X
El titular de la cartera educativa hizo foco en la necesidad de “que se cumplan los 181 días que marca el calendario escolar 2019”. “Hay que seguir dialogando educadamente”, instó.
Redacción 31/01/2019 9:54

Sin fecha definida aún para el inicio de la discusión salarial docente 2019, el titular de la cartera educativa bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, solicitó a los gremios del sector evitar “que los alumnos pierdan días de clase" este año, por lo que hizo foco en la necesidad de “que se cumplan los 181 días que marca el calendario escolar”.

"Las clases deben comenzar el 6 marzo y es necesario que se cumplan los 181 días que marca el calendario escolar 2019. Hay que seguir dialogando educadamente sobre todos los temas que hacen a la calidad de los aprendizajes y los salarios, evitando que los alumnos pierdan días de clase", expresó Sánchez Zinny a la agencia DIB.

Con la paritaria 2018 sin resolver, los representantes del Frente de Unidad Docente Bonaerense vienen pidiendo desde hace días ser convocados “de forma urgente” a la mesa de negociación.
 


“La discusión por el salario docente es ardua y compleja. No podemos seguir perdiendo tiempo a un mes y cinco días del inicio de clases. Todavía tenemos la negociación 2018 sin cerrar y es necesaria una urgente recomposición salarial. Es necesaria la inversión en Infraestructura Escolar. Más allá de las estrategias electorales, la docencia bonaerense no puede seguir perdiendo de manera constante ante la inflación y los tarifazos”, expresaron los docentes luego de presentar este planteo en el Ministerio de Trabajo provincial donde, afirmaron, les expresaron que la intención del Ejecutivo es comenzar la paritaria en febrero próximo.

El objetivo de cumplir con el calendario escolar es un aspecto que se abre como problemático para la gestión Sánchez Zinny, más aun teniendo en cuenta el reciente antecedente de 2018, donde, del total de 180 días previstos de clases, solo se cumplieron en lo formal 151 ya que hubo 29 días de paro de actividades a nivel nacional y provincial.
 


A esto se sumó la tragedia ocurrida el dos de agosto en una escuela de Moreno, donde explotó una garrafa que ocasionó la muerte de la directora del establecimiento y de un auxiliar docente. Esta situación no solo generó el cierre de todos los colegios de esa localidad, alertados por los varios problemas en la provisión de los servicios, sino que se expandió a toda la provincia donde se detectaron también pérdidas de gas, electrificación de paredes, caída de techos e inundaciones en áreas escolares, entre otros problemas.

Según la cifra recolectada por el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), ese mes 853 colegios – incluyendo todos los de Moreno-  no tuvieron clases por falta de mantenimiento y peligros varios en sus establecimientos. A esta situación se sumaron la suspensión de clases por inundaciones en varios puntos de la provincia y la irresuelta pelea con los gremios docentes que abarca no solo lo salarial sino también reclamos sobre el mantenimiento de las escuelas y las condiciones de trabajo.