X
Tras el ultimátum de Lilita al Presidente, que incluyó un pedido de juicio político contra un ministro del Gobierno, se aquietaron los cortocircuitos entre el PRO y la Coalición Cívica.
Redacción 09/10/2018 11:14

El presidente Mauricio Macri reaccionó a tiempo para frenar la espiral de tensión entre el PRO y la Coalición Cívica. Este martes buscó poner paños fríos y aprovechó la reunión de jueces y funcionarios judiciales del G20 (J20) para aclarar que “Argentina está combatiendo la corrupción”, tras las furiosas declaraciones de Elisa Carrió por la posibilidad de que Cristina Fernández de Kirchner vaya a prisión y la absolución de Carlos Menem, que incluyeron un pedido de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano.

Macri no la mencionó a Carrió, pero el mensaje fue claro y tiene como objetivo frenar la escalada de fuego amigo iniciada la semana pasada. “La Argentina se encuentra hoy fuertemente comprometida con la institucionalidad y combatiendo la corrupción y la impunidad.  Esta tarea se realiza impulsando leyes e iniciativas para que la Justicia sea la misma para todos, sin privilegios”, aseguró el Presidente. En tanto, en la Coalición Cívica se encargan de aclarar que bajó la espuma del conflicto, aunque advierten: "Con la Justicia no se jode".

 

 

Días atrás, la diputada cruzó al ministro Garavano porque dijo que “nunca es bueno que se pida la detención o se detenga preventivamente a un ex presidente”. Esa consideración enfureció a Carrió y motivó un pedido de juicio político. Además, la chaqueña publicó una carta en Facebook dirigida a Macri en la que afirmó que una parte del Gobierno “garantiza” la impunidad.

 

 

Los cruces persistieron hasta el fin de semana y redundaron una declaración fuerte de Carrió en torno a que Macri debía “elegir” entre ella o Daniel “el Tano” Angelici, presidente del Club Boca Juniors y operador judicial de la Casa Rosada.

“La lucha contra la corrupción es un aspecto fundamental en esta tarea y su visión enriquece este proceso”, planteó Macri este martes, a sabiendas de que logró, más tarde de lo habitual, calmar la tensión con Carrió.