X
Tras su lanzamiento, la candidata a gobernadora dice que las PASO son “un desgaste” para el peronismo y llama a construir la unidad local y nacional, con CFK incluida. Fuerte crítica al socialismo.
Por 15/01/2019 13:03

María Eugenia Bielsa repite que nunca se fue de la política. Que pese a no poseer un cargo o rol preponderante en los últimos seis años siguió en la senda de las reuniones militantes. Dice también que durante un año germinó, junto al espacio que la contiene y se denomina Encuentro por Santa Fe,  la precandidatura que finalmente lanzó hace cuatro días.

En diálogo con Letra P, la ex vicegobernadora habla de todo: de su contrincante, Omar Perotti, de las chances reales de alcanzar una lista de unidad y de su cercanía con el kirchnerismo. También aporta su mirada sobre el gobierno socialista y la coyuntura nacional.

 

BIO. Nació en Rosario el 10 de marzo de 1958. Es arquitecta. Fue docente universitaria y en 1993 ingresó a la Municipalidad de Rosario para ser directora de Servicio Público de la Vivienda, durante la gestión de Héctor Cavallero. En 2003 fue compañera de fórmula de Jorge Obeid y asumió como vicegobernadora. Tras el triunfo de Hermes Binner en la provincia, en 2007 Bielsa regresó a su ciudad para ser concejal, cargo que ocupó durante cuatro años. En 2013 fue la candidata a diputada provincial más votada de Santa Fe. Quince meses después de asumir, renunció a la banca tras denunciar un pacto entre el socialismo y el sector peronista que lideraba por entonces Agustín Rossi. Retornó en 2019 para ser precandidata a gobernadora por el “peronismo y aliados”.
 

 

 

-Perotti sostiene que un esquema con él candidato a gobernador y usted intendenta de Rosario sería imbatible, ¿lo cree así?

-Ese es el argumento que usa Omar, es verdad. Yo hago un análisis con tres argumentos. El primero es que en la ciudad hay fuerzas, representantes de nuestro espacio o aliados, que ya han establecido un diálogo con los rosarinos. Vienen trabajando sobre la ciudad hace años, algunos ya han disputado la Intendencia. Sería una mezquindad poner una valla a esa represa que se ha abierto. El segundo punto es que Omar dice que ganaríamos Rosario sin ninguna duda. Yo soy muy prudente, uno hasta que no gana, no ganó. Pero supongamos que sí, porque quien gana Rosario gana la gobernación. Entonces, ¿tendríamos que ceder la gobernación con una idea muy profunda de lo que hay que hacer, trabajada durante un año, solo porque haya que cederle el espacio a Omar? Y la tercera cuestión, y la más importante, es lo que necesita Rosario. Lo sintetizaría en dos troncos: desarrollo y creación de empleo y una lucha para mejorar las condiciones de seguridad, y en este tema pongo todo el narcotráfico, la prevención, el sistema carcelario, la inclusión y la reforma de las fuerzas policiales. Esas dos cuestiones no se manejan desde las políticas locales.

-¿Una PASO beneficiaría al PJ?

-Nuestro espacio, el peronismo y sus aliados, no tiene ni el Gobierno nacional ni el provincial, con lo cual todo depende de lo que seamos capaces de construir. Todas unidos estaríamos pensando en formar gobierno. Una PASO es una distracción, un desgaste, que también lastima porque ahí uno discute ideología. No va a ser posible atravesar las PASO sin discutir ideología y eso tiende a lastimar más que a compendiar. Nosotros creemos que hay que convocar a todos porque la empresa es tan difícil que nadie sobra.

-¿Qué diferencia hay a priori entre los votantes de Perotti y los suyos?

-Basta apelar a los debates del Senado de la Nación en los últimos tiempos y a los debates de cuando tuvimos representación en la Cámara de Diputados de la provincia. Ahí hay dos modelos distintos. Ustedes son investigadores avezados.

 

"A mí me cargan el santo de que en 2015 no quise ser candidata. Si vos llegás a encontrar una declaración mía diciendo que iba a ser candidata, te pago un asado. Nunca dije que iba a ser candidata" 

 

-¿Un político que se abstiene a la hora de votar la despenalización del aborto y avala el ingreso de fondos buitres al país no integra el "campo popular", esa categoría que usted suele utilizar?

-Yo no diría que no integra el campo popular porque fue votado por sectores que lo representan. Diría que ahí tenemos una gran diferencia. Con el tema vinculado a la interrupción voluntaria del embarazo tengo una posición muy clara, entiendo que es uno de los pocos temas en los que tenemos que ser generosos. Tengo una mirada y muchos compañeros del espacio tienen otra. Es más, media sociedad tiene una mirada y media, otra. Donde no se puede estar es a mitad de camino; hay temas en los que la política requiere de definiciones muy concretas. La provincia va a tener que abordar definiciones muy concretas en materia de seguridad, inclusión, desarrollo. Muchas cuestiones nos van a encontrar juntos con Omar y en otros temas vamos a estar muy enfrentados. No comparto la votación de los fondos buitres, la de Papel Prensa ni esa posición ambigua frente a un tema que estaba interpelando la conciencia colectiva.

-Dijo que hasta el último día va a trabajar para conseguir una lista de unidad…

-(Interrumpe) ¿Por qué digo eso? No por la unidad con Omar. Alcanzar una lista de unidad implica muchísimo más que eso, implica generar una gran unión popular de sectores tan diversos que no te podés imaginar. Hay un montón de expresiones que apoyarían al PJ si el PJ no fuera a internas porque no podemos garantizar el resultado de esa interna. Si nosotros tuviéramos la generosidad de incluir a esos sectores, de convocarlos para formar un gobierno, sería una epopeya. Para ampliar las bases hace falta generosidad y yo estoy dispuesta a toda la generosidad que sea necesaria.

 

 

-¿Esos sectores solo ingresan si usted es la candidata a gobernadora?

-No. Hay sectores que son aliados del peronismo, como el Partido por el Progreso Social, Nuevo Encuentro, el MID, la Democracia Cristiana. No tengo claro qué haría Ciudad Futura porque no se ha expresado. Pero sí se han expresado claramente el sector de Rubén Giustiniani y Silvia Augsburger y el de Carlos Del Frade diciendo que, si tuvieran la seguridad de que la candidata del PJ sería yo, no irían con candidato a gobernador y sus votantes votarían por nosotros para la Gobernación. 

"Hay un montón de expresiones que apoyarían al PJ si el PJ no fuera a internas porque no podemos garantizar el resultado de esa interna"

-¿Cabe la chance, entonces, de que se baje con tal de alcanzar una lista de unidad?

-Cabe la chance de que charlemos todos. No digo de bajar la candidatura porque ya la anuncié. A mí me cargan el santo de que en 2015 no quise ser candidata. Si vos llegás a encontrar una declaración mía diciendo que iba a ser candidata, te pago un asado. Nunca dije que iba a ser candidata y ahora dije que voy a ser candidata. Pero aun así, creo que hay oportunidades para hablar, después veremos cuáles son las condiciones. Si el diálogo tiene por objetivo el bien de la provincia, requerirá conversarlo. Nosotros ya hemos hecho pública mi candidatura. Omar se ha postulado tres veces y ha perdido, con buenas elecciones, pero ha perdido. Creemos que nuestro espacio convocaría a espacios que, de otra forma, no estarían dentro del esquema. 

-¿Piensa en un acercamiento con Unidad Ciudadana para que haya solo dos listas en la interna?

-Nunca nos pensamos independientemente de Unidad Ciudadana, no lo pienso ni a nivel local, provincial ni nacional. No hay ninguna manera de que Unidad Ciudadana no estuviera incluida, por supuesto, si ellos aceptaran. Si yo tuviera que refrendar políticas que el último peronismo, el conformado por Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, llevó adelante, refrendaría el 80 por ciento.

-¿Va a tener jugar con candidato propio en Rosario?

-Sí, ¿qué quiere decir? En Rosario hay expresiones que nos representan y con las cuales tenemos afinidades. Seguramente ellos estarán charlando, poniéndose de acuerdo. Hay dos caminos, el de la interna para los candidatos que expresan estas ideas, que puede ser partidario o extrapartidario, y también el camino del consenso. Lo decidirán ellos y acompañaremos.

 

"Muchas cuestiones nos van a encontrar juntos con Omar y en otros temas vamos a estar muy enfrentados. No comparto la votación de los fondos buitres, la de Papel Prensa ni esa posición ambigua (en el aborto)" 

 

-¿Qué provincia deja el socialismo después de haber asumido en 2007?

-Como todos los gobiernos, deja a la provincia con sus más y sus menos. Hay cosas que se han hecho bien, y que si llegamos al gobierno vamos a profundizar y sostener. ¿Qué deuda enorme tenemos? Es lo que hace que los santafesinos claudiquemos todos los días porque nuestra vida cotidiana está limitada: es la deuda con los temas de la seguridad y una línea roja entre el poder político, la mala policía y los sectores del narcotráfico. Ese tema ha invalidado la vida de los santafesinos. Uno escucha permanentemente al gobernador quejarse de lo que recibe del Gobierno nacional. Ahora, desde 2015 el resultado financiero de las cuentas públicas provinciales sigue siendo negativo, a pesar de que Santa Fe es la segunda provincia en cuanto a crecimiento de coparticipación a partir del fallo de la Corte Suprema. Ahí hay un problema de administración. Y hay otro tema vital que tiene que ver con el desarrollo y la creación de empleo que está, de alguna forma, vinculado a la inseguridad, porque cuando alguien no tiene trabajo la salida delictiva es una salida. El desarrollo no está en el ADN del socialismo. Esto está tan claro que, teniendo un ministro que entendió el tema de la producción como fue Luis Contigiani, lo propusieron como diputado y llevaron a esa área a una diputada que es contadora y nunca se dedicó a la producción. Esto es toda una definición. No estoy haciendo un juicio de valor sobre la ministra Alicia Ciciliani, estoy diciendo que cuando uno tiene un buen cuadro en un lugar no lo cambia, lo deja.

 

"(En Santa Fe) se creó un área de Investigaciones Administrativas porque ahí se iba a hacer el filtro, la lupa con la que se iba a mirar a cada policía. De las diez personas elegidas para conformar ese espacio, seis o siete están presas. Se eligieron ministros de Seguridad durante las tres gestiones, solo uno tenía antecedentes en seguridad. Más claro, echale agua"

 

-Esa línea roja de la que habla, ¿caracteriza a las tres gestiones, a la de Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz?

-La expresión máxima de ese desmanejo estuvo en la gestión del doctor Bonfatti, no cabe ninguna duda. El doctor Bonfatti inventó un neologismo. Históricamente la Legislatura legisla, el Ejecutivo promulga o veta, no había un camino intermedio. Bonfatti inventó una cosa que se llama veto propositivo. Si al Ejecutivo no le gusta la ley, redacta la norma de nuevo y se la manda de nuevo a la Legislatura para que la vuelva a votar. En la ley de emergencia en seguridad, el segundo artículo decía virtuosamente "no se podrá nombrar en un cargo de jerarquía a alguien que esté investigado por enriquecimiento ilícito". Ningún gobernador quisiera que su jefe de Policía esté investigado por eso, lo primero que hace el gobernador es investigarlo antes de nombrarlo para ver si tiene alguna mácula que no permita nombrarlo. ¿Cómo la modificó el ex gobernador? Diciendo que se podría nombrar como jefe de Policía a alguien que estuviera investigado por enriquecimiento licito ¿Qué tuvimos? Hugo Tognoli, y después Cristian Sola, y así. Se creó un área de Investigaciones Administrativas porque ahí se iba a hacer el filtro, la lupa con la que se iba a mirar a cada policía. De las diez personas elegidas para conformar ese espacio, seis o siete están presas. Se eligieron ministros de Seguridad durante las tres gestiones, solo uno tenía antecedentes en seguridad. Más claro echale agua, no puedo verlo de otra manera. 

 

 

-Así como pregona una lista única provincial, ¿en lo nacional la unidad es la alternativa para vencer a Mauricio Macri?

-Sin ninguna duda, por varias cosas. Primero, porque lo que se juega en lo nacional es determinante para el país que tengamos. Nos levantamos todos los días con empresas que cierran, familias que se caen de los servicios, desempleados, suspendidos, vacaciones anticipadas, timba financiera, cero apoyo a la producción. Más que nunca hay que leer la gravedad de la posibilidad de un nuevo gobierno de Cambiemos.

-¿Con la cantidad de votos que tiene, Cristina no puede no ser candidata?

-Eso dependerá de ella, puede ser candidata o no. Dependerá de la construcción que definan aquellos que nos representarán nacionalmente. Lo que sí aliento es que haya una construcción colectiva, que nadie margine ni expulse a otro.

-Si el peronismo y el kirchnerismo no se integran, no arman una PASO al menos, ¿son funcionales a Macri?

-No digo que sean funcionales a Macri voluntariamente. Pero si nosotros dividimos las fuerzas populares o, para no herir susceptibilidades, las fuerzas que representan a la sociedad ampliada, no a la concentrada que es Macri, sí, claro. Indirectamente, la mezquindad hace que seamos funcionales a Macri.

 


 

“Omar Perotti se ha postulado tres veces y ha perdido”

Tras su lanzamiento, la candidata a gobernadora dice que las PASO son “un desgaste” para el peronismo y llama a construir la unidad local y nacional, con CFK incluida. Fuerte crítica al socialismo.  

María Eugenia Bielsa repite que nunca se fue de la política. Que pese a no poseer un cargo o rol preponderante en los últimos seis años siguió en la senda de las reuniones militantes. Dice también que durante un año germinó, junto al espacio que la contiene y se denomina Encuentro por Santa Fe,  la precandidatura que finalmente lanzó hace cuatro días.

En diálogo con Letra P, la ex vicegobernadora habla de todo: de su contrincante, Omar Perotti, de las chances reales de alcanzar una lista de unidad y de su cercanía con el kirchnerismo. También aporta su mirada sobre el gobierno socialista y la coyuntura nacional.

 

BIO. Nació en Rosario el 10 de marzo de 1958. Es arquitecta. Fue docente universitaria y en 1993 ingresó a la Municipalidad de Rosario para ser directora de Servicio Público de la Vivienda, durante la gestión de Héctor Cavallero. En 2003 fue compañera de fórmula de Jorge Obeid y asumió como vicegobernadora. Tras el triunfo de Hermes Binner en la provincia, en 2007 Bielsa regresó a su ciudad para ser concejal, cargo que ocupó durante cuatro años. En 2013 fue la candidata a diputada provincial más votada de Santa Fe. Quince meses después de asumir, renunció a la banca tras denunciar un pacto entre el socialismo y el sector peronista que lideraba por entonces Agustín Rossi. Retornó en 2019 para ser precandidata a gobernadora por el “peronismo y aliados”.
 

 

 

-Perotti sostiene que un esquema con él candidato a gobernador y usted intendenta de Rosario sería imbatible, ¿lo cree así?

-Ese es el argumento que usa Omar, es verdad. Yo hago un análisis con tres argumentos. El primero es que en la ciudad hay fuerzas, representantes de nuestro espacio o aliados, que ya han establecido un diálogo con los rosarinos. Vienen trabajando sobre la ciudad hace años, algunos ya han disputado la Intendencia. Sería una mezquindad poner una valla a esa represa que se ha abierto. El segundo punto es que Omar dice que ganaríamos Rosario sin ninguna duda. Yo soy muy prudente, uno hasta que no gana, no ganó. Pero supongamos que sí, porque quien gana Rosario gana la gobernación. Entonces, ¿tendríamos que ceder la gobernación con una idea muy profunda de lo que hay que hacer, trabajada durante un año, solo porque haya que cederle el espacio a Omar? Y la tercera cuestión, y la más importante, es lo que necesita Rosario. Lo sintetizaría en dos troncos: desarrollo y creación de empleo y una lucha para mejorar las condiciones de seguridad, y en este tema pongo todo el narcotráfico, la prevención, el sistema carcelario, la inclusión y la reforma de las fuerzas policiales. Esas dos cuestiones no se manejan desde las políticas locales.

-¿Una PASO beneficiaría al PJ?

-Nuestro espacio, el peronismo y sus aliados, no tiene ni el Gobierno nacional ni el provincial, con lo cual todo depende de lo que seamos capaces de construir. Todas unidos estaríamos pensando en formar gobierno. Una PASO es una distracción, un desgaste, que también lastima porque ahí uno discute ideología. No va a ser posible atravesar las PASO sin discutir ideología y eso tiende a lastimar más que a compendiar. Nosotros creemos que hay que convocar a todos porque la empresa es tan difícil que nadie sobra.

-¿Qué diferencia hay a priori entre los votantes de Perotti y los suyos?

-Basta apelar a los debates del Senado de la Nación en los últimos tiempos y a los debates de cuando tuvimos representación en la Cámara de Diputados de la provincia. Ahí hay dos modelos distintos. Ustedes son investigadores avezados.

 

"A mí me cargan el santo de que en 2015 no quise ser candidata. Si vos llegás a encontrar una declaración mía diciendo que iba a ser candidata, te pago un asado. Nunca dije que iba a ser candidata" 

 

-¿Un político que se abstiene a la hora de votar la despenalización del aborto y avala el ingreso de fondos buitres al país no integra el "campo popular", esa categoría que usted suele utilizar?

-Yo no diría que no integra el campo popular porque fue votado por sectores que lo representan. Diría que ahí tenemos una gran diferencia. Con el tema vinculado a la interrupción voluntaria del embarazo tengo una posición muy clara, entiendo que es uno de los pocos temas en los que tenemos que ser generosos. Tengo una mirada y muchos compañeros del espacio tienen otra. Es más, media sociedad tiene una mirada y media, otra. Donde no se puede estar es a mitad de camino; hay temas en los que la política requiere de definiciones muy concretas. La provincia va a tener que abordar definiciones muy concretas en materia de seguridad, inclusión, desarrollo. Muchas cuestiones nos van a encontrar juntos con Omar y en otros temas vamos a estar muy enfrentados. No comparto la votación de los fondos buitres, la de Papel Prensa ni esa posición ambigua frente a un tema que estaba interpelando la conciencia colectiva.

-Dijo que hasta el último día va a trabajar para conseguir una lista de unidad…

-(Interrumpe) ¿Por qué digo eso? No por la unidad con Omar. Alcanzar una lista de unidad implica muchísimo más que eso, implica generar una gran unión popular de sectores tan diversos que no te podés imaginar. Hay un montón de expresiones que apoyarían al PJ si el PJ no fuera a internas porque no podemos garantizar el resultado de esa interna. Si nosotros tuviéramos la generosidad de incluir a esos sectores, de convocarlos para formar un gobierno, sería una epopeya. Para ampliar las bases hace falta generosidad y yo estoy dispuesta a toda la generosidad que sea necesaria.

 

 

-¿Esos sectores solo ingresan si usted es la candidata a gobernadora?

-No. Hay sectores que son aliados del peronismo, como el Partido por el Progreso Social, Nuevo Encuentro, el MID, la Democracia Cristiana. No tengo claro qué haría Ciudad Futura porque no se ha expresado. Pero sí se han expresado claramente el sector de Rubén Giustiniani y Silvia Augsburger y el de Carlos Del Frade diciendo que, si tuvieran la seguridad de que la candidata del PJ sería yo, no irían con candidato a gobernador y sus votantes votarían por nosotros para la Gobernación. 

"Hay un montón de expresiones que apoyarían al PJ si el PJ no fuera a internas porque no podemos garantizar el resultado de esa interna"

-¿Cabe la chance, entonces, de que se baje con tal de alcanzar una lista de unidad?

-Cabe la chance de que charlemos todos. No digo de bajar la candidatura porque ya la anuncié. A mí me cargan el santo de que en 2015 no quise ser candidata. Si vos llegás a encontrar una declaración mía diciendo que iba a ser candidata, te pago un asado. Nunca dije que iba a ser candidata y ahora dije que voy a ser candidata. Pero aun así, creo que hay oportunidades para hablar, después veremos cuáles son las condiciones. Si el diálogo tiene por objetivo el bien de la provincia, requerirá conversarlo. Nosotros ya hemos hecho pública mi candidatura. Omar se ha postulado tres veces y ha perdido, con buenas elecciones, pero ha perdido. Creemos que nuestro espacio convocaría a espacios que, de otra forma, no estarían dentro del esquema. 

-¿Piensa en un acercamiento con Unidad Ciudadana para que haya solo dos listas en la interna?

-Nunca nos pensamos independientemente de Unidad Ciudadana, no lo pienso ni a nivel local, provincial ni nacional. No hay ninguna manera de que Unidad Ciudadana no estuviera incluida, por supuesto, si ellos aceptaran. Si yo tuviera que refrendar políticas que el último peronismo, el conformado por Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, llevó adelante, refrendaría el 80 por ciento.

-¿Va a tener jugar con candidato propio en Rosario?

-Sí, ¿qué quiere decir? En Rosario hay expresiones que nos representan y con las cuales tenemos afinidades. Seguramente ellos estarán charlando, poniéndose de acuerdo. Hay dos caminos, el de la interna para los candidatos que expresan estas ideas, que puede ser partidario o extrapartidario, y también el camino del consenso. Lo decidirán ellos y acompañaremos.

 

"Muchas cuestiones nos van a encontrar juntos con Omar y en otros temas vamos a estar muy enfrentados. No comparto la votación de los fondos buitres, la de Papel Prensa ni esa posición ambigua (en el aborto)" 

 

-¿Qué provincia deja el socialismo después de haber asumido en 2007?

-Como todos los gobiernos, deja a la provincia con sus más y sus menos. Hay cosas que se han hecho bien, y que si llegamos al gobierno vamos a profundizar y sostener. ¿Qué deuda enorme tenemos? Es lo que hace que los santafesinos claudiquemos todos los días porque nuestra vida cotidiana está limitada: es la deuda con los temas de la seguridad y una línea roja entre el poder político, la mala policía y los sectores del narcotráfico. Ese tema ha invalidado la vida de los santafesinos. Uno escucha permanentemente al gobernador quejarse de lo que recibe del Gobierno nacional. Ahora, desde 2015 el resultado financiero de las cuentas públicas provinciales sigue siendo negativo, a pesar de que Santa Fe es la segunda provincia en cuanto a crecimiento de coparticipación a partir del fallo de la Corte Suprema. Ahí hay un problema de administración. Y hay otro tema vital que tiene que ver con el desarrollo y la creación de empleo que está, de alguna forma, vinculado a la inseguridad, porque cuando alguien no tiene trabajo la salida delictiva es una salida. El desarrollo no está en el ADN del socialismo. Esto está tan claro que, teniendo un ministro que entendió el tema de la producción como fue Luis Contigiani, lo propusieron como diputado y llevaron a esa área a una diputada que es contadora y nunca se dedicó a la producción. Esto es toda una definición. No estoy haciendo un juicio de valor sobre la ministra Alicia Ciciliani, estoy diciendo que cuando uno tiene un buen cuadro en un lugar no lo cambia, lo deja.

 

"(En Santa Fe) se creó un área de Investigaciones Administrativas porque ahí se iba a hacer el filtro, la lupa con la que se iba a mirar a cada policía. De las diez personas elegidas para conformar ese espacio, seis o siete están presas. Se eligieron ministros de Seguridad durante las tres gestiones, solo uno tenía antecedentes en seguridad. Más claro, echale agua"

 

-Esa línea roja de la que habla, ¿caracteriza a las tres gestiones, a la de Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz?

-La expresión máxima de ese desmanejo estuvo en la gestión del doctor Bonfatti, no cabe ninguna duda. El doctor Bonfatti inventó un neologismo. Históricamente la Legislatura legisla, el Ejecutivo promulga o veta, no había un camino intermedio. Bonfatti inventó una cosa que se llama veto propositivo. Si al Ejecutivo no le gusta la ley, redacta la norma de nuevo y se la manda de nuevo a la Legislatura para que la vuelva a votar. En la ley de emergencia en seguridad, el segundo artículo decía virtuosamente "no se podrá nombrar en un cargo de jerarquía a alguien que esté investigado por enriquecimiento ilícito". Ningún gobernador quisiera que su jefe de Policía esté investigado por eso, lo primero que hace el gobernador es investigarlo antes de nombrarlo para ver si tiene alguna mácula que no permita nombrarlo. ¿Cómo la modificó el ex gobernador? Diciendo que se podría nombrar como jefe de Policía a alguien que estuviera investigado por enriquecimiento licito ¿Qué tuvimos? Hugo Tognoli, y después Cristian Sola, y así. Se creó un área de Investigaciones Administrativas porque ahí se iba a hacer el filtro, la lupa con la que se iba a mirar a cada policía. De las diez personas elegidas para conformar ese espacio, seis o siete están presas. Se eligieron ministros de Seguridad durante las tres gestiones, solo uno tenía antecedentes en seguridad. Más claro echale agua, no puedo verlo de otra manera. 

 

 

-Así como pregona una lista única provincial, ¿en lo nacional la unidad es la alternativa para vencer a Mauricio Macri?

-Sin ninguna duda, por varias cosas. Primero, porque lo que se juega en lo nacional es determinante para el país que tengamos. Nos levantamos todos los días con empresas que cierran, familias que se caen de los servicios, desempleados, suspendidos, vacaciones anticipadas, timba financiera, cero apoyo a la producción. Más que nunca hay que leer la gravedad de la posibilidad de un nuevo gobierno de Cambiemos.

-¿Con la cantidad de votos que tiene, Cristina no puede no ser candidata?

-Eso dependerá de ella, puede ser candidata o no. Dependerá de la construcción que definan aquellos que nos representarán nacionalmente. Lo que sí aliento es que haya una construcción colectiva, que nadie margine ni expulse a otro.

-Si el peronismo y el kirchnerismo no se integran, no arman una PASO al menos, ¿son funcionales a Macri?

-No digo que sean funcionales a Macri voluntariamente. Pero si nosotros dividimos las fuerzas populares o, para no herir susceptibilidades, las fuerzas que representan a la sociedad ampliada, no a la concentrada que es Macri, sí, claro. Indirectamente, la mezquindad hace que seamos funcionales a Macri.