LEGISLATURA PORTEÑA

No afloja: Rodríguez Larreta se quedó con una legisladora de Lousteau

Natalia Fidel dejó Evolución y se sumó a Vamos Juntos, que integran PRO, Confianza Pública y Coalición Cívica. El oficialismo estira aún más la mayoría en el Poder Legislativo. El rol clave de Ocaña.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, continúa con su lenta pero ruidosa disputa con Martín Lousteau: en una sorpresiva apertura del mercado de pases previa al inicio del año legislativo, la ex Evolución Natalia Fidel anunció su desembarco en la alianza oficialista Vamos Juntos, merced a su buen vínculo y el trabajo de “hormiga” de Graciela Ocaña.

 

Con la flamante incorporación, el oficialismo porteño aumenta la cantidad de bancas propias y se afianza como la primera mayoría con 34 votos propios, tres más que la cantidad necesaria para sancionar en soledad iniciativas como el Presupuesto, la toma de deuda y rezonificar terrenos, entre otras normas. La noticia impacta por el factor sorpresa, pero también por el vínculo de la legisladora con Lousteau. Hacia dentro del equipo del ex embajador integraba, junto a la diputada María Inés Gorbea y el peronista Federico Saravia, el sector autodenominado “los independientes”; dirigentes de confianza de Lousteau que no integraban un partido político.

 

El pase quedará inmortalizado este lunes por la tarde cuando Fidel y Ocaña recorran el avance de las obras del Polo Educativo de Villa Lugano. La líder de Confianza Pública es la arquitecta de la jugada. Junto al diputado Diego García Vilas, hombre de confianza de la ex jefa del PAMI, trabajaron durante meses para concretar el acercamiento.

 

Fidel comunicó que desde el 1 de marzo integrará el espacio Confianza Pública. Posiblemente se afilie y empiece a tomar protagonismo en el partido, pero la decisión de abandonar el armado de Lousteau trae aparejada una ayuda para Rodríguez Larreta y Vamos Juntos. Tras la integración, suben los activos hacia dentro de la alianza Cambiemos para Ocaña, que viene de mostrarse en público con el jefe de Gobierno, con quien lo une una estrecha relación política, como publicó Letra P.

 

 

 

Al mismo tiempo, Rodríguez Larreta blanquea que su tensión con Lousteau se mantiene a flor de piel, luego de caza de brujas emprendida contra funcionarios ligados al economista. Este medio informó que el alcalde prometió a Mauricio Macri la constitución de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires, pero que batallará para que la integración con la Unión Cívica Radical porteña y el ex embajador sea “paso a paso” y, de ser posible, en el epílogo de la disputa por las candidaturas para las elecciones del 2019.

 

El pase de Fidel fortalece al jefe de Gobierno, a pesar de que él y su entorno negarán cualquier intromisión en Evolución. Es parte de la estrategia bifronte que señaló Letra P y que Larreta aplicará para los comicios venideros: en público, insistirá con que su única obsesión es la gestión y el avance de las obras; en privado, teje día a día para fortalecer su alianza con Ocaña y Elisa Carrió y trabaja solapadamente para complicar el crecimiento del ex embajador. El macrismo ahora posa los ojos en la relación entre el socialista Roy Cortina y el bloque de Lousteau. El vínculo de Cortina con Lousteau y el ex presidente de la UCR capitalina Emiliano Yacobitti se mantiene, pero a fines de 2017 el PRO sonrío cuando los legisladores de Evolución no votaron la designación del socialista como vicepresidente III del Parlamento.

 

“Considero que en la política moderna hay que construir desde el diálogo y la diversidad y por ese motivo he tomado la decisión de sumarme a Confianza Pública”, argumentó Fidel, que asumió en 2015 en la lista que encabezó Lousteau como jefe de Gobierno. Por ese entonces, Ocaña y Carrió confluían con “Guga” en el frente electoral Energía Ciudadana Organizada (ECO).

 

Ocaña y García Vilas mantuvieron la relación y el contacto con Fidel desde que ingresaron a la Legislatura. Incluso, “la hormiguita” mantuvo el diálogo una vez que asumió en la Cámara de Diputados, tras encabezar la nómina de Cambiemos y resultar, por su competencia en la provincia de Buenos Aries, la candidata más votada del país. Ambas aducen un vínculo político personal y “sintonía” en temas de gestión como educación y salud.

 

 

 

“Graciela es una dirigente valiente y comprometida que ha demostrado tener la virtud de dialogar y construir acuerdos sin alejarse de sus valores”, afirmó la Diputada”, agregó Fidel mediante un comunicado publicado en redes sociales. 

 

La noticia sacudió al espacio de Lousteau y tomó de sorpresa a varios dirigentes, incluso a compañeros de banca que se enteraron minutos después de que Fidel lo hiciera público por medio de un tweet. Será tema de debate en la reunión del martes a la que el ex embajador convocó a sus dirigentes.

 

La diputada, como muchos de los ediles de Evolución, jamás cortó el vínculo con el PRO. Sus comienzos en política se remontan a la fundación Unidos del Sud, de la mano de Francisco de Narváez. La fusión de los equipos técnicos del empresario con los de Macri (Fundación Creer y Crecer), en ese entonces Compromiso para el Cambio, logró que Fidel entrara en contacto con hombres y mujeres que hoy son figuras prominentes de Cambiemos. En esa época también conoció a Lousteau, quien la reincorporó a la política tras año en la actividad privada como consultora y un fugaz paso por el Congreso de la Nación como asesora.

 

Si bien el acuerdo se desplomó cuando Macri optó por competir en la Ciudad, Fidel fue la candidata número 30 a legisladora porteña en la lista que encabezaron Macri y Gabriela Michetti por la Jefatura de Gobierno en 2007. Sin embargo, Fidel no formó parte del macrismo y cuando el PRO ganó ese año la Ciudad se dedicó al sector privado.

 

Guillermo de Rivas, Adriana Nazario y Guillermo Parodi compiten por la intendencia de Río Cuarto. 
pilar suma 200 nuevos efectivos policiales al sistema integral de seguridad

También te puede interesar