NUEVO CICLO | SANTA FE

El socialismo, contra la Emergencia: “Perotti quiere gobernar a golpe de birome”

Tres ministros fueron a la Legislatura a explicar los detalles del megaproyecto que se empieza a debatir en el Senado y encontraron la luz roja del bloque de diputados opositores.

A las 11 de la mañana, el revuelo en el hall de la Legislatura de Santa Fe era fenomenal. El paquetazo de leyes que ingresó por el Senado el gobernador Omar Perotti, el 23 de diciembre casi a última hora, estaba haciendo efervescencia. Mientras los ministros de Economía, Gobierno y Gestión Pública, Walter Agosto, Esteban Borgonovo y Rubén Michlig, respectivamente, llegaban para dar los detalles del megaproyecto, diputados del interbloque del Frente Progresista armaron una conferencia de prensa en la que adelantaron que así, como llegó desde el Ejecutivo, ese combo no va a ser aprobado.

 


El interlocutor elegido fue Joaquín Blanco, ladero del exgobernador Miguel Lifschitz, quien, flanqueado por sus compañeros de bancada Pablo Farías, Mónica Peralta, el radical Maximiliano Pullaro, Gabriel Real y Fabián Palo Oliver, calificó el envío como un caballo de Troya con el que Perotti intenta hacerse de superpoderes.

 


“Es un paquetazo de navidad el que mandó Perotti. No compartimos el apuro ni la necesidad de un tratamiento exprés. A los empujones, quieren en dos días llevarse puesta una ley que significa anular los controles del Poder Ejecutivo. La ley de emergencia es un caballo de Troya, dentro se encuentran los superpoderes para definir a golpe de lapicera qué quiere hacer con las compras directas en la provincia, tener la posibilidad de vender y comprar bienes muebles e inmuebles sin pasar por la legislatura, tener potestad para cambiar partidas de lugar, tener una serie de prorrogativas que no es tradición en Santa Fe. No vamos a ser una escribanía del Poder Ejecutivo”, bramó Blanco.

 

En esa línea, el diputado socialista adelantó que realizarán un análisis exhaustivo para identificar cuáles son los sectores de la economía que sentirían la mayor presión tributaria, sobre todo porque se remarcan una cifra mayor a la de la inflación. Además, compararon el enfoque de moratorias para pymes y empresas que plantea el proyecto con un blanqueo y le dedicaron un párrafo a los tributos nacionales: “Queremos ver cómo van a impactar las retenciones en la provincia de Santa Fe y determinar si algo de esos recursos van a volver a la provincia, vía fondo solidario de la soja”.

 

 


Quien también salió con los tapones de punta contra el proyecto del gobernador fue la diputada Amalia Granata, del bloque Somos Vida, quien calificó el proyecto como un impuestazo. “Ya nos reunimos con mis asesores, un proyecto de estas características, tan complejo, necesita por lo menos un mes de trabajo y análisis. Cuando se hace en tiempos exprés ya sabemos que el que sale perjudicado es el trabajador”, aseguró.

 

Al escuchar las críticas, salió a la cancha el diputado peronista Leandro Busatto: “Los cheques en blanco no existen en la política”, le respondió a los legisladores frentistas y con los números del déficit de la provincia en la mano sostuvo que se trata de un paquete de leyes “que van a levantar la provincia”. “Una situación de emergencia como la que está atravesando Santa Fe requiere de un gobierno con mayores facultades. Son medidas excepcionales para una situación excepcional”, cerró. Y a ese lado del contrapunto se sumó el diputado Carlos Del Frade, del bloque de izquierda Frente Social y Popular, que sostuvo: “Nosotros estamos a favor de los impuestos a las grandes riquezas, que los que más tienen paguen más y también estamos a favor de salir del consenso fiscal”.

 

 

Javier Milei se trasladó en helicóptero al Cabildo de la capital cordobesa.
El intendente Pablo Javkin y el gobernador Maximiliano Pullaro lanzarán este miércoles el Acuerdo Rosario.

También te puede interesar