ELECCIONES 2019 | POST KIRCHNERISMO

Los diez mandamientos de los Fernández para espantar el fantasma Venezuela

CFK y Alberto F, con la interconsulta de Kicillof, venían moldeando el giro discursivo en materia económica que hoy se plasma en la campaña. Cepo, default, odio al establishment, palabras prohibidas.

El ex ministro de Economía Axel Kicillof habló tres veces con Alberto Fernández en las últimas 48 horas. Cauto y con la idea de que “aún no se ganó nada”, el preferido de Cristina Fernández para gobernar la provincia de Buenos Aires mira desde afuera cómo se posicionan diferentes sectores cercanos al candidato a la hora de hablar de economía o dar mensajes en modo think tank del post kirchnerismo. Los que lo frecuentan piden paciencia y tranquilidad y nunca olvidar el año 2015, cuando Daniel Scioli empezó a exhibir un supuesto gabinete para un lugar de poder que no se ocupó.

 

Kicillof en Washington, gestos a los mercados. 

 

 

En este contexto, también aclaran que el giro discursivo en materia económica que hoy se plasma en la campaña no es algo nuevo, sino una estructura, un armado que CFK avaló y charló con Alberto F. y con el ex ministro, que sigue siendo el único lugar confirmado en la creación de una ideología post kirchnerista. Este trabajo que se venía haciendo derivó en una serie de puntos que hoy extrañan a más de uno e inquietan al núcleo duro del kirchnerismo, que quedó atado a una lógica que el propio espacio garantiza como “lejana”.

 

 

 

En primer lugar, en la campaña económica está prohibido o “acordado”, como gustan mencionar los involucrados, hablar de cepo cambiario. “Eso fue más un rumor que echó a rodar la oposición que lo que pensamos nosotros”, contaron a Letra P fuentes del armado de la fórmula F-F. Explican que, si bien faltan dólares y los niveles de micro fuga son importantes, el control de cambios no se aplicaría en un nuevo gobierno. Fue el propio Matías Kulfas, funcionario del Banco Central con Mercedes Marcó del Pont al momento del cepo, quien negó en el programa radial "Pasaron Cosas", de Radio Con Vos, que esta medida haya sido positiva.

 

El segundo “no” en campaña es la referencia a que no se pagará la deuda. “El default es un mito”, apuntan los involucrados. A tales fines, el espacio F-F se movió en dos frentes. Kicllof garantizó en su reciente viaje a Washington que “la idea no es no pagar, sino renegociar” y uno de los predilectos de Alberto F., el liberal Guillermo Nielsen, lo aclara cada vez que habla con fondos de inversión y hasta con dirigentes del Fondo Monetario (FMI).

 

 

 

El tercer mandamiento de campaña es dejar en claro que no sólo se terminó la guerra con Clarín, sino que ese viraje refleja, en realidad, el comportamiento que los Fernández tendrán con todo el establishment. El diputado Kicillof inició hace unos seis meses un road show con el Círculo Rojo y produjo acercamientos en los que contó lo que se esperaba en un eventual nuevo mandato. Eso se extendió, luego, a las reuniones que CFK mantuvo en el Instituto Patria con CEOs de peso o enviados de las grandes compañías. Tal es el caso del Grupo de los Seis. “Lo que se viene es difícil; esto se construye con todos, hasta con aquellos con los que nos hemos peleado mucho”, se sinceran.

 

El cuarto mandamiento, uno de los que más fastidia a los fieles, es la des-radicalización en el vínculo con el periodismo. Alberto F. no sólo mantuvo vínculos históricos con Clarín, sino con casi todos los grandes editorialistas del país. “Eso siempre lo hizo y CFK no le pidió que lo cambie”, explican en el Grupo Callao. Esto está directamente relacionado con el quinto mandamiento: mensajes cortos, efectivos, con carga ideológica medida y apelaciones a las necesidades básicas de la población. Se vio plasmado en el acto de los Fernández el sábado último, en Merlo. No pudo contener CFK su naturaleza y se quejó de que le pidieron moderar la extensión de sus explicaciones. Con lo económico va en la misma línea.

 

 

Recuperar el vínculo con el campo, idea conjunta de los Fernández. 

 

 

El sexto mandamiento tira por la borda la muletilla predilecta del kirchnerismo en los dos gobiernos de Cristina. Las apelaciones al neoliberalismo quedarán reemplazadas por críticas directas a los errores económicos de Cambiemos como gobierno. En la fórmula saben que, sobre todo a la clase media, no le interesa “ideologizar” las explicaciones de por qué los gobiernos hacen lo que hacen. “La gente no come y hay que ocuparse de eso”, detallan ante Letra P.

 

El séptimo mensaje está relacionado a señales a sectores enfrentados con los K. Kicllof venía dialogando con el campo, incluso afrontando reuniones ásperas con críticas que soportó en pos de la política. Alberto F. le pidió expresamente a CFK recuperar a esos sectores, algo que la ex presidenta ya estaba meditando. De hecho, hasta deslizó en algún discurso que las retenciones a las exportaciones en el marco de la resolución 125 habían sido un error.

 

 

 

El octavo mandamiento es octavo y noveno. Plantear que cambió el mundo y que hoy se necesita una apertura política para encarar con éxito el frente externo. Por caso, Alberto F. explica que el caso de Venezuela es de cuidado, pero que la línea debe ser que, más allá de los abusos de Nicolás Maduro, es intolerable la intromisión de los Estados Unidos en el conflicto. Ésa y la inclusión de economistas mercado friendly son señales para alinear o dar certezas a los inversores de que lo que viene no es un gobierno alejado de las reglas del capitalismo.

 

En este contexto, hay un último punto que sirve como ejemplo. La dupla F-F trabaja en un nuevo marco regulatorio para atraer inversiones al yacimiento Vaca Muerta. “Las empresas tienen que ganar plata”, explican.

 

Toto Caputo no logra cerrar la negociación por las deudas de Cammesa
Nicolás Posse y Eduardo Rodríguez Chirillo

Las Más Leídas

Los primeros acordes de Kicillof: Vamos a construir una alternativa
Sergio Massa junto a Agustín González y Tania Kyshakevych, armadores en el territorio cordobés.
La rosca nacional del peronismo tiene a la diputada Natalia de la Sota entre quienes suenan para el recambio de autoridades.
Nicolás Posse y Eduardo Rodríguez Chirillo
Axel Kicillof y CFK

También te puede interesar