X
Número puesto para el gabinete de Fernández, se reunirá con Daniel Funes de Rioja, de la cámara COPAL, para precisar los alcances del programa que anunció el candidato presidencial.
Por 07/10/2019 19:32

En la danza de ministeriables de Alberto Fernández hay un número puesto: Daniel Arroyo, especialista en temas de pobreza, suena fuerte para la cartera de Desarrollo Social. En el marco del plan anti hambre que anunció el candidato presidencial del Frente de Todos, el dirigente massista está encargado de cerrar los detalles, aún desconocidos más allá de trascendidos sobre supuestos puntos de un programa. El diputado ya venía asesorando al candidato en cuestiones sociales y hasta le preparó el tan mentado Plan Empalme, que se propone conjugar los planes sociales con el inicio de una relación laboral formal.

Este jueves, en lo que será su debut en un cargo que aguarda la definición del 27 de octubre, Arroyo se reunirá con el titular de la Coordinadora de Productoras de Alimentos (COPAL), Daniel Funes de Rioja, para afinar los puntos de la colaboración entre el albertismo y los privados.

 

 

Por el momento, lo único que se conoce es que habrá “un sistema para monitorear algunas variables” de la provisión de alimentos, pero resta saber qué rol tendrá el sector privado. “Esto va a tener que consultarse empresa por empresa”, dijo un dirigente de una importante alimenticia.


La idea de articular con los CEOs el plan anti hambre lo sacó a relucir Fernández en una reunión con la Unión Industrial Argentina (UIA). Allí, Fernández charló con Funes y con otro hombre de peso, Adrián Kauffman Brea, ex presidente de la UIA y directivo de la Arcor de los Pagani. Es que también estará en la reunión de Fernández con COPAL el tema de los precios, que el candidato aseguró que deberán ser reperfilados.

Dirigentes que trabajan en el plan contaron que “la Iglesia tendrá un rol importante” en lo que tiene que ver con relevar problemáticas en los barrios más carenciados. A tales fines, Fernández sentó en el evento en Agronomía, donde formalizó la iniciativa, a curas como el padre Pepe, Cáritas y el obispo de Quilmes, Carlos Tissera.