X

Un intendente peronista K brega por un acuerdo Cristina - Massa

"Es muy necesario y oportuno”, dijo Gustavo Menéndez. Además sumó a Miguel Ángel Pichetto con el objetivo de “una construcción que le ponga un freno al desastre”.
Por 04/02/2019 18:00

El intendente de Merlo y ex presidente del PJ bonaerense (PJ), Gustavo Menéndez, pidió una gran unidad que confluya en Alternativa Federal -y la figura de Sergio Massa- junto a Unidad Ciudadana compartiendo un gran frente electoral para las próximas elecciones.

Consultado por Letra P, el intendente del distrito de la Primera sección electoral, sostuvo que “es muy necesario y oportuno”, que el líder del Frente Renovador (FR), y la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, compartan un espacio político que le permita ganarle a Cambiemos en las próximas elecciones. En ese sentido, también incluyó al senador nacional Miguel Ángel Pichetto
 


El propio Pichetto advirtió este lunes, y en la previa al encuentro de Alternativa Federal que se desarrollaba en Mar del Plata, que si el líder del FR y precandidato presidencial por Argentina Federal concretaba un acuerdo con la ex presidenta, él abandonaría el espacio. Sin embargo, el saliente titular del PJ bonaerense lo sumó en un frente en común. 

“Creo que todos podemos poner de nuestra parte para limar diferencia del pasado y pensar definitivamente en un futuro grande para la Argentina”, le dijo Menéndez a Letra P

Agregó que “Pichetto es muy necesario para la construcción que le ponga un freno al desastre”. 
 


Menéndez junto a los intendentes Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) y Santiago Maggioti (Navarro) reunidos con el senador Pichetto. 

 

Como contó Letra P, la posibilidad de una amplia unidad divide al Frente Renovador. El espacio de Massa discute puertas adentro qué hacer. Una línea encabezada por la diputada nacional Graciela Camaño no quiere saber nada con acercarse al kirchnerismo. “La pretensión nuestra es construir un espacio distinto, no es pegotearnos”, sostuvo la legisladora del bloque del FR. 

Pero su compañero de banca José Ignacio de Mendiguren le dijo a este medio que “acá lo importante no son los nombres sino coincidir en el modelo de país que queremos. Cada uno tiene su postura y es respetable, pero creo que tenemos que ir todos juntos a una interna para ganarle al adversario”.

También, en esa línea aparece el intendente de Tigre, Julio Zamora, quien ya había dicho a fines del año que pasado que “ningún dirigente está en condiciones de poner límites a los acuerdos”. El posicionamiento de Zamora es casi personal y se traduce, sobre todo, por los números que manejan en el conurbano sobre la figura de Cristina Kirchner. 

La ex presidenta mantiene una imagen positiva para nada desechable, si se mira el descenso de la de Mauricio Macri. Para Zamora el escenario ideal sería ir en la boleta con CFK, en caso de que sea candidata. 

Los intendentes renovadores, por su parte, comparten la idea de Pichetto de mantenerse lejos de un armado que incluya a Cristina. Consultados por Letra P, los jefes comunales  que aún conserva Massa –la mayoría del interior bonaerense, donde CFK no mide como en el conurbano- no comulgan con un acercamiento. 

El plan ideal de los intendentes del peronismo de la provincia de Buenos Aires es que Massa desista del armado de Alternativa Federal y se pliegue a ellos, que un intendente sea candidato a la gobernación -en unidad con todas vertientes peronistas- y que Cristina ocupe la candidatura presidencial. 

Massa y su espacio de gobernadores federales saben que todavía no pueden hacer pie en territorio bonaerense, sin una estructura como la que desean ni un postulante de fuste que pueda pelearle a la gobernadora María Eugenia Vidal. Los mandatarios presionan al tigrense para que baje a Provincia y sea el candidato a la gobernación, mientras que los intendentes del PJ lo apuran para que desarme de Argentina Federal.

Entienden que un candidato opositor ajeno y que junte un 10% de votos o más –que es un global de lo que puede sumar Massa- implica una variada integración de los concejos deliberantes; lo que puede demorar o alterar ordenanzas que manejan los jefes comunales en sus territorios. Semanas atrás, Massa llegó a decir con CFK lo separa "más de un óceano".  

 

Un intendente peronista K brega por un acuerdo Cristina - Massa

"Es muy necesario y oportuno”, dijo Gustavo Menéndez. Además sumó a Miguel Ángel Pichetto con el objetivo de “una construcción que le ponga un freno al desastre”.

El intendente de Merlo y ex presidente del PJ bonaerense (PJ), Gustavo Menéndez, pidió una gran unidad que confluya en Alternativa Federal -y la figura de Sergio Massa- junto a Unidad Ciudadana compartiendo un gran frente electoral para las próximas elecciones.

Consultado por Letra P, el intendente del distrito de la Primera sección electoral, sostuvo que “es muy necesario y oportuno”, que el líder del Frente Renovador (FR), y la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, compartan un espacio político que le permita ganarle a Cambiemos en las próximas elecciones. En ese sentido, también incluyó al senador nacional Miguel Ángel Pichetto
 


El propio Pichetto advirtió este lunes, y en la previa al encuentro de Alternativa Federal que se desarrollaba en Mar del Plata, que si el líder del FR y precandidato presidencial por Argentina Federal concretaba un acuerdo con la ex presidenta, él abandonaría el espacio. Sin embargo, el saliente titular del PJ bonaerense lo sumó en un frente en común. 

“Creo que todos podemos poner de nuestra parte para limar diferencia del pasado y pensar definitivamente en un futuro grande para la Argentina”, le dijo Menéndez a Letra P

Agregó que “Pichetto es muy necesario para la construcción que le ponga un freno al desastre”. 
 


Menéndez junto a los intendentes Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) y Santiago Maggioti (Navarro) reunidos con el senador Pichetto. 

 

Como contó Letra P, la posibilidad de una amplia unidad divide al Frente Renovador. El espacio de Massa discute puertas adentro qué hacer. Una línea encabezada por la diputada nacional Graciela Camaño no quiere saber nada con acercarse al kirchnerismo. “La pretensión nuestra es construir un espacio distinto, no es pegotearnos”, sostuvo la legisladora del bloque del FR. 

Pero su compañero de banca José Ignacio de Mendiguren le dijo a este medio que “acá lo importante no son los nombres sino coincidir en el modelo de país que queremos. Cada uno tiene su postura y es respetable, pero creo que tenemos que ir todos juntos a una interna para ganarle al adversario”.

También, en esa línea aparece el intendente de Tigre, Julio Zamora, quien ya había dicho a fines del año que pasado que “ningún dirigente está en condiciones de poner límites a los acuerdos”. El posicionamiento de Zamora es casi personal y se traduce, sobre todo, por los números que manejan en el conurbano sobre la figura de Cristina Kirchner. 

La ex presidenta mantiene una imagen positiva para nada desechable, si se mira el descenso de la de Mauricio Macri. Para Zamora el escenario ideal sería ir en la boleta con CFK, en caso de que sea candidata. 

Los intendentes renovadores, por su parte, comparten la idea de Pichetto de mantenerse lejos de un armado que incluya a Cristina. Consultados por Letra P, los jefes comunales  que aún conserva Massa –la mayoría del interior bonaerense, donde CFK no mide como en el conurbano- no comulgan con un acercamiento. 

El plan ideal de los intendentes del peronismo de la provincia de Buenos Aires es que Massa desista del armado de Alternativa Federal y se pliegue a ellos, que un intendente sea candidato a la gobernación -en unidad con todas vertientes peronistas- y que Cristina ocupe la candidatura presidencial. 

Massa y su espacio de gobernadores federales saben que todavía no pueden hacer pie en territorio bonaerense, sin una estructura como la que desean ni un postulante de fuste que pueda pelearle a la gobernadora María Eugenia Vidal. Los mandatarios presionan al tigrense para que baje a Provincia y sea el candidato a la gobernación, mientras que los intendentes del PJ lo apuran para que desarme de Argentina Federal.

Entienden que un candidato opositor ajeno y que junte un 10% de votos o más –que es un global de lo que puede sumar Massa- implica una variada integración de los concejos deliberantes; lo que puede demorar o alterar ordenanzas que manejan los jefes comunales en sus territorios. Semanas atrás, Massa llegó a decir con CFK lo separa "más de un óceano".