X
Si bien no lo confirmó públicamente, no hay indicios en el Senado de que el rionegrino vaya a alterar su doctrina ante un nuevo pedido de Bonadio. Confianza en el kirchnerismo.
Por 02/08/2018 17:52

La renovada intención del juez federal de Claudio Bonadio de desaforar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con el objetivo final de ordenar su detención, volverá a desvanecerse apenas ingrese al Senado. Nuevamente, según puso saber Letra P, su pedido se topará con la resistencia del presidente del bloque Justicialista, Miguel Pichetto, quien históricamente desestimó estas solicitudes, prácticamente sin análisis previo, si llegaban al Congreso solo respaldadas por un procesamiento y sin sentencia firme.

En las calientes horas que atraviesa la vida política, sacudidas por la cinematográfica redada ejecutada en la madrugada del miércoles por orden de Bonadio, el bloque Justicialista, clave para dirimir cualquier votación en la Cámara alta, aún no adelantó postura ante las versiones de un nuevo pedido de desafuero del magistrado para la ex mandataria. Igualmente, fuentes del bloque ratificaron que “no hay indicio alguno” de que la “doctrina Pichetto”, como se la conoce en el Senado, vaya a sufrir algún tipo de alteración o de adecuación al clima electoral.

La “doctrina Pichetto” es la que sostiene que ningún pedido de desafuero de la justicia sobre alguno de los senadores se tramita si el pedido no surge de la sentencia firme de la causa en cuestión.

De hecho, el único senador del bloque Justicialista que hizo referencia a este punto fue el catamarqueño Dalmacio Mera, presidente además de la comisión de Asuntos Constitucionales, y lo hizo exactamente en ese sentido. En declaraciones a radio La Red, citó la 25.320 y aclaró: “Esta ley es contundente. Aclara que el juez puede iniciar y terminar procesos sin necesidad de desafuero. Entonces, más allá de que será analizado como corresponde, lo más importante es lo que haga el juez que tiene las garantías que le da esta ley”.

“Que esto no sea la excusa de por qué no avanzan los procesos judiciales. Pueden avanzar, seguir, y terminarse”, agregó.

 

 

Bonadio ya fracasó en un pedido de desafuero previo. Lo presentó a fines del año pasado en el expediente en que investiga a Cristina por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, por la firma del memorándum de entendimiento con Irán. Esa pedido no sólo ni se analizó sino que, recién en agosto, los senadores resolvieron que se tomará como punto de inicio de ese pedido el 21 de marzo y que, a partir de ese día, el pleno tiene 180 días para tratarlo. Lo que pateó el debate al menos hasta noviembre.

El miércoles, el juez federal envió una nota al Senado para informarme de la situación de su pedido anterior de desafuero. Lo llamativo es que desde su juzgado ya se dejó trascender la decisión de insistir con la quita de esta cobertura a Cristina por el caso de los cuadernos del chofer del ex número dos del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, aunque ni siquiera le tomó declaración a la senadora por el Frente para la Victoria (FpV).

 

 

Desde el kirchnerismo, el presidente del bloque del FpV en el Senado, Marcelo Fuentes, se mostró confiado en que “Pichetto va a mantener su postura de no tratar desafueros en el Senado”. “Quiero creer eso”, afirmó en declaraciones a Futurock.

Consultado el chubutense por si la postura de Pichetto podría verse alterada por su candidatura presidencial, lo que podría enfrentarlo ya no política sino electoralmente a la ex presidente, Fuentes respondió: “Es una cuestión de principios que ha sostenido a lo largo del tiempo. No veo por qué va a modificar eso independientemente de su candidatura”.