X

Operación vice, un placebo de Peña para acallar la bronca radical

El Gobierno exhumó la posibilidad de que la UCR complete la fórmula presidencial como carnada para mejorar el clima previo a la convención. Bronca por la filtración de la visita del Coti a la Rosada.
Por 03/04/2019 19:54

Con la atención puesta en la próxima Convención Nacional de la UCR, el Gobierno lanzó un operativo de contención orientado al sector boina blanca que busca mantenerse dentro de Cambiemos. Un capítulo de la ofensiva fue lanzado a través de los medios, con la exhumación de una alternativa que seduce al partido centenario: aceptar un candidato a vicepresidente radical que acompañe a Mauricio Macri en la búsqueda de su reelección. La otra parte de la pinza será protagonizada a partir de este jueves por el Presidente, que viajará a Entre Ríos para respaldar al diputado radical y empresario agrícola Atilio Benedetti, candidato a gobernador por Cambiemos. Junto con Santa Fe, donde la lista estará encabezada por el intendente capítalino, José Corral, la de Entre Ríos es una de las pocas fórmulas provinciales consensuadas dentro de Cambiemos entre el PRO y la UCR.

La visita presidencial se concretará a diez días de las PASO entrerrianas, para respaldar a Benedetti y a su compañero de fórmula, el macrista Gustavo Hein. Fuentes del Gobierno confiaron que la cita también tendrá un valor simbólico para Cambiemos, porque Macri estará en la Ciudad de Gualguaychú a cuatro años y dos semanas de la convención radical que el 15 de marzo de 2015 resolvió integrar Cambiemos y erigir al mendocino Ernesto Sanz como precandidato presidencial de la UCR, que luego se midió en internas abiertas con Macri y con Elisa Carrió por la Coalición Cívica.

 

 

“Será un gesto para bancar a Benedetti, pero también para ratificar la importancia de la convención de Gualguaychú, ahora que falta poco para que la UCR vuelva a reunirse”, confió un alto funcionario de la Casa Rosada que le dio más valor a la presencia de Macri en Entre Ríos, que a la negociación que la jefatura de Gabinete, en manos de Marcos Peña, emprendió con el radicalismo desde la semana pasada,  cuando recibió al ex ministro del Interior y titular de la comisión de acción política de la UCR,  Enrique “Coti” Nosiglia.

 

 

LA CONVENCIÓN QUE PREOCUPA. “Francamente no sabemos hasta donde los radicales quieren ser parte de Cambiemos”, se lamentó una fuente de la Casa Rosada, que consideró como “tardío” el gesto hacia la UCR. Tal como anticipó Letra P, la posibilidad de un vice radical data del año pasado y fue analizada en la mesa chica que rodea a Macri. En Balcarce 50 evalúan que si Peña juega esa alternativa ahora, habrá dado dos señales de fragilidad: sería la primera vez que resignaría la decisión “estratégica” de componer una fórmula hegemonizada por el PRO y de secundar a Macri con una candidata mujer, ya que no asoman candidatas cuando se posa la lupa sobre la cúpula radical.

 

 

El futuro de la próxima convención despierta intrigas sobre su realización. Se concretará en Jujuy, pero fuentes de la conducción partidaria aseguraron que “todavía está en una nebulosa la fecha”. Otro importante dirigente radical confirmó que “se hace o se hace, porque sino estamos ante una crisis importante de Cambiemos”, en referencia a la tensión entre el sector que busca ratificar la presencia radical en Cambiemos y aquellos que reclaman la “libertad de acción” para que el partido defina su participación en otros armados, como el que promueve la candidatura presidencial del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, que ya fue postulante junto a la UCR en 2007, con el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales como compañero de fórmula.

 

 

Otra parte del operativo se iba a concretar el lunes en la Casa Rosada con una reunión de los cinco gobernadores de Cambiemos: el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y sus pares radicales: el mendocino y titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo; el correntino Gustavo Valdés y Morales. Los encargados de recibirlos eran Peña y el ministro del Interior Rogelio Frigerio, pero al cierre de esta nota el encuentro fue postergado. Cerca del despacho presidencial justificaron el cambio de la cita porque el jujeño Morales estará de gira por China.

El volantazo desató todo tipo de versiones, porque el Gobierno sabía de antemano la gira asiática de Morales. Hace un mes el gobernador de Jujuy estuvo en Olivos con Macri para analizar los aspectos de ese viaje. Semejante anticipación le quita peso a los presuntos problemas de agenda que adujeron en la Casa Rosada para postergar la "minicumbre". 

 

 

MOLESTIAS CON EL COTI. Dentro de Cambiemos hay otras versiones menos digeribles para el oficialismo. Algunos deslizan que la reunión fue postergada por el malestar que le provocó a Peña la filtración de la reunión reservada con Nosiglia de la semana pasada, donde el ex ministro de Raúl Alfonsín le habría retratado un panorama muy adverso para el futuro de Cambiemos en la próxima Convención Nacional de la UCR, que todavía no tiene fecha de realización, pero que se concretará luego de las elecciones de Córdoba del 12 de mayo.

 

 

Otra fuente de Balcarce 50 reconoció los tironeos secretos con el “nosiglismo”, pero consideró acertada la postergación de la cita del lunes. “También lo hicimos para descomprimir la cuestión del vice, porque si se hacía esa reunión alguno iba a salir a decir que fue ungido como compañero de fórmula de Mauricio y, la verdad, es que esa posibilidad es lejana”, detalló el funcionario que ratificó otro dato clave: la Casa Rosada tomará una determinación sobre las candidaturas durante mayo, cuando el equipo de campaña de Cambiemos tenga en sus manos las estimaciones económicas de abril.

Operación vice, un placebo de Peña para acallar la bronca radical

El Gobierno exhumó la posibilidad de que la UCR complete la fórmula presidencial como carnada para mejorar el clima previo a la convención. Bronca por la filtración de la visita del Coti a la Rosada.

Con la atención puesta en la próxima Convención Nacional de la UCR, el Gobierno lanzó un operativo de contención orientado al sector boina blanca que busca mantenerse dentro de Cambiemos. Un capítulo de la ofensiva fue lanzado a través de los medios, con la exhumación de una alternativa que seduce al partido centenario: aceptar un candidato a vicepresidente radical que acompañe a Mauricio Macri en la búsqueda de su reelección. La otra parte de la pinza será protagonizada a partir de este jueves por el Presidente, que viajará a Entre Ríos para respaldar al diputado radical y empresario agrícola Atilio Benedetti, candidato a gobernador por Cambiemos. Junto con Santa Fe, donde la lista estará encabezada por el intendente capítalino, José Corral, la de Entre Ríos es una de las pocas fórmulas provinciales consensuadas dentro de Cambiemos entre el PRO y la UCR.

La visita presidencial se concretará a diez días de las PASO entrerrianas, para respaldar a Benedetti y a su compañero de fórmula, el macrista Gustavo Hein. Fuentes del Gobierno confiaron que la cita también tendrá un valor simbólico para Cambiemos, porque Macri estará en la Ciudad de Gualguaychú a cuatro años y dos semanas de la convención radical que el 15 de marzo de 2015 resolvió integrar Cambiemos y erigir al mendocino Ernesto Sanz como precandidato presidencial de la UCR, que luego se midió en internas abiertas con Macri y con Elisa Carrió por la Coalición Cívica.

 

 

“Será un gesto para bancar a Benedetti, pero también para ratificar la importancia de la convención de Gualguaychú, ahora que falta poco para que la UCR vuelva a reunirse”, confió un alto funcionario de la Casa Rosada que le dio más valor a la presencia de Macri en Entre Ríos, que a la negociación que la jefatura de Gabinete, en manos de Marcos Peña, emprendió con el radicalismo desde la semana pasada,  cuando recibió al ex ministro del Interior y titular de la comisión de acción política de la UCR,  Enrique “Coti” Nosiglia.

 

 

LA CONVENCIÓN QUE PREOCUPA. “Francamente no sabemos hasta donde los radicales quieren ser parte de Cambiemos”, se lamentó una fuente de la Casa Rosada, que consideró como “tardío” el gesto hacia la UCR. Tal como anticipó Letra P, la posibilidad de un vice radical data del año pasado y fue analizada en la mesa chica que rodea a Macri. En Balcarce 50 evalúan que si Peña juega esa alternativa ahora, habrá dado dos señales de fragilidad: sería la primera vez que resignaría la decisión “estratégica” de componer una fórmula hegemonizada por el PRO y de secundar a Macri con una candidata mujer, ya que no asoman candidatas cuando se posa la lupa sobre la cúpula radical.

 

 

El futuro de la próxima convención despierta intrigas sobre su realización. Se concretará en Jujuy, pero fuentes de la conducción partidaria aseguraron que “todavía está en una nebulosa la fecha”. Otro importante dirigente radical confirmó que “se hace o se hace, porque sino estamos ante una crisis importante de Cambiemos”, en referencia a la tensión entre el sector que busca ratificar la presencia radical en Cambiemos y aquellos que reclaman la “libertad de acción” para que el partido defina su participación en otros armados, como el que promueve la candidatura presidencial del ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, que ya fue postulante junto a la UCR en 2007, con el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales como compañero de fórmula.

 

 

Otra parte del operativo se iba a concretar el lunes en la Casa Rosada con una reunión de los cinco gobernadores de Cambiemos: el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y sus pares radicales: el mendocino y titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo; el correntino Gustavo Valdés y Morales. Los encargados de recibirlos eran Peña y el ministro del Interior Rogelio Frigerio, pero al cierre de esta nota el encuentro fue postergado. Cerca del despacho presidencial justificaron el cambio de la cita porque el jujeño Morales estará de gira por China.

El volantazo desató todo tipo de versiones, porque el Gobierno sabía de antemano la gira asiática de Morales. Hace un mes el gobernador de Jujuy estuvo en Olivos con Macri para analizar los aspectos de ese viaje. Semejante anticipación le quita peso a los presuntos problemas de agenda que adujeron en la Casa Rosada para postergar la "minicumbre". 

 

 

MOLESTIAS CON EL COTI. Dentro de Cambiemos hay otras versiones menos digeribles para el oficialismo. Algunos deslizan que la reunión fue postergada por el malestar que le provocó a Peña la filtración de la reunión reservada con Nosiglia de la semana pasada, donde el ex ministro de Raúl Alfonsín le habría retratado un panorama muy adverso para el futuro de Cambiemos en la próxima Convención Nacional de la UCR, que todavía no tiene fecha de realización, pero que se concretará luego de las elecciones de Córdoba del 12 de mayo.

 

 

Otra fuente de Balcarce 50 reconoció los tironeos secretos con el “nosiglismo”, pero consideró acertada la postergación de la cita del lunes. “También lo hicimos para descomprimir la cuestión del vice, porque si se hacía esa reunión alguno iba a salir a decir que fue ungido como compañero de fórmula de Mauricio y, la verdad, es que esa posibilidad es lejana”, detalló el funcionario que ratificó otro dato clave: la Casa Rosada tomará una determinación sobre las candidaturas durante mayo, cuando el equipo de campaña de Cambiemos tenga en sus manos las estimaciones económicas de abril.