X

El Gobierno niega los precios congelados que ya les comunicó a Coto y Carrefour

Mientras Peña y Frigerio lo rechazaban, el secretario de Comercio, Ignacio Werner, se reunió con las dos cadenas más grandes para explicarles la idea de 40 productos sin aumentos por seis meses.
Por 10/04/2019 17:47

El tema es el nombre, la cáscara, el envase, aseguran en la Casa Rosada. Fue por esto que, primero el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y luego el jefe de Gabinete, Marcos Peña, salieron a decir públicamente que no hay en la cabeza del Ejecutivo un plan de congelamiento de precios a la vieja usanza. Pero sí lo hay, más allá de la discusión por las etiquetas y el esquema de comunicación de una medida que, indefectiblemente, remite a la peor etapa del kichnerismo ante el rebrote inflacionario.

En las últimas 48 horas, el secretario de Comercio, Ignacio Werner, recibió en su despacho a dos de las firmas más importantes de supermercados del país, la multinacional francesa Carrefour y la local Coto. “Miren, queremos unos 40 productos y mantenerlos fijos un poquito más allá del vencimiento de Precios Cuidados”, les pidió a los retailers el funcionario. El 6 de mayo vence la revisión del plan oficial, donde debería haber aumentos, pero la idea es que esta iniciativa de congelamiento dentro mismo de ese programa, esté activo antes.

Para la semana próxima, Werner planea convocar a los supermercados del Interior, nucleados en la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y en la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), para tantear la viabilidad. Pero primero quería ver, sobre todo, a Alfredo Coto, un hombre clave teniendo en cuenta la penetración de su cadena y la identificación de los argentinos con sus productos.

"Si es solo el congelamiento y los costos le siguen subiendo, la industria va a estar complicada. Y si la industria no puede mantener el precio, empieza a haber faltantes. La historia ha sido siempre así", advirtió Fernando Aguirre, vocero de la CAS. "Esperamos que no sea solo maquillaje para llegar a las elecciones con un número dibujado que no refleje la realidad de la inflación", afirmó en diálogo con Control de Daños, por radio Led FM.

 

Rami Baitieh, el CEO de Carrefour.

 

Los supermercados, están, en principio, de acuerdo, pero le plantearon a Werner una duda basal: “¿Los fabricantes te dijeron que van a poder cumplir con cero aumento en seis meses y con el abastecimiento?". El secretario les garantizó que ése había sido su compromiso, siendo que fueron los primeros en estar al tanto del plan freezer. Entre las marcas que dieron el OK están Arcor, Molinos, AGD, Nestlé, Ledesma y algunas yerbateras.

Tal como adelantó Letra P, por pedido del propio Mauricio Macri, el Gobierno salió a desarmar la noticia del congelamiento. El Presidente cree que eso remite al corset del morenismo K, a esa restricción que acabó con una parte de la credibilidad de Cristina Fernández de Kirchner ante el Círculo Rojo. En su ponencia ante el Congreso, Peña dijo que congelar los precios es “regresivo”. Frigerio, en tanto, destacó que “no hablamos de congelamiento”.

En esta guerra dialéctica va además la presión de los radicales y la Coalición Cívica para hacer algo contra la inflación. Sumada a los pioneros en el tema, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Dante Sica, que dialoga con Elisa Carrió, entiende que es una buena medida, pero la preocupación de la Casa Rosada es la señal, esa idea del control en un gobierno que popularizó las bondades del libre mercado como un dogma.

El Gobierno niega los precios congelados que ya les comunicó a Coto y Carrefour

Mientras Peña y Frigerio lo rechazaban, el secretario de Comercio, Ignacio Werner, se reunió con las dos cadenas más grandes para explicarles la idea de 40 productos sin aumentos por seis meses.

El tema es el nombre, la cáscara, el envase, aseguran en la Casa Rosada. Fue por esto que, primero el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y luego el jefe de Gabinete, Marcos Peña, salieron a decir públicamente que no hay en la cabeza del Ejecutivo un plan de congelamiento de precios a la vieja usanza. Pero sí lo hay, más allá de la discusión por las etiquetas y el esquema de comunicación de una medida que, indefectiblemente, remite a la peor etapa del kichnerismo ante el rebrote inflacionario.

En las últimas 48 horas, el secretario de Comercio, Ignacio Werner, recibió en su despacho a dos de las firmas más importantes de supermercados del país, la multinacional francesa Carrefour y la local Coto. “Miren, queremos unos 40 productos y mantenerlos fijos un poquito más allá del vencimiento de Precios Cuidados”, les pidió a los retailers el funcionario. El 6 de mayo vence la revisión del plan oficial, donde debería haber aumentos, pero la idea es que esta iniciativa de congelamiento dentro mismo de ese programa, esté activo antes.

Para la semana próxima, Werner planea convocar a los supermercados del Interior, nucleados en la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y en la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), para tantear la viabilidad. Pero primero quería ver, sobre todo, a Alfredo Coto, un hombre clave teniendo en cuenta la penetración de su cadena y la identificación de los argentinos con sus productos.

"Si es solo el congelamiento y los costos le siguen subiendo, la industria va a estar complicada. Y si la industria no puede mantener el precio, empieza a haber faltantes. La historia ha sido siempre así", advirtió Fernando Aguirre, vocero de la CAS. "Esperamos que no sea solo maquillaje para llegar a las elecciones con un número dibujado que no refleje la realidad de la inflación", afirmó en diálogo con Control de Daños, por radio Led FM.

 

Rami Baitieh, el CEO de Carrefour.

 

Los supermercados, están, en principio, de acuerdo, pero le plantearon a Werner una duda basal: “¿Los fabricantes te dijeron que van a poder cumplir con cero aumento en seis meses y con el abastecimiento?". El secretario les garantizó que ése había sido su compromiso, siendo que fueron los primeros en estar al tanto del plan freezer. Entre las marcas que dieron el OK están Arcor, Molinos, AGD, Nestlé, Ledesma y algunas yerbateras.

Tal como adelantó Letra P, por pedido del propio Mauricio Macri, el Gobierno salió a desarmar la noticia del congelamiento. El Presidente cree que eso remite al corset del morenismo K, a esa restricción que acabó con una parte de la credibilidad de Cristina Fernández de Kirchner ante el Círculo Rojo. En su ponencia ante el Congreso, Peña dijo que congelar los precios es “regresivo”. Frigerio, en tanto, destacó que “no hablamos de congelamiento”.

En esta guerra dialéctica va además la presión de los radicales y la Coalición Cívica para hacer algo contra la inflación. Sumada a los pioneros en el tema, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Dante Sica, que dialoga con Elisa Carrió, entiende que es una buena medida, pero la preocupación de la Casa Rosada es la señal, esa idea del control en un gobierno que popularizó las bondades del libre mercado como un dogma.