13|6|2022

Un cara a cara de Perotti con los senadores díscolos destrabó la emergencia

27 de diciembre de 2019

27 de diciembre de 2019

El gobernador superó la primera prueba de fuego. El Senado dio media sanción a la reforma tributaria y el paquete de emergencia. Diputados, de mayoría socialista, lo trata el lunes. Traferri, clave.

Una reunión entre el gobernador Omar Perotti y el grupo de senadores díscolos encabezado por el cacique Armando Traferri destrabó la reforma tributaria y la declaración de emergencia que anhelaba mandamás de Santa Fe. La media sanción se alcanzó unánime para el primer caso. Ambos proyectos serán tratados por Diputados, de mayoría socialista, el próximo lunes.

 

Entre el mandatario y Traferri no había diálogo. Ambos se enfrentaron a lo largo de la transición entre la salida de Miguel Lifschitz y la llegada del nuevo gobierno y la sangre llegó al río. En el medio quedó la vicegobernadora Alejandra Rodenas, socia política del senador. Fueron unos tres meses de tironeos, chicanas y dardos. Hasta ayer, jueves.

 

 

Perotti levantó el tubo y se comunicó primero con el sanlorencino y luego, entrada la tarde, al grupo de seis díscolos. Traferri obtuvo lo que quería, volvió a sentarse a la mesa chica del gobernador, la misma en la que se sentaba en épocas de campaña.

 

Tras un jueves frenético de negociaciones y rosca, los ministros de Economía, Gobierno y Gestión, Walter Agosto, Esteban Borgonovo y Rubén Michlig, respectivamente, se internaron en la Legislatura para escuchar el aporte de los senadores y diputados y permitirle modificaciones a los proyectos.

 

 

 

El centro de escena, entonces, pasó a ser la Legislatura. En contacto con la mayoría socialista - radical de Diputados, Traferri y el jefe de senadores de la UCR, Felipe Michlig, delinearon las precisiones de los expedientes y avanzaron en la media sanción.

 

Tras un extenso encuentro en parlamentaria, los senadores bajaron al recinto con todo cocinado. Traferri, bajo la atenta mirada de Rodenas, celebró el “estado de satisfacción” que tenían “todos” los senadores. Ponderó el “largo trabajo” y destacó que “en menos de 24 horas” aprobaron una tributaria “extensa, compleja”.

 

 

 

El sanlorencino avisó que le entregaba una “herramienta más” al gobernador. Y recordó que él y su grupo fueron “bastante criticados” en las últimas semanas, pero “vale la pena invertir tiempo”. Mensajes solapados y mucho entrelíneas.

 

El legislador Michlig dijo sentirse “muy satisfecho”, porque estaban “dando respuestas”. “El lunes parecía que no iba a haber tratamiento, no había diálogo entre Ejecutivo y Cámaras, pero alguien dio el paso, no importa quién”, soltó al pasar el radical, quien semanas atrás había sido acusado por el rosarino Marcelo Lewandowski de liderar junto a Traferri la “mayoría automática de once”.

 

 

 

Luego defendió al peronista Traferri por las “críticas” que recibió y se dirigió a Rodenas como “presidente”, a lo que la ex diputada nacional, casi en sintonía con la situación que cruzó en el Congreso a la ex presidenta Cristina Fernández con José Mayans, le respondió rápida y seca: “Michlig, me considero señora presidenta”.

 

La emergencia no salió unánime, pero el bloque ahora unido de doce, díscolos y perottistas, sumó el poroteo de los dos radicales que, como adelantó Letra P, armaron rancho aparte: Hugo Rasetto y Leonardo Diana.