X
Peronistas, radicales díscolos, socialistas y margaritos se reúnen en las secciones. Estrategias y especulaciones. Para la gobernación, un perfil que llegue al electorado vidalista.

Desde la Convención Nacional del radicalismo, pasando por la estructura que enmarcará la candidatura (aún no oficializada) de Roberto Lavagna, hasta las tensiones latentes que podrían desencadenar las próximas definiciones. Son múltiples los factores que en el plano nacional hacen permanecer un halo de incertidumbre en torno al armado de lo que, en estado embrionario, ya se ha bendecido como “Consenso 19”. Sin embargo, la nueva alquimia anti grieta que busca catapultar a la Casa Rosada al ex ministro de Economía de Duhalde y Kirchner ya se cocina en el llano bonaerense.

En cada sección electoral de la provincia de Buenos Aires, margaritos, radicales díscolos, lavagnistas y socialistas no sólo comenzaron las conversaciones de cara a la construcción del incipiente frente, sino que ya se le está dando un marco organizativo. Según detallaron a Letra P varios dirigentes, en los próximos días se pondrán en marcha mesas de Consenso 19 en cada una de las ocho secciones electorales bonaerenses. Allí, cada fuerza estará representada por delegados asignados. “Es un mecanismo para que haya un ordenamiento y no haya contramarchas sin que se sepa quién representa a cada sector y quien no”, deslizaron.

Con el antecedente de articulación conjunta en el marco del Frente Amplio Progresista (FAP), radicales, socialistas y margaritos exhiben una interacción más aceitada. Con ellos, tendrá que articular el armado lavagnista.
 


Sobre esta construcción, una voz que integra la mesa bonaerense analizó a cada uno de los actores: “Existe una particularidad, tanto el GEN como el socialismo son orgánicos. El peronismo y el radicalismo son expresiones que no están en la orgánica de ningún partido. Son dos grupos políticos pertenecientes a partidos grandes. No quiere decir que sean menos, sino que no son tan estructurados”.

Al advertir “ritmos variados” en el armado de las mesas seccionales, sostuvo a Letra P: “Ahora, vamos a entrar en una etapa de mayor consolidación cuando pasen dos cosas: primero, cuando Lavagna anuncie después de la elección de Córdoba su candidatura formalmente y, segundo, cuando los radicales definan en la Convención su voluntad de constituir o no otro frente político, distinto del de Cambiemos”.
 

 

EN EL CONURBANO. Si bien en algunas secciones los espacios que integran el incipiente armado de Consenso 19 aún no definieron los delegados que integrarán en los próximos días las mesas seccionales, en muchas ya están los nombres. En la Primera sección, el lavagnismo definió como sus interlocutores a la ex diputada nacional Claudia Rucci (Ituzaingó), Pablo Navarro (Morón) y Carla Campos Bilbao (Moreno), mientras que en el GEN el dirigente de Merlo Carlos Ortega posiblemente sea el designado.
En la Tercera, destaca el posicionamiento del diputado por Cambiemos Fernando Pérez, quien avanza como candidato a intendente de Quilmes por el espacio que impulsa al ex ministro de Economía. “La construcción de Cambiemos está agotada”, señaló Pérez a este medio. Días atrás, participó de la asunción de la nueva titular del GEN Quilmes, Florencia Andrada, en una señal de la nueva construcción que se está forjando. En las conversaciones seccionales participa el quilmeño César Martucci, ex dirigente de Boca Juniors y promotor de un radicalismo por fuera de Cambiemos con Ricardo Alfonsín como estandarte. También, se anota su coterráneo Federico Scarabino.


Así, los socios de los radicales díscolos consideran que la Convención Nacional de la UCR a realizarse en Parque Norte el 27 de mayo será “una zaranda” que determinará el peso de la presencia radical dentro de Consenso 19.
 


Con el clamor unánime por la candidatura presidencial de Lavagna, los armadores seccionales y bonaerenses de este nuevo frente ya están discutiendo la estrategia a seguir de cara a la elección bonaerense.

“Se habla de perfiles para la Gobernación. Va tener dos perfiles la fórmula: uno apuntando sectores progresistas y otro al peronismo. Es un tema muy importante, es clave. El candidato a gobernador nuestro tiene que ser alguien que no hunda la candidatura de Lavagna, que al menos sea neutral, porque este va a ser un distrito altamente difícil y, si hay dos peronistas jugando por la candidatura a gobernador, es probable que el triunfo sea de Vidal”.

De esta forma, en la construcción provincial se apuntará a interpelar al electorado vidalista y a posicionar una candidatura que pueda captar a los desencantados de Cambiemos.   

“Nosotros vamos a buscar ese electorado que te dice que lo votó a Cambiemos pensando en que iba a haber un cambio que no se dio, pero que no está dispuesto a votar al kirchnerismo. Ese es el voto que tenemos que tratar de conseguir. Es difícil, porque algunos, por mucho desencanto, se van al kirchnerismo y a su vez si no construimos una verdadera alternativa, aunque con Macri estén mal, lo van a volver a votar para que no vuelva Cristina. Es un desafío bastante complejo el que tenemos”, resumieron.
 


Con el armado de la estructura territorial bonaerense en marcha, el búnker de la calle Paraguay, entre Cerrito y Libertad, es punto de encuentro para la dirigencia distrital que apunta a replicar en los 135 municipios el debate aliancista.

Trascendido el terreno hipotético de una tercera vía, referentes y dirigentes de distintas secciones y espacios se reunieron en la sede capitalina para articular los primeros lineamientos globales y definir las cabezas de los armados regionales.
 


A la espera de la elección en Córdoba, en el GEN el mandato fue engrosar la construcción local y aguardar la performance de Juan Schiaretti que podría agitar un acuerdo con Lavagna e irradiar definiciones en territorio vidalista. El rol que debería tener la ex diputada nacional Margarita Stolbizer en las próximas elecciones se divide entre la proyección de deseo de muchos margaritos y las expresiones de la propia dirigente.

En el interior del equipo hay quienes la ubican en la pelea por una banca en el Congreso y quienes claman por su postulación a la Gobernación bonaerense. El freno es la posición de la líder del espacio quien en 2015 rechazó volver a cruzarse en esa batalla.

En ese contexto, mientras se debate el perfil del candidato, los nombres ya empiezan a circular, aunque cerca de la mesa de discusión nacional señalan que, al momento, “con el único que se ha comunicado Roberto (Lavagna) por esta candidatura es con Marcelo Tinelli, que podría animarse a jugar en la Provincia”
 

 

EN EL INTERIOR. En la Cuarta sección, como impulsoras de esta construcción aparecen la ex titular del Comité Bragado de la UCR Celina Sburlatti y la vicepresidenta del GEN bonaerense y ex concejal de 9 de Julio, Marianela López. En el lavagnismo, las referencias se posan sobre dos massistas desencantados: el ex diputado nacional Gilberto Alegre y el ex senador provincial Hernán Albisu. En la Quinta sección, el pulso lo marca Mar del Plata, donde Consenso 19 se lanzó formalmente este viernes: “Estamos manteniendo reuniones con el socialismo, con el GEN y con gente que viene del sector sindical referenciada ahora en Lavagna y antes eran parte del massismo”, enumeró en diálogo con Letra P el concejal radical y precandidato a intendente Mario Rodríguez.
Dentro de los gremios que en la esfera marplatense se están sumando a estas reuniones, se contabilizan a Gastronómicos, Empleados de Comercio y Municipales. También, integra el incipiente armado el partido vecinal “Sumar”, referenciado por el concejal Santiago Boniffatti. En el orden seccional trabaja para el alfonsinismo la diputada bonaerense Liliana Denot. Para la incipiente mesa en donde interactuarán los distintos sectores, el GEN ya anotó como sus delegados a Adrián Redruello y Valeria Crespo, mientras que el socialismo anotó al marplatense Jorge Illa, quien es secretario General Adjunto del partido en el orden nacional. En la Sexta sección, uno de los principales impulsores de este armado es el titular provincial del GEN, Rubén Grenada.

 


Entre los alfonsinistas y el peronismo anti K los nombres de los principales constructores de la propuesta antigrieta son más claros y responden a recorridos históricos en el llano. En los radicales descontentos con Cambiemos la corporalidad del juego electoral está atado a las definiciones que surjan de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, el 27 de mayo en Parque Norte, a donde llegarán con la moción de concluir de ponerle fin a lo que actualmente se conoce como Cambiemos y avanzar hacia la construcción de un nuevo frente.

El voto peronista lo aportaría los sectores que comulgan en Alternativa Federal, propuesta de la que participa el Frente Renovador, socio en Unidos por Una Nueva Arternativa (UNA) del GEN en elecciones precedentes. La participación electoral del massismo está atada al camino que elija Sergio Massa, quien en el terreno de las definiciones se ha mostrado cercano al kirchnerismo y alejado de Lavagna antes las señales presidenciales del economista.  
 


En el proyecto Consenso 19 también comulga el Partido Socialista bonaerense. Con poca representación en el llano, la dirigencia provincial alienta una coalición progresista amplia. En el tren de las definiciones frentistas saludó las conversaciones sostenidas por el gobernador santafecino, Miguel Lifschitz, al considerar que apuntan a construir “una alternativa progresista y federal en Argentina, que nos quite de la polarización que no da respuesta a los problemas que tenemos”.

Además, ven con “expectativa la posibilidad de que un dirigente del recorrido, trayectoria y capacidad de Lavagna, sea quien pueda aportar de manera significativa a la construcción de esa alternativa”.