X

Pese a la dura derrota contra Perotti en la interna, supo tejer y construir poder. Definirá un tercio del gabinete del gobernador electo y suena como ministra de Fernández. De la nada a la gloria.

Por 02/10/2019 15:01

La durísima derrota en las PASO peronista ante el –ahora– gobernador electo Omar Perotti, luego de ocho años de no ser candidata, no le cerró las puertas de su futuro a María Eugenia Bielsa. Todo lo contrario. La vuelta a la política grande le muestra un porvenir promisorio, con un poder que, quizás, no tuvo en toda su carrera. Pondrá un tercio del gabinete del futuro gobernador de Santa Fe y suena como ministra en una eventual presidencia de Alberto Fernández, con quien en las últimas semanas comparte actos y reuniones. Todo es producto de su capacidad para tejer alianzas y construir poder.

 

 

La arquitecta abandonó la escena política en 2013. Lo hizo pateando el tablero, denunciando un pacto entre el socialismo gobernante y Agustín Rossi. Desde ese momento, su nombre asomó en cada cierre electoral, pero nunca concretó. Hasta le dijo que no a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Pero nunca concretó.

“Ahora parece que sí”, se repetía desde su reducido y hermético entorno en 2018. Bielsa, en silencio, sin hablar con los medios, construía los cimientos de un armado que tendría al PJ como columna vertebral, pero sumando a la izquierda. A la experiencia se la nombró “Encuentro por Santa Fe”.

 

 

La idea no prendió pero la ex vicegobernadora de Santa Fe se postuló igual. La rodearon dirigentes del PJ y algunos gremios, pero el grueso del peronismo y el kirchnerismo se fueron con el rafaelino Omar Perotti. Los K vieron allí “orden y armado confiable”.

Bielsa se subió a un carro creado alrededor de su figura. Polémica, resistida incluso dentro del PJ, pero con fama de defender principios inquebrantables. Respetada y reconocida, su caudal supera las fronteras del justicialismo. Ella quería medirse, confiaba en que mantenía los casi 600 mil votos que sacó en 2011.

Pero el paso del tiempo le dio un baño de realidad. El 28 de abril no solo no superó el medio millón, sino que fue duplicada por el ganador, Perotti.

 

 

A partir de allí se abrió un mar de preguntas. Se volvió a dudar sobre su capacidad de organicidad, se puso en duda que acompañara al rafaelino en la carrera a la gobernación para desbancar al socialismo. Pero ella y Perotti resolvieron los tantos a solas. Primero hablaron por teléfono, luego se vieron las caras sin flashes, después posaron para la foto y, finalmente, compartieron una y otra actividad. Les tapó la boca a aquellos que no confiaban en su aporte.

El aporte será reconocido –y pagado– con creces. “Acordaron que el sector de ella se quede con un tercio del gabinete provincial”, le aseguró a Letra P un dirigente del núcleo chico de la dirigente.

 

 

A priori, dos de los seis nombres que suenan para el gabinete santafesino responden a Bielsa: el senador Danilo Capitani, su ex compañero de fórmula, quien suena para conducir el ministerio de Desarrollo Social; y la ex concejala rosarina Carola Nin, que podría convertirse en ministra de Educación y/o Cultura. Así, Encuentro por Santa Fe no solo sería contenido sino que adquiriría un rol preponderante en el gabinete futuro.

Su reverdecer no se detiene ahí. Por otro carril, Bielsa retomó el vínculo con el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, quien la llenó de flores cuando visitó por primera vez la provincia en el marco de la campaña. En ciudad capital, el ex jefe de Gabinete sorprendió al admitir que le encantaría que integrara el gabinete nacional.

 

 

Hubo varios encuentros en las oficinas que Fernández tiene sobre calle México, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Juntos, empezaron a delinear una nueva cartera a conducir por la rosarina.

El estreno de la dupla en público fue este martes en San Juan. Bielsa secundó a Fernández desde el primer minuto que aterrizó en Cuyo. Como contó Letra P, suena como posible ministra de Vivienda, un área desde el cual la arquitecta planificaría el desarrollo de planes de viviendas a lo largo y ancho del país. “Hacen mucha falta y van a servir para movilizar la economía”, ponderó el candidato en el último paso de la recorrida, mientras ella lo seguía desde la primera fila.

 

 

La sociedad está tan aceitada que por estas horas Bielsa le organiza a Fernández un foro sobre desarrollo urbano en Rosario, que se realizaría en el enorme salón Metropolitano antes del 27 de octubre.

De no jugar en la política grande durante al menos cinco años, de recluirse en la actividad privada, de perder de manera categórica en la PASO provincial, Bielsa pasó a acumular un poder para muchos envidiable. Ministerio nacional y peso notorio en el gabinete santafesino.