X
El senador provincial impulsa a la diputada nacional como vice del rafaelino y critica a Bielsa por querer armar una lista de unidad detrás de su candidatura. Elogio a la fórmula Lavagna-Lifschitz.
Por 15/01/2019 16:05

El senador santafesino Armando Traferri es uno de los creadores del Nuevo Espacio Santafesino (NES), el sector que – asegura él – ya tiene “acordado de palabra” con el precandidato a gobernador Omar Perotti que la ex jueza Alejandra Rodenas sea la compañera de fórmula del rafaelino.

Experimentado, cacique en un Departamento San Lorenzo, es una referencia en el bloque de senadores del peronismo, que hace dos años decidió juntar poder y se alió a intendentes, presidentes comunales y gremios.

En diálogo con Letra P, el legislador criticó ferozmente a  María Eugenia Bielsa y juzgó “atractiva” una dupla presidencial entre Roberto Lavagna y el gobernador socialista Miguel Lifschitz

 

BIO. Nació en la ciudad de San Lorenzo, el polo exportador más importante del país, el 29 de agosto de 1954. Le dicen "Pipi". En 1991 se convirtió en intendente su localidad y la lideró durante doce años. En 2003 pegó el salto y llegó por primera vez al Senado provincial, donde cerrará este año su cuarto mandato. En 2017 fundó junto a sus pares el Nuevo Espacio Santafesino (NES), un sector de “poder territorial” que tiene a la diputada nacional Alejandra Rodenas como su principal figura.

 

Traferri reclama que Bielsa se siente a negociar la unidad con los otros sectores del peronismo y que no se erija como única candidata. 

 

-El NES y Perotti anunciaron un acuerdo a fines de 2018, ¿cómo está ese vínculo, que Rodenas sea compañera de fórmula del senador está cerrado?

-Seguimos trabajando en hacer este espacio mucho más amplio de lo que ya es. Fuimos capaces de generarlo allá por el 2017 para la elección de diputados nacionales y viene creciendo, se ha consolidado mucho y nuestra intención es que el NES tenga una participación concreta en la vicegobernación de la fórmula. Alejandra es la persona ideal porque es una dirigente nueva, fresca, que tiene muchas condiciones, ha demostrado tener capacidad, es de Rosario, está tanto con los sectores juveniles como con los sectores medios.

-¿Está cerrado?

-Están muy avanzadas las negociaciones, a diferencia de otros espacios no es que vamos por un cargo, sino iríamos por la gobernación. Queremos es que el peronismo sea una opción seria para recuperar esta provincia y para eso hay que buscar a los mejores hombres y mujeres que tenemos.

-¿Qué falta?

-Está acordado de palabra, uno no se puede adelantar porque faltan 20, 30 días y pueden pasar muchas cosas y quizás estratégicamente convenga hacer alguna variante. Pero hoy por hoy lo tenemos acordado. La mayoría de los senadores integramos NES salvo dos (Joaquín Gramajo y Danilo Capitani, que está pensando en acompañar a Bielsa), los otros nueve queremos también opinar sobre quien va a ser nuestro jefe político si se gana la provincia. Al Senado lo preside la vicegobernación, por eso también los senadores justicialistas queremos tener opinión de quien va  a ser la vicegobernadora. En ese sentido, creemos que Alejandra es la persona ideal.

-Bielsa se lanzó y habló de construir una lista de unidad, ¿es posible?

-A mí no me conforma, no puedo armar una lista de unidad sobre mi figura. Eso de "yo soy candidata a gobernadora y quiero una lista de unidad, pero ya estoy pidiendo el cargo más importante,  me corresponde  a mí, todos tienen que trabajar para mí". Me parece que una lista de unidad es otra cosa, buscar consensos es ir al lugar que te corresponda y convenga al partido que querés representar. Y eso lo tienen que discutir los dirigentes de cada espacio, Omar Perotti tiene un espacio ganado, ganó las últimas elecciones a senador nacional. Otras figuras como Carlos Reutemann, que ganó la provincia, los senadores tenemos un espacio ganado desde hace mucho tiempo. 

 

 

-¿Bielsa no tiene un espacio ganado?

-Tiene un buen nombre, pero no ha tenido un trabajo político en los últimos tres o cuatro años, no ha tenido continuidad su trabajo, no lo conozco. Desde el espacio que ella crea, Encuentro por Santa Fe,  debería sentarse con el NES, con Perotti, con Unidad Ciudadana de Agustín Rossi y Marcos Cleri. Y ahí definir una lista de unidad, no salir a decir en los medios "yo quiero una lista de unidad" como para la gente crea que quiere la unidad, pero es atrás de su candidatura. No es serio, para tener una lista de unidad hay que estar dispuesto a aceptar lo que la mayoría de los referentes piensa.

-¿Las primeras declaraciones de Bielsa resultan una complicación para la estrategia del peronismo en su conjunto?

-No, es su estilo, se lo respeto. Es su estilo, no el nuestro. Creemos que la construcción debe ser colectiva y de abajo hacia arriba, le damos el mismo valor a un presidente comunal de una localidad de 500 habitantes que a un intendente de una localidad de cien mil o a un senador que tiene un departamento de 400 mil habitantes y viene de ganar con el 70 por ciento de los votos. Valorizamos el dirigente.

-¿Qué opinión le merecen la decisión de Gramajo y las declaraciones de Baucero, que dijo que “a todos los senadores" se les "pasó por la cabeza saltar al socialismo"?

-Lo de Gramajo era algo previsible, porque lo venía anunciando. José Baucero alguna vez lo pensó, pero nunca lo llevó a la práctica. En esta confusión que tiene el peronismo de no tener un liderazgo muy fuerte, más de una vez se ha pensado en hacer un gran frente para poder ser parte del gobierno provincial que viene. Sería más de lo mismo de lo que viene haciendo Miguel Lifschitz a la distancia con algunos sectores del justicialismo. El que no entiende eso le está haciendo el juego a Cambiemos, cualquier expresión política que juegue por afuera y no tiene chances de ganar, termina siendo funcional a Cambiemos.

-¿Lavagna –Lifschitz es una buena fórmula entonces?

-Sí, es atractiva por lo que dicen las mediciones, pero ahí a acompañarla…creo que todavía el peronismo tiene que seguir trabajando en la búsqueda de consensos, que es lo más difícil porque hay que estar dispuesto a renunciar.