X
Se trata de la planta que la multinacional Cofco posee en Valentín Alsina. Son casi 200 los despedidos, quienes vienen realizando un acampe. Reclaman respuestas de las autoridades provinciales.
Redacción 22/01/2019 17:35

Casi 200 trabajadores despedidos de la planta aceitera que la multinacional Cofco posee en Valentín Alsina (Lanús) marcharán este miércoles por la mañana a la sede del Ministerio de Trabajo bonaerense en rechazo al cierre del establecimiento, decidido por la empresa el 4 de enero pasado y que los operarios catalogaron como “intempestivo”. En un contexto de conciliación obligatoria, se desarrollará una audiencia en la cartera laboral y, en ese marco, los cesanteados exigirán la intervención de las autoridades provinciales en pos de ser reincorporados.

"Este accionar intempestivo es un auténtico ataque patronal contra los 195 trabajadores que cumplen con sus tareas en el establecimiento. Sin ningún aviso previo, la empresa utilizó el periodo vacacional para dejar a la deriva y sin sustento a 195 familias”, remarcó en un comunicado la comisión interna del Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera (Soeia).

Días atrás, la multinacional de capitales chinos que en 2017 adquirió Nidera, justificó la medida en "los índices de retracción y vaivenes de la economía" argentina y afirmó que "la industria de la de refinación de aceites se ha visto afectada por una importante baja en la demanda a nivel local, condiciones desfavorables del mercado y una creciente capacidad ociosa de la industria", motivos que, argumentaron, condujeron a la firma "a una crisis sin la posibilidad de continuar con la actividad en este contexto, razón por la cual "la operación de aceites refinados concluirá y la Planta de Valentín Alsina – Lanús cerrará indefinidamente".
 


Sin embargo, en el gremio remarcaron que el motivo es otro: “La multinacional es una de las alimentarias más grandes del mundo, que disputa en nuestro país con Cargill el primer puesto en exportaciones agrícolas”, por lo que la firma “tiene ganancias extraordinarias”.

“Cofco lo que demuestra cerrando su única planta de envasado y refinamiento para el consumo doméstico en el país, que su único interés es comprar el cereal sin industrializar para procesarlo en el exterior”, añadieron en Soeia para remarcar: “La planta de refinado donde se desempeñaban los trabajadores está en óptimas condiciones para producir en el mercado local y en el exterior”.

Los trabajadores cuestionaron la conciliación obligatoria dictada por la cartera laboral, la cual “ha dejado a los trabajadores fuera de la fábrica”. Desde entonces los despedidos montaron un acampe pacífico con el objetivo de reclamar por sus puestos de trabajo. El plan de acción continuará este miércoles a las 10:30 en la sede del Ministerio de Trabajo bonaerense, en La Plata, hacia donde marcharán junto con organizaciones sociales.

“Estos despidos son nulos y vamos a responder en consecuencia. Que la patronal sepa que ningún trabajador aceitero va a permitir este ataque. Vamos a defender hasta las últimas consecuencias los puestos de trabajo, que son la fuente de sustento y garantía de futuro para cada una de nuestras familias”, puntualizó la comisión interna.

Marcha al Ministerio de Trabajo bonaerense ante el cierre de una aceitera

Se trata de la planta que la multinacional Cofco posee en Valentín Alsina. Son casi 200 los despedidos, quienes vienen realizando un acampe. Reclaman respuestas de las autoridades provinciales.

Casi 200 trabajadores despedidos de la planta aceitera que la multinacional Cofco posee en Valentín Alsina (Lanús) marcharán este miércoles por la mañana a la sede del Ministerio de Trabajo bonaerense en rechazo al cierre del establecimiento, decidido por la empresa el 4 de enero pasado y que los operarios catalogaron como “intempestivo”. En un contexto de conciliación obligatoria, se desarrollará una audiencia en la cartera laboral y, en ese marco, los cesanteados exigirán la intervención de las autoridades provinciales en pos de ser reincorporados.

"Este accionar intempestivo es un auténtico ataque patronal contra los 195 trabajadores que cumplen con sus tareas en el establecimiento. Sin ningún aviso previo, la empresa utilizó el periodo vacacional para dejar a la deriva y sin sustento a 195 familias”, remarcó en un comunicado la comisión interna del Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera (Soeia).

Días atrás, la multinacional de capitales chinos que en 2017 adquirió Nidera, justificó la medida en "los índices de retracción y vaivenes de la economía" argentina y afirmó que "la industria de la de refinación de aceites se ha visto afectada por una importante baja en la demanda a nivel local, condiciones desfavorables del mercado y una creciente capacidad ociosa de la industria", motivos que, argumentaron, condujeron a la firma "a una crisis sin la posibilidad de continuar con la actividad en este contexto, razón por la cual "la operación de aceites refinados concluirá y la Planta de Valentín Alsina – Lanús cerrará indefinidamente".
 


Sin embargo, en el gremio remarcaron que el motivo es otro: “La multinacional es una de las alimentarias más grandes del mundo, que disputa en nuestro país con Cargill el primer puesto en exportaciones agrícolas”, por lo que la firma “tiene ganancias extraordinarias”.

“Cofco lo que demuestra cerrando su única planta de envasado y refinamiento para el consumo doméstico en el país, que su único interés es comprar el cereal sin industrializar para procesarlo en el exterior”, añadieron en Soeia para remarcar: “La planta de refinado donde se desempeñaban los trabajadores está en óptimas condiciones para producir en el mercado local y en el exterior”.

Los trabajadores cuestionaron la conciliación obligatoria dictada por la cartera laboral, la cual “ha dejado a los trabajadores fuera de la fábrica”. Desde entonces los despedidos montaron un acampe pacífico con el objetivo de reclamar por sus puestos de trabajo. El plan de acción continuará este miércoles a las 10:30 en la sede del Ministerio de Trabajo bonaerense, en La Plata, hacia donde marcharán junto con organizaciones sociales.

“Estos despidos son nulos y vamos a responder en consecuencia. Que la patronal sepa que ningún trabajador aceitero va a permitir este ataque. Vamos a defender hasta las últimas consecuencias los puestos de trabajo, que son la fuente de sustento y garantía de futuro para cada una de nuestras familias”, puntualizó la comisión interna.