X

Rocca inocente: por qué el Gobierno decidió bancar al CEO de Techint

Tras escuchar, vía operadores, las razones del empresario, Macri y los ministros decidieron mostrarse con el único inversor productivo del modelo. La estrategia “poner la cara” para salvar el holding.
Por 14/12/2018 11:09

Se necesitan mutuamente. O, más bien, uno necesito un poco más del otro. El acuerdo es tácito pero existe y se ve en la gestualidad. Recién desembarcado de su viaje por México, el CEO de Techint, Paolo Rocca, participó del Foro Pro Pyme, que año a año organiza el holding del acero, en el mismo panel que el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. Hacía pocas horas el fiscal de la causa de los Cuadernos K, Carlos Stornelli, había realizado el pedido de prisión preventiva para el italiano. Poco le importó al empresario y siguió moviéndose como antes de los hechos que se le imputan: reuniones con políticos, interés en la cuestión internacional y perfil alto para salir del laberinto judicial por arriba. Tampoco le importa demasiado a Cambiemos qué es lo que ocurra con la situación judicial: están convencidos de que el hecho se resolverá positivamente a favor de Techint.

 

 

¿De dónde sacó el Gobierno el convencimiento para encarar una renovada relación con Rocca? Luego de la imputación de la mano derecha del CEO, Luis Betnaza, Techint empezó a utilizar otros interlocutores que le hicieron llegar a la Casa Rosada la teoría del holding y la explicación técnica del caso. “Confiemos y veamos”, contestó Mauricio Macri ante la serie de razones que incluye una central: en Techint aseguran que no pagaron coimas, sino que el dinero entregado fue la única forma de sacar a la gente de Sidor en Venezuela. “Si tuviéramos que hacerlo de nuevo, lo haríamos”, le habría contado una alta fuente de la acerífera a un empresario del rubro. Los abogados de la empresa argumentan que Betnaza confesó la situación de manera voluntaria en una testimonial. Es decir, no estaba obligado a detallar cosas que sí contó. Ergo, observan que hubo una colaboración con información.

 

Rocca, en su reciente visita a México. Estando allí se enteró del pedido de preventiva de Stornelli. 

 

En paralelo, los letrados le recomendaron al italiano que salga a poner la cara en persona. Le citaron el ejemplo de otro pope del establishment, el banquero del Macro, Jorge Brito, alejado de las cámaras mientras aparece en causas complejas. 

A Rocca le pidieron que sea él mismo quien hable en público, de este y otros temas. Creen que ésta es la única forma de revertir la caída en las acciones que está teniendo Tenaris. El dato no es menor: en Estados Unidos hay pooles de abogados que intentan convencer a accionistas de Techint de demandar a la empresa ante la SEC por el daño sufrido en sus acreencias tras el sacudón de los cuadernos y otras denuncias que la empresa tiene en Italia, Brasil y el país del norte.

Recuerdan, además, que hace unos años un empleado de Techint que se desempeñaba en África confesó presuntos delitos cometidos en tándem con el Estado y terminó siendo saldado con una multa en los Estados Unidos.

 

 

En el Gobierno, tanto en la Jefatura de Gabinete como en cuadros del ámbito porteño que tienen vínculo con Rocca, no ocultan la intención de revincularse con Techint en el medio del escándalo de las coimas a funcionarios del kirchnerismo. “Cuanto más se sepa, mejor”, grafican.

El oficialismo está tan influenciado por las ideas de Techint que hasta condicionó (en la reunión del G20) la relación diplomática con China con argumentos exactos a los que usan los Rocca boys para referirse a los perjuicios de negociar con el gigante asiático. "Hay que tener mucho cuidado con el contexto competitivo global de la industria del acero, que está muy distorsionado por la sobrecapacidad, la política de China y la fuerte intervención de muchos estados. Es importante defender al sector", dijo el propio Rocca en Pro Pyme.

 

Cristina Kirchner junto a Rocca. La posición del holding sobre el procedimiento en Sidor es "lo volveríamos a hacer". 

 

En este escenario, en el entorno de Rocca entienden que el Gobierno no pudo, a pesar de los pedidos, contener la acción del fiscal Stornelli para frenar la acusación. Una sugerencia que parece haber llegado con éxito al juez de la causa, Claudio Bonadio. Esas mismas fuentes relataron que Paolo está enojado con Macri y que, en privado, avisó en repetidas oportunidades que “la inversión que tenemos acá no es tan importante para nosotros y sí para el país y para el Gobierno, así que…”.

En tan solo un año, Techint destinó U$S2.300 millones para el área Fortín de Piedra, que en tiempo récord empezó a sacar recursos que representan el 10% del total de la producción nacional. Para Macri, que se ha tomado a Vaca Muerta como el brote verde de la recesión, es un activo ese dinero que hay que cuidar como el oro.

Golpeado por los cuadernos, Rocca es el único de la tríada de los grandes CEOs, junto a Héctor Magnetto, de Clarín; y Luis Pagani, de Arcor, que juegan en la escena pública apostando por el oficialismo y que, además, monetizan el respaldo. Pero la lógica es política y, con años en la rueda, el holding reclama pruebas de amor que por ahora no aparecen.

Rocca inocente: por qué el Gobierno decidió bancar al CEO de Techint

Tras escuchar, vía operadores, las razones del empresario, Macri y los ministros decidieron mostrarse con el único inversor productivo del modelo. La estrategia “poner la cara” para salvar el holding.

Se necesitan mutuamente. O, más bien, uno necesito un poco más del otro. El acuerdo es tácito pero existe y se ve en la gestualidad. Recién desembarcado de su viaje por México, el CEO de Techint, Paolo Rocca, participó del Foro Pro Pyme, que año a año organiza el holding del acero, en el mismo panel que el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. Hacía pocas horas el fiscal de la causa de los Cuadernos K, Carlos Stornelli, había realizado el pedido de prisión preventiva para el italiano. Poco le importó al empresario y siguió moviéndose como antes de los hechos que se le imputan: reuniones con políticos, interés en la cuestión internacional y perfil alto para salir del laberinto judicial por arriba. Tampoco le importa demasiado a Cambiemos qué es lo que ocurra con la situación judicial: están convencidos de que el hecho se resolverá positivamente a favor de Techint.

 

 

¿De dónde sacó el Gobierno el convencimiento para encarar una renovada relación con Rocca? Luego de la imputación de la mano derecha del CEO, Luis Betnaza, Techint empezó a utilizar otros interlocutores que le hicieron llegar a la Casa Rosada la teoría del holding y la explicación técnica del caso. “Confiemos y veamos”, contestó Mauricio Macri ante la serie de razones que incluye una central: en Techint aseguran que no pagaron coimas, sino que el dinero entregado fue la única forma de sacar a la gente de Sidor en Venezuela. “Si tuviéramos que hacerlo de nuevo, lo haríamos”, le habría contado una alta fuente de la acerífera a un empresario del rubro. Los abogados de la empresa argumentan que Betnaza confesó la situación de manera voluntaria en una testimonial. Es decir, no estaba obligado a detallar cosas que sí contó. Ergo, observan que hubo una colaboración con información.

 

Rocca, en su reciente visita a México. Estando allí se enteró del pedido de preventiva de Stornelli. 

 

En paralelo, los letrados le recomendaron al italiano que salga a poner la cara en persona. Le citaron el ejemplo de otro pope del establishment, el banquero del Macro, Jorge Brito, alejado de las cámaras mientras aparece en causas complejas. 

A Rocca le pidieron que sea él mismo quien hable en público, de este y otros temas. Creen que ésta es la única forma de revertir la caída en las acciones que está teniendo Tenaris. El dato no es menor: en Estados Unidos hay pooles de abogados que intentan convencer a accionistas de Techint de demandar a la empresa ante la SEC por el daño sufrido en sus acreencias tras el sacudón de los cuadernos y otras denuncias que la empresa tiene en Italia, Brasil y el país del norte.

Recuerdan, además, que hace unos años un empleado de Techint que se desempeñaba en África confesó presuntos delitos cometidos en tándem con el Estado y terminó siendo saldado con una multa en los Estados Unidos.

 

 

En el Gobierno, tanto en la Jefatura de Gabinete como en cuadros del ámbito porteño que tienen vínculo con Rocca, no ocultan la intención de revincularse con Techint en el medio del escándalo de las coimas a funcionarios del kirchnerismo. “Cuanto más se sepa, mejor”, grafican.

El oficialismo está tan influenciado por las ideas de Techint que hasta condicionó (en la reunión del G20) la relación diplomática con China con argumentos exactos a los que usan los Rocca boys para referirse a los perjuicios de negociar con el gigante asiático. "Hay que tener mucho cuidado con el contexto competitivo global de la industria del acero, que está muy distorsionado por la sobrecapacidad, la política de China y la fuerte intervención de muchos estados. Es importante defender al sector", dijo el propio Rocca en Pro Pyme.

 

Cristina Kirchner junto a Rocca. La posición del holding sobre el procedimiento en Sidor es "lo volveríamos a hacer". 

 

En este escenario, en el entorno de Rocca entienden que el Gobierno no pudo, a pesar de los pedidos, contener la acción del fiscal Stornelli para frenar la acusación. Una sugerencia que parece haber llegado con éxito al juez de la causa, Claudio Bonadio. Esas mismas fuentes relataron que Paolo está enojado con Macri y que, en privado, avisó en repetidas oportunidades que “la inversión que tenemos acá no es tan importante para nosotros y sí para el país y para el Gobierno, así que…”.

En tan solo un año, Techint destinó U$S2.300 millones para el área Fortín de Piedra, que en tiempo récord empezó a sacar recursos que representan el 10% del total de la producción nacional. Para Macri, que se ha tomado a Vaca Muerta como el brote verde de la recesión, es un activo ese dinero que hay que cuidar como el oro.

Golpeado por los cuadernos, Rocca es el único de la tríada de los grandes CEOs, junto a Héctor Magnetto, de Clarín; y Luis Pagani, de Arcor, que juegan en la escena pública apostando por el oficialismo y que, además, monetizan el respaldo. Pero la lógica es política y, con años en la rueda, el holding reclama pruebas de amor que por ahora no aparecen.