Detrás de escena. UCR en disputa

Salvador, blanco de reproches radicales en tiempos donde pone a prueba su poder

Múltiples frentes de tormenta interpelan el liderazgo del vice de Vidal. Algunos tildan su Comité de “genuflexo”. Otros piden su renuncia. No descartan “alternativas” si no hay lugar en Cambiemos.

Para los ojos vidalistas, la infatigable cruzada de Daniel Salvador por aferrar los pies del radicalismo bonaerense en el plato de Cambiemos ha sido efectiva. Como titular del Comité Provincia de la UCR, el vicegobernador no sólo logró evaporar quejas –en voz alta- de intendentes propios a la gestión Vidal, sino que también los alineó detrás de la gruesa tropa oficialista que venera la imagen de la mandataria. Concentrado en mantener el statu quo del poder boina blanca en la geografía provincial, oficiando de nexo central entre municipios radicales y el Ejecutivo, es para la estructura amarilla el socio ideal para la avanzada sin reproches –y escuelita de candidatos mediante- de dirigentes PRO sobre bastiones del conurbano orbitados por el peronismo.

 

Pero la carencia de cuestionamientos del Comité bonaerense en medio de la “turbulencia” económica nacional –y su correlato en la provincia-, sumada al temor a la reiteración de un escenario como el dispuesto en 2017, donde varias listas del partido centenario se quedaron con las ganas de competir en las PASO, hace que la figura de Salvador comience a ser blanco de críticas en tiempos en los que el vice de Vidal pone a prueba su liderazgo, con la renovación de autoridades partidarias –este año-, mientras se empieza a discutir el próximo compañero de fórmula bonaerense para los comicios de 2019.
 

 


Diversas fuentes del radicalismo díscolo confiaron a Letra P la existencia de dos opciones: la primera, jugar “en igualdad de condiciones” en las Primarias dentro de Cambiemos. La segunda, “el Plan B”, avanzar en la conformación de un frente electoral “con quienes se piensa parecido”. “No iría en contradicción con nada de lo partidario hoy, se podría llevar adelante. Si hilás más finito, el partido decidió en Gualeguaychu ir con el PRO y no con el massismo, pero (el gobernador de Jujuy, Gerardo) Morales fue con un vice del Frente Renovador y no le implicó ninguna sanción. Eso determinó cierta libertad de acción”, se amparan voces consultadas para no descartar al GEN dentro de las “alternativas” de construcción a futuro. “Dependerá de la voluntad de dejarnos competir y que no te cambien las reglas”, marcaron.

 

MOVIMIENTOS. Según detallaron a Letra P, este fin de semana se realizará una “auto convocatoria” de dirigentes radicales de la Quinta sección electoral en Ayacucho para analizar el escenario regional, provincial y nacional, con un ingrediente particular: se espera la participación de varios intendentes de la zona, entre ellos, el tandilense Miguel Lunghi, quien ya mantuvo chispazos con la estructura PRO –fue con boleta UCR pura en 2017- y es uno de los “propios” más alejados del ala de Vidal. De hecho, la gobernadora, en una actividad reciente en un distrito vecino, se mostró con el abogado mediático Mauricio D’Alessandro –flamante adquisición vidalista-, que viene pidiendo pista para alcanzar la intendencia tandilense. Esto no dejó de disparar malestar en radicales de la Quinta sección.

 

Los movimientos radicales por fuera de la órbita de la conducción partidaria ya comenzarían, así, a contar con presencia de jefes comunales en un contexto donde afloran resquemores por algunas decisiones de la esfera provincial que impactan directamente en las arcas de las comunas, como el proyecto oficial que busca reducir prácticamente a cero impuestos que figuran en facturas de luz y que se destinan a los municipios. Sobre el mitin de Ayacucho, el comité de Salvador tomó nota y no tardó en convocar a un encuentro seccional para el 8 de junio en San Miguel del Monte.

 

LOCRO CRÍTICO. Pero, en inmediata retrospectiva, durante el tradicional locro del 25 de Mayo realizado en Mar del Plata, dirigentes de todas las secciones electorales de la provincia, fundamentalmente del alfonsinismo, comenzaron a analizar la postura a mantener de cara a lo que viene, sin descartarse en avanzar en “alternativas” de no tener un lugar en la interna de Cambiemos en sus jurisdicciones. Antes de ese tradicional almuerzo patrio, se inauguró un busto del ex presidente Raúl Alfonsín en una ceremonia donde sí habló su hijo Ricardo –a diferencia de su silenciosa participación durante el acto organizado por Salvador semanas atrás en La Plata, donde se descubrió un monumento de la figura del ex mandatario.   
 

 


“Ricardo mismo el que planteó la necesidad de que el radicalismo rediscuta el acuerdo electoral dentro de Cambiemos en función de la necesidades de cobrar un mayor protagonismo que  hoy no lo tiene”, sostuvo a Letra P el organizador del locro, el concejal y titular del Comité marplatense, Mario Rodríguez, quien recordó que en 2017, cuando Vidal anuló internas en “La Feliz”, “el Comité Provincia miró para otro lado”.

 

Así, y con miras a próxima renovación de autoridades en el radicalismo bonaerense –no hay fecha fijada aún, pero se espera que sea en octubre-, Rodríguez fijó postura: “Que el Comité esté alguien que tenga independencia de criterio y no esté sometido a presiones. Se torna absolutamente incompatible que quien ocupe la vicegobernación sea a su vez el presidente del Comité”. En tanto, y consultado sobre la posibilidad de que Salvador busque revalidar en 2019 su fórmula como segundo de Vidal, el edil marplatense planteó la necesidad de disputar algo más: “Jugar un partido sabiendo que sólo corre para salir subcampeón es algo raro”.

 

Al pedir una “autocrítica del rol radical dentro de la coalición”, Rodríguez sostuvo que en la conducción nacional y bonaerense de la UCR “no están dispuestos a dar ese debate, han asumido el rol que les otorgó el PRO en Cambiemos, que es de partenaire”.

 

El titular de la UCR Mar del Plata enumeró una serie de políticas del Gobierno que generan “crisis con las posiciones históricas que ha tenido el radicalismo”. “Que un presidente de la Sociedad Rural sea designado ministro no es sencillo de digerir para la UCR, o las decisiones en el área de energía, con respecto a las mineras, los conflictos de intereses de ministros por su pasado reciente en la actividad privada, y el hecho de acudir al FMI. Eso crea un debate dentro de los afiliados en el radicalismo que no se da en la cúpula”, sostuvo para advertir que dirigentes como Salvador “acompañan dócilmente” ese tipo de medidas.

 

Ante eso, el dirigente alfonsinista pidió “discutir estas cuestiones y, si no se da la posibilidad de participar democráticamente en las PASO, como el PRO lo estaba impulsando, me parece que el radicalismo va a tener que salir a decir lo que piensa y, si no, habrá que buscar alguna alternativa”.

 

GENUFLEXO. Los focos críticos para con la conducción de Salvador se avizoran en múltiples puntos del interior bonaerense. Uno de ellos es Bragado, donde la ex titular del Comité local, Celina Sburlatti, consideró: “En el ámbito provincial lo que están haciendo no lo beneficia al radicalismo. Más que adormecido, en la provincia hay un radicalismo casi genuflexo”.
 

 


Y ahondó: “No me gusta lo que está haciendo Daniel como presidente del comité, no tendría que ser la actitud del radicalismo, pero es su decisión, y tiene que ver con una posición que toman dentro de Cambiemos. Lo hacen con convicción, no lo juzgo de mala intención, están convencidos”.

 

Presente también en el locro radical que se desarrolló en Mar del Plata, la dirigente bragadense advirtió que en el llano son indisimulables los resquemores para con el proceder de la conducción boina blanca: “Es generalizado el malestar, gente de todas las secciones electorales dice que hay más malestar en militancia y afiliados que en la dirigencia. Es un malestar de base”.

 

A tono con el reclamo alfonsinista de “mayor dialogo antes de la toma de decisiones” entre los miembros de la alianza gobernante, Sburlatti comentó que en su sector “no hay intención de ruptura ni salir de Cambiemos, pero sí creemos que el Gobierno tiene que dar dialogo y apertura a quienes son sus socios. La crítica no es mala ayuda a gobernar mejor”.

 

En el ámbito local, y luego de álgidas elecciones internas en 2016, Sburlatti reconoció que por estos tiempos existe “alguna conversación” con el titular del Comité Bragado, el ex intendente Orlando Costa, aunque sostuvo: “La realidad es que en general el radicalismo está bastante adormecido y Bragado no escapa a las generalidades de la ley”.

 

Con el antecedente de no haber podido competir internamente en 2017, la dirigente señaló que, de cara a 2019, “hay que tomar los recaudos necesarios”, presentando las listas “directamente con un escribano”, ya que “si no nos dan boleta largas, en el interior podemos competir con boleta corta pero en el conurbano termina siendo una proscripción implícita".


 


UN PASO AL COSTADO. Posiblemente, uno de los distritos bonaerenses donde se respira mayor tensión entre sectores del radicalismo y su interacción con la Intendencia PRO es en Nueve de Julio. Allí, el ex intendente radical Walter Battistella tampoco ahorró críticas a Salvador: “El presidente del Comité Provincia es vicegobernador, por lo tanto, nunca se pude plantar en la vereda de enfrente. Es un error grandísimo, debería dar un paso al costado y a cargo del partido tendría que estar alguien sin un cargo electivo. Salvador se tendría que dar cuenta que se debe haber corrido hace tiempo. Es útil para la gestión pero al partido ningún beneficio, condiciona solo la gobernabilidad pero al partido prácticamente lo han cerrado”.

 

Poniendo de manifiesto su intención de competir en la próxima interna partidaria con su sector recientemente lanzado –“Agrupación Raúl Alfonsín” -, Battistella comentó: “Estamos trabajando con la idea de, en primera instancia, llegar a manejar el partido para plantear de manera distinta diferencias al gobierno que nos está conduciendo (en el orden local el municipio es administrado por Mariano Barroso)”. Así, retrató el escenario interno convulsionado en su distrito: “Hay tres sectores alineados con la política del intendente municipal y de Cambiemos. Nosotros no renegamos de eso, pero tenemos trayectoria para hacer planteos, para enriquecer propuestas. Sólo se comunican las cosas que se van a realizar o nos enteramos por los medios. No hay debate”.
 

 



Al cuestionar el proceder de los concejales UCR que aceptaron la propuesta del intendente de presidir el bloque local de Cambiemos sin consultar al partido, Battistella apuntó: “Nos informaron como una cosa consumada. Nuestros representantes dentro del Concejo Deliberante no discuten dentro del ámbito partidario.

 

Al remarcar que “siempre fue escaso el diálogo” con el intendente Barroso, el ex jefe comunal también criticó que la UCR no tiene injerencia en las decisiones locales: “Se sientan muy cómodos al lado de quien está manejando el poder” y machacó el escaso funcionamiento de la estructura partidaria.  En este punto, no dejó de deslizar dardos hacia la figura del diputado bonaerense oriundo de ese distrito, Jorge Silvestre: “No va hace seis meses al comité”.

 

milei logro aprobar una version xxs de la ley omnibus despues de ceder hasta el final
Eduardo Vischi, jefe del bloque UCR del Senado, complica la aprobación de la ley ómnibus. 

También te puede interesar