X
En la Rosada identifican a Tucumán, Santa Fe y Entre Ríos como tres escenarios "nacionalizables" porque sus internas ya fueron controladas, aunque son encabezadas por radicales. Visitas oficiales.
Por 21/03/2019 15:59

Para Mauricio Macri no todos los radicales son iguales dentro de Cambiemos. A pesar de la tensión que mantiene con el gobernador mendocino y titular del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, y con el intendente cordobés y candidato a gobernador por la lista 3, Ramón Mestre, en la Casa Rosada admiten que el Presidente diferenciará su trato con aquellos caciques radicales que eviten esmerilar al macrismo dentro de la alianza oficialista. Para los correligionarios que no firmen acuerdos con el macrismo, habrá frío y distancia. Los “dóciles” tendrán otro tratamiento.

Fuentes del Gobierno y de Cambiemos aseguraron a Letra P que la Casa Rosada apostará por nacionalizar algunos de esos comicios, siempre y cuando los candidatos hagan ese pedido y no identifiquen la presencia de Macri como un salvavidas de plomo.

El mapa político que maneja el Gobierno identifica tres territorios que no son hostiles al PRO dentro de Cambiemos, o que tienen su interna encausada, pero sin esquirlas negativas para la marca insignia del oficialismo, como la que evoluciona en Córdoba, al calor de la pelea irresuelta entre el diputado nacional Mario Negri y Mestre. O Chubut, donde el radical Gustavo Menna anticipó que no es representante del Gobierno en la provincia, como un reflejo inmediato de la derrota neuquina de Cambiemos sufrida por el radical Horacio "Pechi"Quiroga, vencido por el gobernador Omar Gutiérrez hace dos semanas. 

 

 

Además de la crisis de Cambiemos en Córdoba, uno de los espejos políticos más indeseados por el equipo de campaña que conduce el jefe de Gabinete, Marcos Peña, pasa por Mendoza. La geografía de su interna encierra una foto que el Gobierno pretende resistir por todos los medios posibles, es decir, una interna entre radicales y macristas, como la planteada en la más grande de las provincias cuyanas entre el intendente de la capital mendocina, Rodolfo Suárez (que además conduce la UCR local) y el jefe comunal de Luján de Cuyo, Omar de Marchi, que cuenta con el apoyo activo de la Rosada como expresión provincial del PRO. 

Mendoza es una de las tres provincias que gobierna el radicalismo en nombre de Cambiemos, junto a Jujuy y Corrientes, pero la única que tendrá una PASO el 9 de junio en una contienda abierta entre la UCR y el PRO: el escenario más contraindicado por el equipo de campaña que trabaja en la reelección presidencial. El calendario fue resuelto por Cornejo luego de resistirse, junto a su par jujeño Gerardo Morales, a unificarlo con las nacionales. Después, el mandatario mendocino definió la precandidatura radical y clausuró la posibilidad una fórmula conjunta con el PRO y sin internas. La agenda provincial prevé una PASO el 9 de junio y generales el 29 de septiembre, la más cercana de las provinciales a los comicios de octubre y la más difícil de aislar para la Casa Rosada.

 

 

Con las dificultades del PRO para ordenar dos provincias clave para Cambiemos, el Gobierno redefinió su lectura sobre otros territorios para evitar un efecto dominó que comenzó con la interna de La Pampa, del 17 de febrero. Fue la primera del año y el radical Daniel Kroneberger se impuso al ex secretario de Deportes, Carlos Mac Allister, un hombre del PRO. 

LOS DÓCILES. Los territorios “amables” son, por ahora, Santa Fe, Tucumán, Entre Ríos y Misiones, dentro de un escenario de disputas locales en el interior donde los escuderos de la UCR buscan encabezar las listas de Cambiemos. Todas tendrán elecciones a gobernador entre el 2 y el 16 de junio, dos meses antes de las PASO nacionales del 11 de agosto.

De las dos provincias litoraleñas, la que tiene más chances de contar con una visita proselitista de Macri es Entre Ríos, donde el Presidente se mostró dispuesto a respaldar al radical Atilio Benedetti, que tiene como candidato a vicegobernador al intendente de Basavilbaso y titular local del PRO, Gustavo Hein. Otra destino de los apoyos nacionales es Tucumán, cuya interna radical también fue ordenada a favor de la senadora nacional Silvia Elías de Pérez, por encima del ex ministro Alfonso Prat Gay y del ex titular del Plan Belgrano José Cano

 

 

En el caso santafesino, la interna fue resuelta a pedido de la Casa Rosada para designar al intendente de la capital provincial, José Corral como el candidato a gobernador del oficialismo a nivel nacional que se medirá con el socialismo y con el peronismo. Podría estar secundado por otro macrista, el titular del partido amarillo Federico Angelini. Esta provincia gobernada por el socialista Miguel Lifschitz, tendrá primarias el 28 de abril y generales el 16 de junio y su candidato a sucederlo es Antonio Bonfatti.

Además de contar con internas ordenadas, pero lideradas por radicales, las tres provincias tendrán desenlaces un mes antes de las primarias nacionales, pero con escasas chances de ganarle a los oficialismos locales. Aún así, en el Gobierno aseguran que hay posibilidades de desarrollar “campañas de unidad”, que configurarán la previa de la campaña proselitista nacional que encabezará Macri.

Hasta ahora, la única escala segura del líder del PRO es Misiones, donde Cambiemos llevará al senador nacional Humberto Schiavoni (PRO), secundado por el radical Luis Pastori. Se medirán el 2 de junio contra el gobernador peronista Hugo Passalaqcua, que buscará su reelección en el cargo. 

A esos tres territorios se suma Río Negro, donde la candidata es la radical Lorena Matzen, y La Rioja, donde la lista es compartida por el radical Julio Martínez y el peronista Alberto Paredes de Urquiza. En ninguno de estos casos hay confirmaciones de una apuesta presidencial más fuerte. En ambas provincias los peronistas Alberto Weretilneck y Sergio Casas aguardan fallos de la Corte Suprema para saber si pueden disputar su re-reelección. Cuando se conozca la posición del máximo tribunal sobre ambos litigios, el oficialismo "tomará determinaciones", explicó un dirigente de Cambiemos. 

Macri y la UCR: indiferencia con los rebeldes, a disposición de los dóciles

En la Rosada identifican a Tucumán, Santa Fe y Entre Ríos como tres escenarios "nacionalizables" porque sus internas ya fueron controladas, aunque son encabezadas por radicales. Visitas oficiales.

Para Mauricio Macri no todos los radicales son iguales dentro de Cambiemos. A pesar de la tensión que mantiene con el gobernador mendocino y titular del Comité Nacional de la UCR, Alfredo Cornejo, y con el intendente cordobés y candidato a gobernador por la lista 3, Ramón Mestre, en la Casa Rosada admiten que el Presidente diferenciará su trato con aquellos caciques radicales que eviten esmerilar al macrismo dentro de la alianza oficialista. Para los correligionarios que no firmen acuerdos con el macrismo, habrá frío y distancia. Los “dóciles” tendrán otro tratamiento.

Fuentes del Gobierno y de Cambiemos aseguraron a Letra P que la Casa Rosada apostará por nacionalizar algunos de esos comicios, siempre y cuando los candidatos hagan ese pedido y no identifiquen la presencia de Macri como un salvavidas de plomo.

El mapa político que maneja el Gobierno identifica tres territorios que no son hostiles al PRO dentro de Cambiemos, o que tienen su interna encausada, pero sin esquirlas negativas para la marca insignia del oficialismo, como la que evoluciona en Córdoba, al calor de la pelea irresuelta entre el diputado nacional Mario Negri y Mestre. O Chubut, donde el radical Gustavo Menna anticipó que no es representante del Gobierno en la provincia, como un reflejo inmediato de la derrota neuquina de Cambiemos sufrida por el radical Horacio "Pechi"Quiroga, vencido por el gobernador Omar Gutiérrez hace dos semanas. 

 

 

Además de la crisis de Cambiemos en Córdoba, uno de los espejos políticos más indeseados por el equipo de campaña que conduce el jefe de Gabinete, Marcos Peña, pasa por Mendoza. La geografía de su interna encierra una foto que el Gobierno pretende resistir por todos los medios posibles, es decir, una interna entre radicales y macristas, como la planteada en la más grande de las provincias cuyanas entre el intendente de la capital mendocina, Rodolfo Suárez (que además conduce la UCR local) y el jefe comunal de Luján de Cuyo, Omar de Marchi, que cuenta con el apoyo activo de la Rosada como expresión provincial del PRO. 

Mendoza es una de las tres provincias que gobierna el radicalismo en nombre de Cambiemos, junto a Jujuy y Corrientes, pero la única que tendrá una PASO el 9 de junio en una contienda abierta entre la UCR y el PRO: el escenario más contraindicado por el equipo de campaña que trabaja en la reelección presidencial. El calendario fue resuelto por Cornejo luego de resistirse, junto a su par jujeño Gerardo Morales, a unificarlo con las nacionales. Después, el mandatario mendocino definió la precandidatura radical y clausuró la posibilidad una fórmula conjunta con el PRO y sin internas. La agenda provincial prevé una PASO el 9 de junio y generales el 29 de septiembre, la más cercana de las provinciales a los comicios de octubre y la más difícil de aislar para la Casa Rosada.

 

 

Con las dificultades del PRO para ordenar dos provincias clave para Cambiemos, el Gobierno redefinió su lectura sobre otros territorios para evitar un efecto dominó que comenzó con la interna de La Pampa, del 17 de febrero. Fue la primera del año y el radical Daniel Kroneberger se impuso al ex secretario de Deportes, Carlos Mac Allister, un hombre del PRO. 

LOS DÓCILES. Los territorios “amables” son, por ahora, Santa Fe, Tucumán, Entre Ríos y Misiones, dentro de un escenario de disputas locales en el interior donde los escuderos de la UCR buscan encabezar las listas de Cambiemos. Todas tendrán elecciones a gobernador entre el 2 y el 16 de junio, dos meses antes de las PASO nacionales del 11 de agosto.

De las dos provincias litoraleñas, la que tiene más chances de contar con una visita proselitista de Macri es Entre Ríos, donde el Presidente se mostró dispuesto a respaldar al radical Atilio Benedetti, que tiene como candidato a vicegobernador al intendente de Basavilbaso y titular local del PRO, Gustavo Hein. Otra destino de los apoyos nacionales es Tucumán, cuya interna radical también fue ordenada a favor de la senadora nacional Silvia Elías de Pérez, por encima del ex ministro Alfonso Prat Gay y del ex titular del Plan Belgrano José Cano

 

 

En el caso santafesino, la interna fue resuelta a pedido de la Casa Rosada para designar al intendente de la capital provincial, José Corral como el candidato a gobernador del oficialismo a nivel nacional que se medirá con el socialismo y con el peronismo. Podría estar secundado por otro macrista, el titular del partido amarillo Federico Angelini. Esta provincia gobernada por el socialista Miguel Lifschitz, tendrá primarias el 28 de abril y generales el 16 de junio y su candidato a sucederlo es Antonio Bonfatti.

Además de contar con internas ordenadas, pero lideradas por radicales, las tres provincias tendrán desenlaces un mes antes de las primarias nacionales, pero con escasas chances de ganarle a los oficialismos locales. Aún así, en el Gobierno aseguran que hay posibilidades de desarrollar “campañas de unidad”, que configurarán la previa de la campaña proselitista nacional que encabezará Macri.

Hasta ahora, la única escala segura del líder del PRO es Misiones, donde Cambiemos llevará al senador nacional Humberto Schiavoni (PRO), secundado por el radical Luis Pastori. Se medirán el 2 de junio contra el gobernador peronista Hugo Passalaqcua, que buscará su reelección en el cargo. 

A esos tres territorios se suma Río Negro, donde la candidata es la radical Lorena Matzen, y La Rioja, donde la lista es compartida por el radical Julio Martínez y el peronista Alberto Paredes de Urquiza. En ninguno de estos casos hay confirmaciones de una apuesta presidencial más fuerte. En ambas provincias los peronistas Alberto Weretilneck y Sergio Casas aguardan fallos de la Corte Suprema para saber si pueden disputar su re-reelección. Cuando se conozca la posición del máximo tribunal sobre ambos litigios, el oficialismo "tomará determinaciones", explicó un dirigente de Cambiemos.