X
El titular de Educación bonaerense arrastra de 2018 la explosión y muerte en una escuela, 29 días de paro, problemas edilicios y la paritaria docente irresuelta. Temor ante un año electoral clave.
Redacción 24/01/2019 13:00

El calendario escolar previsto este año en la provincia de Buenos Aires se anticipa para el titular de Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, como una tormenta que lo desvela y que podría complicar su gestión.

En un año electoral clave, donde la gobernadora María Eugenia Vidal pretende revalidar su título y a la vez ser el soporte fundamental en la campaña para la reelección del presidente Mauricio Macri, la situación de la educación bonaerense, con un historial de descenso de días de clases, graves y hasta fatales problemas edilicios, y la continuidad de la batalla paritaria con los gremios docentes, no resulta el mejor panorama.

El año pasado, del total de 180 días previstos de clases, solo se cumplieron en lo formal 151 ya que hubo 29 días de paro de actividades a nivel nacional y provincial.

 

 

A esto se sumó la tragedia ocurrida el dos de agosto en una escuela de Moreno, donde explotó una garrafa que ocasionó la muerte de la directora del establecimiento y de un auxiliar docente. Esta situación no solo generó el cierre de todos los colegios de esa localidad, alertados por los varios problemas en la provisión de los servicios, sino que se expandió a toda la provincia donde se detectaron también pérdidas de gas, electrificación de paredes, caída de techos e inundaciones en áreas escolares, entre otros problemas.

Según la cifra recolectada por el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), ese mes 853 colegios – incluyendo todos los de Moreno-  no tuvieron clases por falta de mantenimiento y peligros varios en sus establecimientos.

A esta situación se sumaron la suspensión de clases por inundaciones en varios puntos de la provincia y la irresuelta pelea con los gremios docentes que abarca no solo lo salarial sino también reclamos sobre el mantenimiento de las escuelas y las condiciones de trabajo.

 

 

El conflicto con los educadores, que viene de arrastre y sin pausa desde el segundo semestre de 2016, inició un nuevo capítulo en este comienzo de año cuando los gremios elevaron a la gobernadora y al titular de Educación, una carta donde reclaman la convocatoria a paritarias y el abordaje de otros temas fuera de lo salarial.

Sánchez Zinny sabe que esta vez, nuevamente, la negociación de los salarios será a la baja y que incluso la oferta podrá estar aún más alejada de las cifras de inflación que vaya suministrando el INDEC.

Sabe que además, la exigencia de gestión será mayor porque se dará en medio de la campaña electoral, que podría ser eterna si finalmente Vidal acuerda con Macri el desdoblamiento de la fecha electoral de la provincia.

 

El calendario escolar que desvela y complica a Sánchez Zinny

El titular de Educación bonaerense arrastra de 2018 la explosión y muerte en una escuela, 29 días de paro, problemas edilicios y la paritaria docente irresuelta. Temor ante un año electoral clave.

El calendario escolar previsto este año en la provincia de Buenos Aires se anticipa para el titular de Educación bonaerense, Gabriel Sánchez Zinny, como una tormenta que lo desvela y que podría complicar su gestión.

En un año electoral clave, donde la gobernadora María Eugenia Vidal pretende revalidar su título y a la vez ser el soporte fundamental en la campaña para la reelección del presidente Mauricio Macri, la situación de la educación bonaerense, con un historial de descenso de días de clases, graves y hasta fatales problemas edilicios, y la continuidad de la batalla paritaria con los gremios docentes, no resulta el mejor panorama.

El año pasado, del total de 180 días previstos de clases, solo se cumplieron en lo formal 151 ya que hubo 29 días de paro de actividades a nivel nacional y provincial.

 

 

A esto se sumó la tragedia ocurrida el dos de agosto en una escuela de Moreno, donde explotó una garrafa que ocasionó la muerte de la directora del establecimiento y de un auxiliar docente. Esta situación no solo generó el cierre de todos los colegios de esa localidad, alertados por los varios problemas en la provisión de los servicios, sino que se expandió a toda la provincia donde se detectaron también pérdidas de gas, electrificación de paredes, caída de techos e inundaciones en áreas escolares, entre otros problemas.

Según la cifra recolectada por el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), ese mes 853 colegios – incluyendo todos los de Moreno-  no tuvieron clases por falta de mantenimiento y peligros varios en sus establecimientos.

A esta situación se sumaron la suspensión de clases por inundaciones en varios puntos de la provincia y la irresuelta pelea con los gremios docentes que abarca no solo lo salarial sino también reclamos sobre el mantenimiento de las escuelas y las condiciones de trabajo.

 

 

El conflicto con los educadores, que viene de arrastre y sin pausa desde el segundo semestre de 2016, inició un nuevo capítulo en este comienzo de año cuando los gremios elevaron a la gobernadora y al titular de Educación, una carta donde reclaman la convocatoria a paritarias y el abordaje de otros temas fuera de lo salarial.

Sánchez Zinny sabe que esta vez, nuevamente, la negociación de los salarios será a la baja y que incluso la oferta podrá estar aún más alejada de las cifras de inflación que vaya suministrando el INDEC.

Sabe que además, la exigencia de gestión será mayor porque se dará en medio de la campaña electoral, que podría ser eterna si finalmente Vidal acuerda con Macri el desdoblamiento de la fecha electoral de la provincia.