos internacionales como el Fondo Monetario y el BID, donde fue economista jefe bajo la gestión de Enrique Iglesias.

 

Duhalde imaginó a Calvo como ministro de la crisis. Se quedó con Lavagna por el perfil político. 

 

 

Corría el año 2002 y Calvo, un liberal apolítico, aprovechaba como todos los veranos la Reading week, el período entre diciembre y enero donde se corta la actividad en el hemisferio norte universitario, para visitar familia y amigos y comer asados en Punta del Este. Con Argentina saliendo del estallido social, el presidente Eduardo Duhalde lo pensó como ministro de Economía de la transición, pero se quedó con Roberto Lavagna. Pesó el perfil político y la relación con los gremios de quien hasta entonces era embajador en Ginebra.

 

 

Internacional. Calvo es escuchado en círculos exclusivos del mundo académico y financiero. 

 

 

"Un gobierno con Cristina puede ser más creíble que el de Macri, que va a subir con muy pocos votos marginales, teniendo minorías y sin la capacidad de decir 'lo que hice estuvo mal'. El ajuste que él haga va a ser en principio muy malo. Macri va a necesitar a una persona de prestigio, pero no sé si esas personas van a querer ser parte de su gobierno. Está muy quemado", dijo en una entrevista con el Diario Financiero de Chile.

 

En su entorno, dijeron a Letra P que “es un hombre de perfil muy bajo y, por eso, es una rareza esa expresión”. Estiman que “se sintió cómodo en un medio extranjero y dijo su verdad”. Los que leyeron su nota le dan valor por ser “un tipo que no se mete en política”. A su favor juegan antecedentes tales como haber pronosticado la crisis del Tequila, la herencia del kirchnerismo y ahora, en suspenso, lo que podría ocurrir después de las elecciones de octubre.

 

 

 

 

Especialista en macroeconomía avanzada y modelos de expectativas, parece estar en el podio de los cerebros liberales. El otro, para los entendidos en esa línea de pensamiento, es Carlos Rodríguez, ex vice ministro de Hacienda de Carlos Menem, hoy apoyando la candidatura del libertario José Luis Espert.

 

Los que frecuentan a Calvo contaron que, en realidad, sus dichos reflejan lo que está más allá del discurso oficial de que el mundo observa a Argentina de una manera afectiva en relación a las políticas de apertura. “Él no dice nada con intencionalidad; de hecho, no apoya al kirchnerismo ni de lejos”, aseguraron. En el Gobierno, en tanto, creen que “erró en el diagnóstico” y que “eso se verá en las PASO”.

 

La fase intervencionista de Javier Milei
Quiénes son los socios de Gustavo Saénz para la explotación del litio en Salta

Las Más Leídas

La ve desde lejos: Javier Milei no tendrá candidatos en Río Cuarto. 
Quiénes son los socios de Gustavo Saénz para la explotación del litio en Salta
El socialismo llenó Metropolitano en Rosario. 
El exintendente de Santa Fe, Emilio Jatón y el exsecretario general Mariano Granato.
La fase intervencionista de Javier Milei

También te puede interesar