Desembarco y tensión

Ante el malestar radical por Echarren, Salvador pide centrarse en “objetivos mayores”

El vicegobernador calificó de “positivo” el arribo del intendente peronista de Castelli al gabinete de Vidal. Y le marcó a los correligionarios críticos: “Hay realidades que superan lo distrital”.

Tras conocerse el desembarco al gabinete de María Eugenia Vidal del intendente peronista de Castelli, Francisco Echarren, los radicales de ese distrito no tardaron en alzar la voz de malestar, señalando a Letra P que “es imposible de bajar a las bases este contubernio” ya que "la Convención (radical) de Gualeguaychú clarito tenía que el límite era el kirchnerismo. Por lo visto a algún dirigente de la Provincia se le olvidó eso”. Ante este foco de disconformidad que también lo apuntó a él como conductor de la UCR bonaerense, el vicegobernador Daniel Salvador buscó bajar los decibeles de tensión interna al subrayar: “Hay realidades que superan lo distrital”, por lo que pidió a sus correligionarios centrarse en “objetivos mayores”.

 

Al resaltar que “se está poniendo todo el esfuerzo” en la "tarea enorme de recuperar valores, calidad institucional y poner en marcha una provincia” con “una deuda social enorme”, Salvador observó al ser consultado por Télam Radio acerca del arribo de Echarren al gabinete bonaerense: “Siempre que se pueda fortalecer a partir de incorporaciones que mantengan los mismos valores que tenemos nosotros, los mismos objetivos, todo eso siempre es un aporte, de tal manera que puntualmente cada incorporación a la gestión, en la medida que sea para fortalecer esos objetivos, siempre es positivo".

 

En tanto, consideró que en su partido “no hay una generalización de estar en desacuerdo con la llegada de hombres o mujeres que pertenezcan a fuerzas distintas a las que estaban en el inicio de Cambiemos o, en realidad, en el mismo inicio de Cambiemos había gente identificada también con el peronismo, puntualmente nuestro ministro de Seguridad de la provincia (Cristian Ritondo) viene de esas filas”.

 

Así, y al subrayar que “el radicalismo no es anti nada” al momento de nuevos desembarcos a Cambiemos, el número dos de la Provincia deslizó al aludir a los cuestionamientos distritales por el arribo de dirigentes peronistas: “Uno entiende y respeta la posición de cada uno de los distritos, donde la opinión de los dirigentes y militantes sin ningún tipo de dudas tiene que ser escuchada y, más allá de sus argumentos, a veces hay realidades que superan lo distrital y eso es lo que hay que conversar, escuchar, explicar y muchas veces estar al frente de responsabilidades significa eso: no es el facilismo de darle la razón a todos y cada uno y con eso salir de una circunstancia. Nosotros estamos con un objetivo mucho mayor, que estamos convencidos que se está llevando bien y que cada vez tenemos que estar mejor”.

 

A partir de eso, insistió en su postura: “Todo lo que pueda ser planteos en algún distrito, que son absolutamente respetables, pero tienen que ser necesariamente incorporados dentro de los objetivos mayores".

 

guerra de guerrillas en la madre de todas las batallas
un gabinete atado con alambre

También te puede interesar