X

Trump pegó primero y dejó a Macri en medio de las balas de la guerra comercial

El estadounidense tensiona la cuerda con China y complica la paz que busca el Gobierno para el cierre de la Cumbre de Líderes. Faurie le bajó el tono al comunicado.
Por 30/11/2018 11:58

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, calentó la Cumbre de Líderes del G20 que se desarrolla en Buenos Aires al dejar trascender que, en su diálogo con Mauricio Macri, hablaron de la "actividad económica depredadora china". La versión corrió por cuenta de la vocera del mandatario, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado que contiene una breve minuta de la reunión de 45 minutos entre ambos presidentes y algunas declaraciones.

 

 

“Hoy, antes del inicio de la Cumbre del G20, el Presidente Trump y el Presidente Macri se reunieron durante el desayuno... Los dos líderes reiteraron su compromiso compartido de enfrentar los desafíos regionales como Venezuela y la actividad económica depredadora china", fue la descripción que hizo la vocera en plena Cumbre de Líderes y en el marco de una búsqueda del Gobierno por disminuir la tensión producto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que golpea fuertemente en América Latina.

El continente americano se convirtió en uno de los escenarios en que se produce este enfrentamiento entre ambas potencias por el largo historial de posicionamiento de Estados Unidos sobre la región y el crecimiento de la influencia china de los últimos años, con marcados proyectos de infraestructura, inversión y hasta préstamos millonarios en dólares con distintos países latinoamericanos.

Sanders también hizo hincapié en que el encuentro reafirmó "la fuerte relación entre Estados Unidos y Argentina" y que ambos mandatarios discutieron sobre la "intención" del gobierno de Macri de expandir sus rutas comerciales y avanzar hacia un "comercio justo" entre los dos países.

Atento a la repercusión de las declaraciones e interpretaciones, el Gobierno salió a apagar cualquier posible foco de incendio del plan de instaurar la paz y terminar la Cumbre con un comunicado conjunto que satisfaga a todos. Rápido de reflejos, el canciller Jorge Faurie mostró sorpresa por la definición y le bajó el tenor al tema: "No creo que haya sido así". "El adjetivo 'depredador' corre por cuenta de su comunicado", aclaró.

 

 

Letra P adelantó que este escenario era posible en una nota de Lisandro Sabanés publicada esta semana en la que se señala la tensión latente por el acuerdo que la Argentina podría rubricar con China para el financiamiento, por parte del gigante asiático, de la tercer Atucha.

En tanto, en una nota de Claudio Mardones publicada a mediados noviembre, este portal había informado sobre las aspiraciones del presidente Macri de convertirse en una suerte de celestino entre Trump y el chino Xi Jinping.

En la previa al encuentro entre Trump y Macri, la Casa Rosada calificaba como un "gesto" la decisión de la comitiva estadounidense de visitar Balcarce 50 ante la "agenda apretada" del titular de la Casa Blanca, que incluyó la reunión con Justin Trudeau (Canada) y Enrique Peña Nieto (México) para dar por finalizado la re-negociación del NAFTA y el encuentro - aún no confirmado- con Xi Jinping.

 

 

A pesar de este imprevisto, el Gobierno se muestra "satisfecho" con la bilateral entre Macri y Trump y destaca la "sintonía" entre ambos en torno a la postura diplomática sobre la situación de Venezuela, por ejemplo. Además, hubo una visión compartida sobre el desarrollo del yacimiento Vaca Muerta y la cuestión anecdótica para descomprimir tensión: el recuerdo de las partidas de golf y los negocios que cruzaron a ambos en sus años de empresarios. Incluso, el propio Macri buscó bajar la tensión e intentó poner paños fríos: "La esencia del G20 es promover el diálogo", lanzó durante su discurso de apertura de la Cumbre.

 

Macri durante su discurso de apertura de la Cumbre de Líderes del G20 (FOTO: Noticias G20)

 

“Hubo un gran trabajo exitoso, uno de los grandes trabajos que hicimos en Manhattan, en la época en que yo era solamente un ciudadano civil, sin saber que su hijo, en un momento, se convertiría en presidente de Argentina”, contó Trump al recordar sus negocios con Franco Macri.

La declaración sobre la actividad económica "depredadora" de China complica la meta de pacificación y tregua que planea el Gobierno para la primera Cumbre del G20 que se realiza en América del Sur y que tendrá un capítulo especial el domingo, con la reunión de lideres ya finalizada. El Presidente y la primera dama, Juliana Awada, abrirán las puertas de la Quinta de Olivos para recibir a Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan. Esta reunión estará enmarcada como una visita de Estado y contará con la presencia de toda la delegación de China. A su vez, el Gobierno cursó invitación a miembros del Poder Legislativo y Judicial. Se espera la presencia del titular de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, entre otros.

 

El presidente Macri y Xi Jinping durante el ingreso a la Cumbre de Líderes del G20 en Costa Salguero (FOTO: Noticias G20)

 

Macri y Xi Jinping se encontrarán en la residencia de Olivos y rubricarán un plan de acción bilateral para los próximos cinco años. Además, se incluye la firma de 40 acuerdos vinculados a las áreas de finanzas, transporte, ciencia y energía. Además, participarán de una ofrenda floral en honor al general José de San Martín y, a continuación, las comitivas intercambiarán los saludos protocolares.

También se realizará el anuncio y exhibición de la Condecoración de la Orden del Libertador San Martín a Xi Jinping. Después, los presidentes harán una declaración a la prensa para luego pasar al almuerzo en la quinta presidencial. Habrá brindis y declaraciones de ambos mandatarios para poner fin el encuentro y, de alguna manera, a la ajetreada agenda del G20

Trump pegó primero y dejó a Macri en medio de las balas de la guerra comercial

El estadounidense tensiona la cuerda con China y complica la paz que busca el Gobierno para el cierre de la Cumbre de Líderes. Faurie le bajó el tono al comunicado.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, calentó la Cumbre de Líderes del G20 que se desarrolla en Buenos Aires al dejar trascender que, en su diálogo con Mauricio Macri, hablaron de la "actividad económica depredadora china". La versión corrió por cuenta de la vocera del mandatario, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado que contiene una breve minuta de la reunión de 45 minutos entre ambos presidentes y algunas declaraciones.

 

 

“Hoy, antes del inicio de la Cumbre del G20, el Presidente Trump y el Presidente Macri se reunieron durante el desayuno... Los dos líderes reiteraron su compromiso compartido de enfrentar los desafíos regionales como Venezuela y la actividad económica depredadora china", fue la descripción que hizo la vocera en plena Cumbre de Líderes y en el marco de una búsqueda del Gobierno por disminuir la tensión producto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que golpea fuertemente en América Latina.

El continente americano se convirtió en uno de los escenarios en que se produce este enfrentamiento entre ambas potencias por el largo historial de posicionamiento de Estados Unidos sobre la región y el crecimiento de la influencia china de los últimos años, con marcados proyectos de infraestructura, inversión y hasta préstamos millonarios en dólares con distintos países latinoamericanos.

Sanders también hizo hincapié en que el encuentro reafirmó "la fuerte relación entre Estados Unidos y Argentina" y que ambos mandatarios discutieron sobre la "intención" del gobierno de Macri de expandir sus rutas comerciales y avanzar hacia un "comercio justo" entre los dos países.

Atento a la repercusión de las declaraciones e interpretaciones, el Gobierno salió a apagar cualquier posible foco de incendio del plan de instaurar la paz y terminar la Cumbre con un comunicado conjunto que satisfaga a todos. Rápido de reflejos, el canciller Jorge Faurie mostró sorpresa por la definición y le bajó el tenor al tema: "No creo que haya sido así". "El adjetivo 'depredador' corre por cuenta de su comunicado", aclaró.

 

 

Letra P adelantó que este escenario era posible en una nota de Lisandro Sabanés publicada esta semana en la que se señala la tensión latente por el acuerdo que la Argentina podría rubricar con China para el financiamiento, por parte del gigante asiático, de la tercer Atucha.

En tanto, en una nota de Claudio Mardones publicada a mediados noviembre, este portal había informado sobre las aspiraciones del presidente Macri de convertirse en una suerte de celestino entre Trump y el chino Xi Jinping.

En la previa al encuentro entre Trump y Macri, la Casa Rosada calificaba como un "gesto" la decisión de la comitiva estadounidense de visitar Balcarce 50 ante la "agenda apretada" del titular de la Casa Blanca, que incluyó la reunión con Justin Trudeau (Canada) y Enrique Peña Nieto (México) para dar por finalizado la re-negociación del NAFTA y el encuentro - aún no confirmado- con Xi Jinping.

 

 

A pesar de este imprevisto, el Gobierno se muestra "satisfecho" con la bilateral entre Macri y Trump y destaca la "sintonía" entre ambos en torno a la postura diplomática sobre la situación de Venezuela, por ejemplo. Además, hubo una visión compartida sobre el desarrollo del yacimiento Vaca Muerta y la cuestión anecdótica para descomprimir tensión: el recuerdo de las partidas de golf y los negocios que cruzaron a ambos en sus años de empresarios. Incluso, el propio Macri buscó bajar la tensión e intentó poner paños fríos: "La esencia del G20 es promover el diálogo", lanzó durante su discurso de apertura de la Cumbre.

 

Macri durante su discurso de apertura de la Cumbre de Líderes del G20 (FOTO: Noticias G20)

 

“Hubo un gran trabajo exitoso, uno de los grandes trabajos que hicimos en Manhattan, en la época en que yo era solamente un ciudadano civil, sin saber que su hijo, en un momento, se convertiría en presidente de Argentina”, contó Trump al recordar sus negocios con Franco Macri.

La declaración sobre la actividad económica "depredadora" de China complica la meta de pacificación y tregua que planea el Gobierno para la primera Cumbre del G20 que se realiza en América del Sur y que tendrá un capítulo especial el domingo, con la reunión de lideres ya finalizada. El Presidente y la primera dama, Juliana Awada, abrirán las puertas de la Quinta de Olivos para recibir a Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan. Esta reunión estará enmarcada como una visita de Estado y contará con la presencia de toda la delegación de China. A su vez, el Gobierno cursó invitación a miembros del Poder Legislativo y Judicial. Se espera la presencia del titular de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, entre otros.

 

El presidente Macri y Xi Jinping durante el ingreso a la Cumbre de Líderes del G20 en Costa Salguero (FOTO: Noticias G20)

 

Macri y Xi Jinping se encontrarán en la residencia de Olivos y rubricarán un plan de acción bilateral para los próximos cinco años. Además, se incluye la firma de 40 acuerdos vinculados a las áreas de finanzas, transporte, ciencia y energía. Además, participarán de una ofrenda floral en honor al general José de San Martín y, a continuación, las comitivas intercambiarán los saludos protocolares.

También se realizará el anuncio y exhibición de la Condecoración de la Orden del Libertador San Martín a Xi Jinping. Después, los presidentes harán una declaración a la prensa para luego pasar al almuerzo en la quinta presidencial. Habrá brindis y declaraciones de ambos mandatarios para poner fin el encuentro y, de alguna manera, a la ajetreada agenda del G20