X
El esquema antigrieta del conurbano sur reúne una columna variopinta. Alejados del kirchnerismo, viejos amigos del ex presidente ordenan la seccional. Los desencantados de Cambiemos, en las bases.

Junto a la Primera sección, que agrupa a los distritos del norte del conurbano, en la Tercera Sección electoral se posa el grueso del voto que ostenta el kirchnerismo y que configura el principal escollo electoral para Cambiemos. A las puertas de la definición de alianzas y candidatos buscan protagonismo dirigentes disconformes con la propuesta macrista y distanciados del liderazgo cristinista. La polarización, la crisis económica y la propuesta lavagnista, salvoconducto para el regreso del duhadismo y oportunidad para dirigentes con vuelo golpeado.

La alquimia anti grieta se encolumna detrás de la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, proclamado por un amplio abanico dirigencial y seductor, en las bases, de referentes locales desencantados con el kirchnerismo y con el macrismo. La variopinta convocatoria encuentra bajo un mismo paraguas a radicales, progresistas y sobre todo a peronistas del riñón del ex presidente Eduardo Duhalde

 

 

“Roberto Lavagna es el hombre que ha superado la grieta”, dijo a Letra P el ex gobernador bonaerense y ex presidente Eduardo Duhalde durante el acto que recordó el natalio de Eva Duarte en Los Toldos. El lomense fue uno de los primeros dirigentes en posicionar al economista como candidato a presidente y en ubicarlo fuera del armado del Frente Renovador. El ex presidente está convencido de que los problemas económicos del Gobierno de Mauricio Macri se deben a la impericia y que Lavagna es quien, entre la danza de presidenciables, cuenta con experiencia en materia de crisis. En pos de lograr aquella hazaña camina el distrito que lo vio intendente y alista a dirigentes cercanos a su histórico armado para que recorran la Tercera. 

La preferencia del ex mandatario por quien fuera su ministro en la mayor parte de su incursión por la Casa Rosada también es compartida por su esposa, Hilda "Chiche" González, quien encabeza encuentros, sobre todo con mujeres, y lleva el mensaje lavagnista por los barrios del sur del conurbano.

 

 

También comulga con esta posición el ex presidente Eduardo Camaño. El quilmeño acompañó en 2007 al ex ministro de Economía al encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires en la alianza que postuló por primera vez a Lavagna como candidato a presidente. En la región, Camaño no es un mero integrante del espacio, sino uno de los encargados de la lapicera en la Tercera.

La mesa seccional también está integrada por figuras de largo recorrido partidario, pero ausentes en la foto actual de la política. Ahora, emergen alentando el armado Lavagna 2019 el ex diputado nacional Ángel Abasto, histórico dirigente del peronismo quilmeño y amigo de Duhalde. En el último tiempo estuvo cerca de Cambiemos y de la gestión de Martiniano Molina, de la mano de su participación en el espacio que lideró Gerónimo "Momo" Venegas, Partido Fe.  

En escena reapareció el ex senador sciolista y ex intendente de Avellaneda BaldomeroCachoÁlvarez de Olivera. Tras la derrota electoral de Daniel Scioli se acomodó en la estructura del vidalismo y buscó posicionarse como el candidato de Cambiemos. La posibilidad de que Gladys González volviera a insistir con su candidatura en Avellaneda lo dejó fuera de carrera y, sin intención de quedarse al margen del proceso electoral 2019, volvió a dar un golpe de timón al pronunciarse como postulante de Alternativa Federal de la mano de Miguel Ángel Pichetto

 

 

En el armado del conurbano sur, además, buscó un lugar la ex senadora y ex diputada nacional Mabel Müller, referente duhaldista de Presidente Perón y esposa del ex intendente de ese distrito, Oscar Rodríguez, un ex miembro de los Servicios de Inteligencia del Estado (SIDE), salpicado por la Masacre de Avellaneda, donde fueron asesinados los militantes populares Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. “Apoyamos la candidatura de Lavagna. Es un armado incipiente pero que va con mucha fuerza por todo el país. Queremos aportar nuestro granito de arena para que haya una alternativa distinta al macrismo y al kirchnerismo”, dijo Rodríguez al portal regional El Diario Sur.

En las conversaciones seccionales, según indicaron desde ese distrito a Letra P, también participa el quilmeño César Martucci, ex dirigente de Boca Juniors y promotor de un radicalismo por fuera de Cambiemos con Ricardo Alfonsín como estandarte, y su coterráneo Federico Scarabino, ex intendente y ex presidente del Senado provincial.

LA AVENIDA LAVAGNA. La amplitud poblacional de la Tercera ha convertido a esta región en un campo donde se libra una de las batallas que regula las definiciones en la provincia de Buenos Aires. En tren de conquistas, el lavagnismo ha reunido una dirigencia heterogénea. Piden pista ex vidalistas, referentes del massismo y ex aliados del kirchnerismo; representación variopinta que disputará su propia batalla a la hora de definir los candidatos locales.

“Soy un convencido que lo que hace falta es una construcción política superadora al macrismo y al kirchnerismo”, señaló a este portal el diputado por UCR - Cambiemos Fernando Pérez, representante en la Legislatura de la Tercera y candidato a intendente de Quilmes. Distanciado del oficialismo, sólo destaca la gestión de María Eugenia Vidal y no ahorra críticas a la hora de referirse al Gobierno nacional. “La construcción de Cambiemos está agotada, hoy hay que construir algo nuevo”, agrega.

Como muchos representantes radicales, si bien destaca la construcción de un espacio nuevo ata su permanencia en el bloque legislativo de Cambiemos a lo que se defina en la Convención Radical del 27 de mayo.

 

 

Alineado con el ala radical crítica de la gestión Cambiemos, Pérez abraza la idea de construir un frente alternativo a la polarización que “incluya sectores que tengan una mirada republicana y social”. En ese armado, el diputado ubica a Margarita Stolbizer, Martín Lousteau, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey “y muchos gobernadores”.

También convoca a dirigentes del oficialismo como el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, y a la gobernadora bonaerense. “El gobierno de María Eugenia Vidal fue bueno para los bonaerenses y ojalá ella tuviese la capacidad de formar parte de esta construcción política porque es una dirigente de mucho valor”, dijo.

En Quilmes también se anotó el concejal del Frente Renovador Federico D' Ángelo, quien recientemente lanzó su precandidatura a intendente. Referente de Sergio Massa en la ciudad, se comprometió con los vecinos, por carta, “a convocar a todos los sectores políticos para un acuerdo de gobernabilidad” para resolver “los problemas de nuestra comunidad”.

El ex concejal de Cambiemos en Florencio Varela y peronista Dardo Ottonello es otro referente que integra la tropa de los vidalistas desencantados. “En mi caso, el macrismo se encargó de expulsarme. Si bien al principio el PRO habló de equipo, consenso, trabajo conjunto, eso quedó reducido a una expresión”, señaló Ottonello, quien en 2017 quedó fuera de juego en las PASO varelense al ser derrotado por el macrista Pablo Alaniz. “Creyeron que con el PRO era suficiente y que tenían garantizada la reelección de todos los niveles. Esa actitud nos dejó afuera a todos”, señaló. Y agregó que otros motivos de su salida fueron “las decisiones nacionales antipopulares y el sesgo antiperonista del Gobierno nacional”.

 

 

Ottonello destaca el rol en el conurbano del senador patagónico Miguel Ángel Pichetto y ata la definición del candidato provincial y distrital a la decisión presidencialista de Alternativa Federal. “En Varela no se armó la integración de la mesa distrital, estamos conversando con los distintos sectores del peronismo, del radicalismo, del Gen y también con referentes del Frente Renovador que, si bien piden por Sergio Massa, están atento a nuestra coordinación”.

También el vicepresidente del Concejo Deliberante de La Matanza, Miguel Saredi, abandonó las filas de Cambiemos y se incorporó al proyecto de Alternativa Federal. “Estoy más cerca del cuarteto de (Juan) Schiaretti, Massa, Urtubey y Pichetto, pero en diálogo con el radicalismo y los referentes de Margarita. La idea es estar todos juntos, armar la tercera vía en conjunto”.

En el territorio dominado por Verónica Magario el radicalismo quedó dividido. Por un lado un sector acató la posición del vicegobernador Daniel Salvador de continuar trabajando dentro de Cambiemos, mientras que otros buscan posicionarse alentado la candidatura de Lavagna.

 

 

“Estamos tratando de acordar con todos los sectores y tener una construcción en común en la provincia y en lo local; el presidenciable puede ser distinto y cada uno apostará al que quiera”, agrega Saredi y se inclina a favor del gobernador salteño. “Hay que tratar de articular lo mismo que en Córdoba y jugar en consenso y en conjunto”, pide el concejal.

En Avellaneda, uno de los que participa de la construcción del espacio es Cristian Frattini, referente de una agrupación local y cercano, hasta ahora, a la gestión del intendente Jorge Ferraresi. Hace algunas semanas acompañó a Hilda “Chiche” Duhalde en recorridos por su distrito y por Quilmes. “No hay candidatura local”, dijeron a Letra P desde su espacio, pese a la cartelería con su nombre en la vía pública. “Trabajamos en un consenso con otros espacios para que Lavagna sea candidato a presidente”, remarcaron.

Duhaldistas y vidalistas con pase libre, la pulseada lavagnista en la Tercera

El esquema antigrieta del conurbano sur reúne una columna variopinta. Alejados del kirchnerismo, viejos amigos del ex presidente ordenan la seccional. Los desencantados de Cambiemos, en las bases. 

Junto a la Primera sección, que agrupa a los distritos del norte del conurbano, en la Tercera Sección electoral se posa el grueso del voto que ostenta el kirchnerismo y que configura el principal escollo electoral para Cambiemos. A las puertas de la definición de alianzas y candidatos buscan protagonismo dirigentes disconformes con la propuesta macrista y distanciados del liderazgo cristinista. La polarización, la crisis económica y la propuesta lavagnista, salvoconducto para el regreso del duhadismo y oportunidad para dirigentes con vuelo golpeado.

La alquimia anti grieta se encolumna detrás de la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, proclamado por un amplio abanico dirigencial y seductor, en las bases, de referentes locales desencantados con el kirchnerismo y con el macrismo. La variopinta convocatoria encuentra bajo un mismo paraguas a radicales, progresistas y sobre todo a peronistas del riñón del ex presidente Eduardo Duhalde

 

 

“Roberto Lavagna es el hombre que ha superado la grieta”, dijo a Letra P el ex gobernador bonaerense y ex presidente Eduardo Duhalde durante el acto que recordó el natalio de Eva Duarte en Los Toldos. El lomense fue uno de los primeros dirigentes en posicionar al economista como candidato a presidente y en ubicarlo fuera del armado del Frente Renovador. El ex presidente está convencido de que los problemas económicos del Gobierno de Mauricio Macri se deben a la impericia y que Lavagna es quien, entre la danza de presidenciables, cuenta con experiencia en materia de crisis. En pos de lograr aquella hazaña camina el distrito que lo vio intendente y alista a dirigentes cercanos a su histórico armado para que recorran la Tercera. 

La preferencia del ex mandatario por quien fuera su ministro en la mayor parte de su incursión por la Casa Rosada también es compartida por su esposa, Hilda "Chiche" González, quien encabeza encuentros, sobre todo con mujeres, y lleva el mensaje lavagnista por los barrios del sur del conurbano.

 

 

También comulga con esta posición el ex presidente Eduardo Camaño. El quilmeño acompañó en 2007 al ex ministro de Economía al encabezar la lista de candidatos a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires en la alianza que postuló por primera vez a Lavagna como candidato a presidente. En la región, Camaño no es un mero integrante del espacio, sino uno de los encargados de la lapicera en la Tercera.

La mesa seccional también está integrada por figuras de largo recorrido partidario, pero ausentes en la foto actual de la política. Ahora, emergen alentando el armado Lavagna 2019 el ex diputado nacional Ángel Abasto, histórico dirigente del peronismo quilmeño y amigo de Duhalde. En el último tiempo estuvo cerca de Cambiemos y de la gestión de Martiniano Molina, de la mano de su participación en el espacio que lideró Gerónimo "Momo" Venegas, Partido Fe.  

En escena reapareció el ex senador sciolista y ex intendente de Avellaneda BaldomeroCachoÁlvarez de Olivera. Tras la derrota electoral de Daniel Scioli se acomodó en la estructura del vidalismo y buscó posicionarse como el candidato de Cambiemos. La posibilidad de que Gladys González volviera a insistir con su candidatura en Avellaneda lo dejó fuera de carrera y, sin intención de quedarse al margen del proceso electoral 2019, volvió a dar un golpe de timón al pronunciarse como postulante de Alternativa Federal de la mano de Miguel Ángel Pichetto

 

 

En el armado del conurbano sur, además, buscó un lugar la ex senadora y ex diputada nacional Mabel Müller, referente duhaldista de Presidente Perón y esposa del ex intendente de ese distrito, Oscar Rodríguez, un ex miembro de los Servicios de Inteligencia del Estado (SIDE), salpicado por la Masacre de Avellaneda, donde fueron asesinados los militantes populares Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. “Apoyamos la candidatura de Lavagna. Es un armado incipiente pero que va con mucha fuerza por todo el país. Queremos aportar nuestro granito de arena para que haya una alternativa distinta al macrismo y al kirchnerismo”, dijo Rodríguez al portal regional El Diario Sur.

En las conversaciones seccionales, según indicaron desde ese distrito a Letra P, también participa el quilmeño César Martucci, ex dirigente de Boca Juniors y promotor de un radicalismo por fuera de Cambiemos con Ricardo Alfonsín como estandarte, y su coterráneo Federico Scarabino, ex intendente y ex presidente del Senado provincial.

LA AVENIDA LAVAGNA. La amplitud poblacional de la Tercera ha convertido a esta región en un campo donde se libra una de las batallas que regula las definiciones en la provincia de Buenos Aires. En tren de conquistas, el lavagnismo ha reunido una dirigencia heterogénea. Piden pista ex vidalistas, referentes del massismo y ex aliados del kirchnerismo; representación variopinta que disputará su propia batalla a la hora de definir los candidatos locales.

“Soy un convencido que lo que hace falta es una construcción política superadora al macrismo y al kirchnerismo”, señaló a este portal el diputado por UCR - Cambiemos Fernando Pérez, representante en la Legislatura de la Tercera y candidato a intendente de Quilmes. Distanciado del oficialismo, sólo destaca la gestión de María Eugenia Vidal y no ahorra críticas a la hora de referirse al Gobierno nacional. “La construcción de Cambiemos está agotada, hoy hay que construir algo nuevo”, agrega.

Como muchos representantes radicales, si bien destaca la construcción de un espacio nuevo ata su permanencia en el bloque legislativo de Cambiemos a lo que se defina en la Convención Radical del 27 de mayo.

 

 

Alineado con el ala radical crítica de la gestión Cambiemos, Pérez abraza la idea de construir un frente alternativo a la polarización que “incluya sectores que tengan una mirada republicana y social”. En ese armado, el diputado ubica a Margarita Stolbizer, Martín Lousteau, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey “y muchos gobernadores”.

También convoca a dirigentes del oficialismo como el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, y a la gobernadora bonaerense. “El gobierno de María Eugenia Vidal fue bueno para los bonaerenses y ojalá ella tuviese la capacidad de formar parte de esta construcción política porque es una dirigente de mucho valor”, dijo.

En Quilmes también se anotó el concejal del Frente Renovador Federico D' Ángelo, quien recientemente lanzó su precandidatura a intendente. Referente de Sergio Massa en la ciudad, se comprometió con los vecinos, por carta, “a convocar a todos los sectores políticos para un acuerdo de gobernabilidad” para resolver “los problemas de nuestra comunidad”.

El ex concejal de Cambiemos en Florencio Varela y peronista Dardo Ottonello es otro referente que integra la tropa de los vidalistas desencantados. “En mi caso, el macrismo se encargó de expulsarme. Si bien al principio el PRO habló de equipo, consenso, trabajo conjunto, eso quedó reducido a una expresión”, señaló Ottonello, quien en 2017 quedó fuera de juego en las PASO varelense al ser derrotado por el macrista Pablo Alaniz. “Creyeron que con el PRO era suficiente y que tenían garantizada la reelección de todos los niveles. Esa actitud nos dejó afuera a todos”, señaló. Y agregó que otros motivos de su salida fueron “las decisiones nacionales antipopulares y el sesgo antiperonista del Gobierno nacional”.

 

 

Ottonello destaca el rol en el conurbano del senador patagónico Miguel Ángel Pichetto y ata la definición del candidato provincial y distrital a la decisión presidencialista de Alternativa Federal. “En Varela no se armó la integración de la mesa distrital, estamos conversando con los distintos sectores del peronismo, del radicalismo, del Gen y también con referentes del Frente Renovador que, si bien piden por Sergio Massa, están atento a nuestra coordinación”.

También el vicepresidente del Concejo Deliberante de La Matanza, Miguel Saredi, abandonó las filas de Cambiemos y se incorporó al proyecto de Alternativa Federal. “Estoy más cerca del cuarteto de (Juan) Schiaretti, Massa, Urtubey y Pichetto, pero en diálogo con el radicalismo y los referentes de Margarita. La idea es estar todos juntos, armar la tercera vía en conjunto”.

En el territorio dominado por Verónica Magario el radicalismo quedó dividido. Por un lado un sector acató la posición del vicegobernador Daniel Salvador de continuar trabajando dentro de Cambiemos, mientras que otros buscan posicionarse alentado la candidatura de Lavagna.

 

 

“Estamos tratando de acordar con todos los sectores y tener una construcción en común en la provincia y en lo local; el presidenciable puede ser distinto y cada uno apostará al que quiera”, agrega Saredi y se inclina a favor del gobernador salteño. “Hay que tratar de articular lo mismo que en Córdoba y jugar en consenso y en conjunto”, pide el concejal.

En Avellaneda, uno de los que participa de la construcción del espacio es Cristian Frattini, referente de una agrupación local y cercano, hasta ahora, a la gestión del intendente Jorge Ferraresi. Hace algunas semanas acompañó a Hilda “Chiche” Duhalde en recorridos por su distrito y por Quilmes. “No hay candidatura local”, dijeron a Letra P desde su espacio, pese a la cartelería con su nombre en la vía pública. “Trabajamos en un consenso con otros espacios para que Lavagna sea candidato a presidente”, remarcaron.