UCR en disputa

Ganadores y perdedores en las elecciones internas del radicalismo bonaerense

La convención de Gualeguaychú gana peso, aunque la baja concurrencia de afiliados a las urnas, muestra una oportunidad perdida para exhibir un partido fortalecido. Todos los resultados.

Previo al pasado domingo 23, ya se advertía que en el radicalismo bonaerense el gran ganador fue el grupo más alineado a la construcción política desde Cambiemos. Con Daniel Salvador a la cabeza, dos tercios de la flamante conducción del Comité Provincia de Buenos Aires (los sectores del vicegobernador y del diputado Maximiliano Abad) apuestan a profundizar el camino tomado por el partido centenario a partir de la convención de Gualeguaychú. Relegado y disminuido en su poder, aparece el sector referenciado por el ya ex titular de la UCR provincial, Ricardo Alfonsín.

 

El acuerdo en el orden bonaerense se replicó en listas de unidad en la gran mayoría de los 135 distritos. Sin embargo, en poco menos de un 20% de ellos, las disputas fueron tan inevitables como álgidas. Además de los cruces sobre el perfil del partido, la tensión por irregularidades denunciadas en cuanto a avales e integrantes de listas, llegó a la Justicia en algunos casos.

 

En tanto, se suspendieron elecciones internas a último momento, tal como sucedió en 9 de julio por presuntas irregularidades en una de las listas, y en La Matanza, ya que no estaban habilitados los lugares de votación y se pasó la interna para el 13 de noviembre.

 

ESCASA CONCURRENCIA. Más allá de los casos expuestos a lo largo de las últimas semanas por Letra P, las internas registradas en menos de 30 municipios tuvieron un común denominador: una baja afluencia de afiliados a las urnas.

 

A modo de ejemplo, se puede señalar la capital provincial, donde de 31 mil habilitados en el padrón, sólo concurrieron 3400. En Malvinas Argentinas, de un padrón cercano a los 10 mil afiliados, sólo votaron 337. En Salto, sufragaron 184 personas sobre un padrón de 1600 boinas blanca. Dentro de esos bajos índices, se destacan mejores convocatorias en Saavedra (votaron 289 personas de las 1000 habilitadas en el padrón y en Bragado, donde, de 3256 registrados votaron 1048.

 

Esta reticencia del afiliado radical al momento de elegir sus autoridades marcó una derrota para el partido centenario que, así, perdió una buena oportunidad para lucir una estructura fortalecida y revitalizada al ser parte de un frente de Gobierno. Esa lectura hacia la que apunta la actual dirigencia, no se plasmó el pasado domingo, sino todo lo contrario.  

 

GRANDES DERROTADOS. En dos ciudades bonaerenses fuertes se han registrado grandes perdedores. En La Plata, el ex diputado Sergio Panella, quien buscó marcar diferencia asociando a su rival con el PRO, cayó estrepitosamente ante el concejal Claudio Frangul. Además del contundente resultado general (2100 a 1300), Frangul ganó en los ocho comités platenses, mientras que en las secciones 1ª, 2ª y 8ª ganó con más del 80% por lo que metió los tres delegados y Panella se quedó con las manos vacías.

 

En Mar del Plata, Vilma Baragiola sumó un peldaño más abajo en su cada vez más lejano intento por llegar a la Intendencia de General Pueyrredón. La actual funcionaria municipal perdió por más de 300 votos (969 a 639) a manos del concejal Mario Rodríguez, quien contó con el apoyo del flamante secretario general del Comité a nivel provincial, el diputado Maximiliano Abad.

 

En los dos distritos más calientes en lo que refiere a judicialización de la elección, se impusieron los candidatos denunciados: Orlando Costa (Bragado) y Gustavo Santillán (Villegas).

 

espana exige que milei se disculpe por llamar corrupta a la esposa de sanchez
Maximiliano Pullaro a los abrazos, aquí y allá. 

También te puede interesar