X

Fernández le dijo a Funes de Rioja, titular de la cámara Copal, que “ayuden” en no subir. Se trabaja en la idea de una tregua parecida a la alcanzada con los laboratorios.

Por 23/12/2019 17:02

Lo que ya se venía trabajando en voz baja ocurrió en el marco de la última reunión de la mesa contra el hambre. El presidente Alberto Fernández le pidió al titular de la Coordinadora de Productoras de Alimentos (Copal), Daniel Funes de Rioja, que las empresas del sector “ayuden” a no aumentar los precios. En el entorno del mandatario cuentan que se les planteó hacer algo similar a lo alcanzado con los laboratorios: una baja de precios y un congelamiento al menos hasta el 31 de enero.

Ya había habido algunas señales en este sentido en la primera reunión entre el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y los dirigentes de la Copal. Naturalmente, en la interna de las compañías hay diferentes posiciones sobre si aceptar o no la sugerencia oficial. Es que en el medio está la discusión por el relanzamiento de Precios Cuidados, que vence el 31 de diciembre y el Gobierno pretende esté más cargado de productos de primeras marcas.

 

La reunión de la Mesa contra el hambre en la que se planteó el congelamiento de precios. 

 

En el entorno de Funes de Rioja contaron a Letra P que “nos cuesta pensar en no aumentar”. Es que las alimenticias fueron, históricamente, opositoras a los congelamientos de precios en un mercado liberado. Incluso algunas rechazaron Precios Cuidados por considerarlo un corsé.

En el Gobierno aseguran que estos acuerdos permitirán atar la inflación en el inicio, para que luego el congelamiento de las tarifas consolide una baja inicial sobre la que se pueda trabajar de allí en más. Kulfas y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, tienen un análisis de precios que muestra que los proveedores subieron desde agosto a la fecha por sobre la devaluación. De allí se parte para abordar la cuestión de una sugerencia para aportar a una moderación de las alzas.

Luego del almuerzo de Fernández con la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), fue Alfredo Coto el que blanqueó que el Presidente le pidió congelar precios por seis meses. Con este dato, completado por el pedido a Copal, se vislumbra que en enero el primer paso del acuerdo social tendrá que ver con contener nuevas subas en canasta básica.