X

Relato versus realidad: los verdaderos (malos) números de la inversión en obras

El detalle de gastos de capital del Ministerio de Hacienda refleja una contracción del 22%, menos del doble de la inflación. Preocupa la situación financiera de las constructoras.
Por 19/07/2019 12:14

“Las obras que se ven en la campaña de Cambiemos son viejas. Se hicieron cuando el Gobierno pagaba”. Un constructor, encolerizado, asegura que la realidad refuta los spots televisivos que exhibe el oficialismo. No hace mucho, fue el propio presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), Julio Crivelli, el que habló de la paralización de un modo más político. Es que los números reales, los del gasto en obras, son tierra arrasada por la obsesión de la Casa Rosada por achicar el déficit fiscal.

 

 

La inversión en obra cayó, por falta de pagos o demoras, más de 22 puntos. El dato surge del Informe Mensual de Ingresos y Gastos del Sector público Nacional no Financiero, que refleja que en el primer semestre de 2019 los Gastos de Capital -en su mayoría, obra pública- crecieron sólo 27,8% en relación a igual período de 2018, con una inflación estimada superior al 50%.

En el detalle por rubro de obra, solo creció fuerte Transporte, con un incremento del 99% en el período (pasó de 22.323 millones a 44.423 millones). Los especialistas indican que el alza (rutas, aeropuertos, puertos) se explica en parte porque esas partidas corresponden en su mayoría a dinero aportado por organismos de crédito internacional. El resto de la obra está parada, cayendo o muy por debajo de la inflación.

 

Crivelli, titular de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO). 

 

En el caso de las obras de Energía en las que interviene la Nación (el 80% del total), hubo una caída del 6,8% semestre contra semestre: pasó de $15.267 millones en 2018 a $14.235 millones en 2019. En Educación (básicamente, escuelas), el desplome de la inversión es de 27,2%, de $7.196 millones a $5.238. En Vivienda, en tanto, la inversión fue sólo del 15,7% superior: pasó de $10.261 millones a $11.870 millones. En Agua Potable y Alcantarillado, el aumento en la inversión fue del 25%, 25 puntos debajo de la inflación (de $7.922 millones a casi $10.000 millones). En el ítem Otros (resto de los trabajos), la inversión subió 3,2%, de $20.962 millones a $21.635 millones.

 

 

En este contexto y según datos del sector, junio parece ser un mes donde, por primera vez, no aumentaron los certificados de obra impagos. El dato fuerte que surge de las constructoras es que, en el marco del ajuste, lo que se dejó de invertir en obras es bastante inferior al costo del endeudamiento: el pago de intereses triplica la inversión en obras.

“Hay atrasos en obras de Enhosa, PROMEBA y escuelas”, contó un constructor despechado que tiene a su empresa con problemas financieros a causa del atraso en los pagos.

Cuentan que el escenario hoy es el de obras que no avanzan porque no se certifican. En otros casos, en los que la Nación financia trabajos en la provincia, hace ejecutar las obras pero no las paga.

¿La situación influye en el empleo? En general, los trabajadores de la construcción migran de obra en obra. En el sector suponen que, terminados los trabajos del Paseo del Bajo, esos obreros quedarán sin destino. Y ahí se verá reflejado en lo que tiene que ver con obras en la Ciudad.