24|7|2022

Rosario: la favorita, un malabarista y el PJ pelean por presidir el Concejo

20 de noviembre de 2019

20 de noviembre de 2019

El intendente electo, Pablo Javkin, quiere a una leal en el cargo. El macrismo es mayoría, pero está opacado por su interna. El peronismo no se rinde y va por un acuerdo de gobernabilidad.

El Concejo de Rosario empezó a discutir la presidencia del cuerpo legislativo, un lugar de relevancia por las negociaciones, la caja y la administración. Mientras empiezan a candidatearse los tres bloques mayoritarios, el PJ apura un acuerdo de gobernabilidad en medio de un contexto financiero complicado entre el gobernador electo, Omar Perotti, y el oficialismo del intendente por asumir, Pablo Javkin, que, eventualmente, podría allanar el camino para el cargo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Las elecciones moldearon una composición de concejales partida en tres tercios mayoritarios más Ciudad Futura, una fuerza de centroizquierda con cuatro concejales. La definición del ansiado cargo, como también las nada despreciables vicepresidencias y las comisiones se definirán a principios de diciembre entre los bloques pero ya hay rosca política.

 

Pese a la derrota en el ámbito nacional y provincial, Juntos por el cambio sigue amortizando la arrasadora elección de 2017 y cuenta nueve concejales. Alejandro Rosselló es el actual presidente del cuerpo y tiene los números de candidato pese a que la interna en el bloque empezó a corroer vínculos.

 

 

 

 

 

Rosselló se mantuvo fiel durante la campaña a Federico Angelini, el conductor provincial al que la línea de Roy López Molina empezó a cuestionar y le pide nuevas formas en el espacio. Esta interna derivó en la segura ruptura de bloque aunque funcionarían en línea. El presidente quedó en un lugar incómodo: al ser pretendido por ambos, cada movimiento que realiza tiene puesta una lupa, como la ausencia en el acto de Angelini tras la victoria en las elecciones.

 

El oficialista Frente Progresista le pisa los talones con ocho ediles. Un armado entre el socialismo, que perdió la intendencia justamente con Creo, y partidos minoritarios. Verónica Irizar tiene un CV a tono y el respaldo del socialismo para la presidencia: Miguel Lifschitz la eligió candidata a la intendencia y tiene la experiencia administrativa de haber manejado los números de Rosario en Hacienda.

 

Pero María Eugenia Schmuck es quien le hará fuerza interna con el aval de Javkin: fue clave en el proceso de armado que lo llevó a la intendencia. Hace algunos años creyó que la silla quedaba para ella luego de darle respaldo a la intendencia de Mónica Fein en las elecciones 2015, pero el socialismo eligió a la radical Daniela León, hoy en Juntos por el Cambio. Desde ahí algo se rompió.

 

 

 

Schmuck es la favorita del intendente electo

 

 

Desde el PJ, que cuenta con siete concejales, sacan la chapa para la presidencia del Concejo por convertirse en oficialismo provincial y nacional. El peronismo recrimina que, en la última gestión, el socialismo se apoyó para gobernar en la alianza con Cambiemos. Ahora los tantos cambiaron, la situación financiera es compleja y la Provincia -facilitadora de recursos- ya no es socialista sino peronista.

 

“Esperamos que Javkin tenga otro tipo de políticas que las del socialismo que efectivamente no han sido democráticas en la generación de acuerdos (…) Hay una serie de situaciones que implican acuerdos de gobernabilidad entre distintos sectores, nosotros estamos dispuestos a trabajar en ese sentido”, dijo Norma López al aire de Sí 98.9, quien es una de las que suena para el cargo. “Debe ser una mujer sí o sí”, razonó. El otro es Eduardo Toniolli, del Movimiento Evita.

 

 

 

 

 

En este marco, desde el PJ entienden que es posible un consenso político entre los gobiernos entrantes para garantizar ciertos pisos de gestión, y el Concejo por su naturaleza tendría protagonismo. Incluso no ven descabellado que, eventualmente, la propuesta de la presidencia quede en la mesa de negociación. 

 

Javkin no se adelanta y habló hasta ahora de abrirse a todas las voces. Incluso desde el futuro oficialismo no le ponen nombre propio de acuerdo político, sólo razonan que ante el “escenario complejo” tanto a nivel municipal como provincial harán falta “diálogos y compromisos porque hay cosas que no se pueden resolver de manera aislada”. “Por ahora, hay mucho volumen de diálogo”, sostuvo a Letra P una fuente del futuro Gabinete. No es menor que Javkin y Perotti se lleven muy bien y que se hayan reunido, incluso con el presidente electo Alberto Fernández.