X

La campaña de las obras: Macri duplicó inauguraciones en la previa electoral

Entre marzo y junio, el Presidente hizo un fuerte uso proselitista de la obra pública. Se guardó las más visibles para la previa de las PASO. En 2018 fueron menos presencias y anuncios parciales.
Por 18/07/2019 16:05

La “prohibición de actos públicos susceptibles de promover la captación del sufragio” que establece la legislación electoral rige a partir de este miércoles. Se trata de una fecha clave para la Casa Rosada porque desde ahora y hasta las PASO del 11 de agosto, el presidente Mauricio Macri no podrá inaugurar ninguna obra pública, ni realizar lanzamientos referidos a actos de gestión. Sin embargo, las recorridas y “cortes de cinta” que realizó el líder del PRO desde el 1 de marzo de este año hasta el martes pasado duplican en cantidad y elevan la calidad los eventos que el Presidente protagonizó durante el mismo lapso del año pasado.

El total no sólo refleja la discrecionalidad en la planificación de las obras públicas que financió el Estado nacional, sino también la forma en que concentró la finalización de los trabajos de mayor importancia para la etapa previa de la campaña electoral, que Macri ahora definió como “una bisagra” histórica.

Entre marzo y mediados de julio de 2018, a diferencia de este año, el Presidente encabezó unas 14 recorridas, visitas e “inauguraciones de etapas” de obras públicas de mediana escala que el aparato de comunicación de la Casa Rosada consideró de valor relevante para atarlas a la imagen presidencial, pero también para aprovechar esas locaciones como lugares clave para la enunciación de los productos discursivos del Gobierno. Es casi la mitad de las 26 que protagonizó este año, donde la mayoría son trabajos de gran escala, especialmente concentrados en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde habita el 36% del padrón nacional.

 

 

En todos los casos, las visitas presidenciales fueron abordadas desde el Gobierno con un despliegue visual donde no logra apreciarse la etapa o la dimensión de cada obra pública. Quizás por esa razón, algunos de los trabajos presentados registran dos visitas presidenciales con apenas un año de diferencia.

El segundo trimestre de 2018 estuvo signado por uno de los momentos más delicados de la crisis económica que estalló en mayo de 2017, con un inesperado pedido de auxilio de Macri al Fondo Monetario Internacional (FMI) para no caer en cesación de pagos. En ese contexto, el 1 de marzo de 2018 el Presidente ofreció su tercer discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso y, cuatro días después, buscó retomar una exigua agenda de obras.

El 5 de marzo viajó a Corrientes para “observar” el “avance de obras de un complejo de 50 viviendas que se están construyendo”, según reza la saga de cuidadas imágenes producidas por la Casa Rosada para exhibir la agenda presidencial. El mismo día “recorrió las obras del sistema pluvial que se construye en Bella Vista”, pero tampoco lo inauguró.

El 14 de marzo Macri volvió al Noreste argentino, pero visitó Formosa para “recorrer” las “obras de una planta depuradora de líquidos cloacales, que beneficiará a 230 mil vecinos de Clorinda”. El 5 de abril el destino elegido fue Misiones donde “recorrió las obras de modernización del Aeropuerto de Iguazú”. El evento configuró la única imagen pública de ese mes referida a una obra pública. Una agenda que se quintuplicó al mes siguiente, en medio de la búsqueda del Gobierno para construir una agenda positiva en medio de la crisis.

La comunicación oficial de mayo del año pasado refleja que el 11 Macri hizo una “recorrida” por la localidad bonaerense de Bragado para visitar “el taller La Mechita, que forma parte de la línea del ferrocarril Sarmiento". Lo hizo junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, con quien también protagonizó una escena en La Matanza, el 15 de mayo por “el inicio de las obras para ampliar la red de Metrobus en el Gran Buenos Aires”.

 

11/04/2018. Macri y Vidal en Bragado, para "visitar" el Taller Mechita. 

 

El Presidente venía de Formosa, donde estuvo el día anterior para “recorrer” las “obras de transformación a autopista de un tramo de la ruta nacional 11”. Dos días después volvió a mostrarse en la Ciudad, junto al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, para inaugurar “la estación Facultad de Derecho de la Línea H de subte”.

Las últimas dos escalas de mayo con “actos vinculados a obras públicas” fueron encabezados por Macri en Buenos Aires y en Corrientes. El 23 se mostró en Bahía Blanca para inaugurar el Parque Eólico Ingeniero Mario Cebreiro y el 28 estuvo nuevamente en Corrientes, pero para encabezar “una reunión de trabajo” con el objetivo de “analizar los avances del proyecto de desarrollo costero”.

El 25 de junio el Presidente “recorrió las instalaciones del Hospital de Niños “Doctor Debilio Blanco Villegas” en Tandil, porque esa institución forma parte del “Plan Nacional de Telesalud Pediátrica”. Esa escena fue la etapa previa del único evento que encabezó el líder del PRO en julio vinculado a obras públicas. Fue el 4 de julio cuando recorrió “un tramo de los primeros 490 kilómetros de vías renovadas del ferrocarril Belgrano Cargas en la localidad de Charata”, provincia de Chaco. 

EL AÑO ELECTORAL. Este año, a partir del cuarto y último discurso que ofreció el Presidente para abrir las sesiones ordinarias del Congreso, la primera escala relacionada a obras públicas fue experimentada en Jujuy, con otra “recorrida” por “las obras de ampliación y modernización del Aeropuerto Internacional Horacio Guzmán”.

La escena compartida con el gobernador radical, Gerardo Morales, fue la antesala del plato fuerte que dedicó la Casa Rosada a la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. La largada comenzó el 21 de marzo, con la recorrida previa al lanzamiento del Paseo del Bajo, una obra de alto alcance que atraviesa la Capital Federal y conecta el sur y el norte del conurbano. El clímax comunicacional se concretó el 22, con Vidal y Larreta como coprotagonistas.

 

 

La presentación de esa obra de movilidad urbana marcó el arranque de la campaña con obras públicas hasta la veda de este miércoles. Continuó el 3 de abril, en la provincia de Buenos Aires, con Macri al frente del “relanzamiento del servicio de colectivos en Junín, que había dejado de funcionar hace más de 25 años”. Seis días después, mostró el nuevo edificio “Cero+Infinito” de la Ciudad Universitaria de la UBA y el 10 regresó a la movilidad, pero esta vez para presenciar el “primer vuelo de la aerolínea low cost Jet Smart”, en el aeropuerto de El Palomar. Diez días después se trasladó a la localidad bonaerense de Ensenada para recorrer, junto a Vidal, la planta potabilizadora de agua “Donato Gerardi”.

La agenda proselitista presidencial de mayo empezó en Vaca Muerta, Neuquén. El 2 inauguró “el oleoducto Loma Campana-Lago Pellegrini” y el 8 volvió a La Plata, para recorrer “el nuevo taller de mantenimiento de la línea de trenes Roca”. Dos días después, Macri, junto a Larreta y Vidal encabezaron el estreno de otra obra de alto impacto, como el viaducto del Ferrocarril Mitre en la zona norte porteña.

El 14 de abril Macri volvió a mostrarse con Vidal, para echar mano a trabajos de movilidad en el interior provincial. Fue en Campana, por la “nueva terminal para el comercio automotriz en el puerto de Campana”. Recién el 15 de mayo el Presidente buscó capitalizar una obra en el interior, con una recorrida por el parque Ecoturístico Iberá y la inauguración del “nuevo Portal San Antonio”. 

 

21/05/19. Macri y Vidal, de vuelta al taller Mechita de Bragado.

 

Una semana después, el 21, el Presidente retomó la agenda ferroviaria con la segunda visita en un año al Taller Mechita, de Bragado donde se “construirá una nueva unidad operativa de gran escala y comenzarán las obras de ampliación”. Al día siguiente se trasladó a Río Negro, para inaugurar el nuevo parque eólico “Pomona” y el 30 viajó a Catamarca para estrenar el “tramo Belén-Andalgalá de la Ruta Provincial 46”. El 31 se dedicó a resaltar la renovación de 700 kilómetros de vías del Belgrano Cargas.

En junio el punto de partida también fue la movilidad, con la inauguración de tres estaciones de la Línea E del subterráneo porteño, cuya obra inicial había sido realizada por la gestión kirchnerista. Fue el 3 de junio, con la conexión de Plaza de Mayo con Retiro. Al día siguiente Macri se mostró en Quilmes, para inaugurar el nuevo Metrobús “Calchaquí” junto a Vidal y al intendente oficialista Martiniano Molina.

 

 

El 5 viajó a Córdoba para encabezar la “nueva planta de ensamble de aerogeneradores” de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) y el 24 se mostró junto a Vidal en el oeste bonaerense para inaugurar la “variante Giles” de la Ruta 7. Con esa tónica arrancó julio, cuando recorrió las obras de la ruta nacional 3. Fue un día antes de otro plato fuerte: “El fin de obra del primer tramo del túnel Arroyo Vega” en la Ciudad de Buenos Aires, que funcionó como prólogo de la “inauguración del viaducto San Martín”.

El 13 regresó a los alrededores de La Plata con agenda ferroviaria. Fue para inaugurar el nuevo taller “Tolosa” para “realizar el mantenimiento y la reparación de los trenes de la línea, después de estar cerrado desde 2001”.

Dos días después, sobre el último tramo antes de la veda, viajó a Mendoza para estrenar el tramo de la Ruta 40 al sur de esa provincia y este martes tomó el hilo del trasporte urbano, con la inauguración del Metrobús en el partido bonaerense de San Martín.

Pocas horas después comenzó la veda para ese tipo de actos y cerró una relojería de obras públicas que fueron ordenadas y prorizadas en base a la cercanía de los comicios donde Macri disputará su reelección.