X
Soria desplegó el diálogo y llamó a recuperar la provincia junto al Frente Renovador. La estrategia del gobernador Weretilneck y Cambiemos (Fotos: Patagonia Foto Press).
Por 07/02/2017 15:09

La foto de Sergio Massa y Martín Soria marca la agenda de 2019. En Río Negro se entiende como una maniobra para reconquistar al peronismo disconforme (antes del medio término) que alguna vez supo referenciarse en el senador Miguel Ángel Pichetto. Hasta en espacios opositores al intendente de General Roca razonan que el encuentro en el cierre de la Fiesta Nacional de la Manzana abre otro escenario. "Tenemos que ver cómo recuperamos la provincia de Río Negro, juntos", fue la definición del dueño de casa sobre la visita.

El distendido paso de la cúpula renovadora por General Roca, el último fin de semana, sirvió para ordenar el próximo tramo de la campaña que tiene a Soria como un actor principal. Para Massa, que se muestra con varios referentes orgánicos del justicialismo, fue sumar otra foto con un dirigente apuntalado en la gestión. “Voy a trabajar para suturar las heridas que al peronismo, y a todos los argentinos, les generó la corrupción”. La frase, en clara alusión a los dichos que Cristina Fernández de Kirchner habría vertido sobre el Partido Justicialista (PJ), que conduce José Luis Gioja, provocó la reacción del sector kirchnerista más duro.

“Trabajé siempre, y lo seguiré haciendo, para que en 2019 tengamos un gobernador peronista y del FpV. No de Massa, que es Macri”, expresó el diputado nacional Martín Doñate, uno de los referentes que tiene La Cámpora. “Estoy en la misma posición; pienso cosas peores de Massa que hace dos años, cuando se mostró con Weretilneck”, le comentó a Letra P el legislador. Según pudo averiguar este portal, Doñate se comunicó con Soria para manifestarle su disconformidad y por eso nunca apareció en el predio ubicado en el ingreso a la ciudad.

La idea de aislar a lo que José Ignacio De Mendiguren llamó la “pata extinta” del peronismo divide aguas en el Frente para la Victoria. El espacio (hoy minoritario) referenciado en Doñate y el Frente Ciudadano queda en una posición complicada por fuera de toda estructura rumbo a los procesos electorales.

"Confiamos en la muñeca del presidente para que estén todos los sectores adentro", reconoció el titular del bloque en la Legislatura, Alejandro Marinao. Un diputado que trabaja para Soria gobernador le bajó el tono pero no desconoció el impacto interno. "Ya pasó el sacudón", se sinceró.

 

 

OFICIALISMO. La foto de Massa no es lo único que modificó el escenario. En el oficialista Juntos Somos Río Negro (JRN) se asoma el vicegobernador como potencial candidato para las legislativas.“La prioridad es ganar”, anticipó Pedro Pesatti en un claro análisis del escenario crucial para Weretilneck, que necesita hacerse de soldados en el Congreso.

El triunfo de 2015 ante Pichetto y el FpV –con el que luego se reconcilió– le impidió presentar candidatos propios en las elecciones presidenciales que también definían diputados. Aquel año, cuando el camporismo logró bajarle la lista al sector más ortodoxo del PJ, el flamante gobernador se quedó sin legisladores nacionales y debió negociar ayuda de Pichetto. Ahora, de la forma en que lo plantea uno de sus ministros, se valora la idea de una reforma constitucional para ir dentro de dos años por un tercer mandato.

Al igual que para JSRN, estos comicios son especiales en la alianza Cambiemos. La Unión Cívica Radical (UCR) no se resigna a perder el espacio que supo tener durante 28 años e impulsa una interna contra el PRO que, gracias a los delegados nacionales, logra sustento en la proyección territorial de los intendentes. “Nuestro aporte es el de los municipios, allí está el respaldo de la gente”, expresó a este portal el representante del Ministerio del Interior en suelo rionegrino, Juan Martín. En la coordinación del grupo 10D (10 de Diciembre), la cofradía de mandatarios locales que armó para defender a Macri y marcarle territorio al Ejecutivo, recae su poder.

Pese a los inconvenientes actuales, se mira de reojo el año 2019. "Foulkes sería un buen candidato", se sincera un dirigente de la UCR provincial. El nombre no cae mal entre los macristas por el constante estilo conciliador que representa. La foto del próximo jueves con Macri puede servir de atenuante.