EL AJUSTE

Javier Milei celebra un superávit trimestral que tambaleó en marzo

El plan libertario encuentra límites y las cuentas públicas empiezan a mostrar números en rojo. Analistas cuestionan la sostenibilidad del equilibrio fiscal.

Sin alterar el resultado de los tres primeros meses del año en conjunto, que fue positivo; el dato de la Administración Pública Nacional (APN) permite adelantar el déficit de las cuentas públicas en marzo, al mostrar la tendencia de hacia dónde van el gasto público y los ingresos.

Un informe de ejecución presupuestaria de la Asociación Argentina del Presupuesto y la Administración Financiera Pública (ASAP) revela que, en marzo, las cuentas terminaron en negativo tanto antes de pagar la deuda (primario) como después (financiero).

“En marzo de 2024 y, por primera vez en lo que va del año, la ejecución del Presupuesto arrojó déficit financiero y primario, aunque en niveles muy inferiores a los correspondientes a marzo de 2023, cuando se registró un déficit financiero de $893.794 millones y uno primario de $705.643 millones”, se diferenció el relevamiento.

"Como consecuencia de los saldos positivos acumulados en enero y febrero, durante el primer trimestre de 2024, el resultado financiero de la APN fue superavitario por un monto de $670.848 millones", se precisó.

Captura de pantalla 2024-04-22 151443.jpg

Recesión y cuentas públicas

A pesar de que la motosierra sigue encendida, la causal más importante del déficit de marzo fue la caída de ingresos, en medio de una economía que comenzó un camino de recesión constante. De acuerdo con el estudio, ajustados por inflación los ingresos totales presentaron "una caída de 12,9% en relación al mismo mes del año anterior".

Esta contracción se explica por el comportamiento de la recaudación de impuestos:

  • Caída del 28,4% interanual ajustado por Índice de Precios al Consumidor (IPC) del IVA. Un recorte que debuta en lo que va de 2024 y que guarda una relación estrecha con el consumo, ya que es un impuesto que grava casi todos los bienes masivos.
  • Una variación negativa del 9,8% interanual, por la continuidad de la tendencia contractiva de las Contribuciones a la Seguridad Social, que mostraron una caída del 19,8% contra el mismo período del año anterior.

Analistas y un pronóstico reservado

"En función de los resultados, hasta ahora la sostenibilidad del equilibrio fiscal es un desafío en base a que se verifica un crecimiento de recursos tributarios por debajo de la inflación. Si la tendencia se consolida, la duda es qué decisión tomará el Gobierno respecto al gasto", explicó el vicepresidente de ASAP, Güido Ranguini.

El grupo de economistas de la consultora LCG, coincidió en el análisis y prevé que, aún cuando los datos de la APN reflejan un recorte del 31% anual en el gasto, "con una recaudación que se reduce en términos reales, pero con menor incidencia para el Tesoro que para las provincias (-8% y 22% anual real, respectivamente) a raíz de la mejora relativa de los impuestos no coparticipables (derechos de exportación e impuesto PAÍS), el freno del gasto no termina de ser suficiente".

Captura de pantalla 2024-04-22 150834.png

Los datos que difundirá el Gobierno sobre el Sector Público Nacional (SPN), que incluye la APN, las empresas estatales y los fondos fiduciarios darán un pantallazo más claro acerca de cómo se llegó al superávit financiero en el primer trimestre. Hasta ahora, en el primer trimestre del año, el stock de deuda flotante generado por la ejecución del Presupuesto alcanzó un total de $1.553.267 millones.

La deuda flotante refiere a los pagos no cancelados de períodos anteriores. Por ejemplo, la deuda que tiene el Ejecutivo con la empresa mayorista eléctrica Cammesa por un equivalente a u$s2.000 millones, un monto que se utiliza para compensar entre el costo de generación de la energía y el que pagan efectivamente las personas usuarias. Otro dato a evaluar serán los fondos fiduciarios: la Casa Rosada ya había advertido que pondría fin a nueve de estos fideicomisos con el fin de ahorrar unos u$s2 mil millones de dólares.

La licuadora de Toto Caputo

En el primer trimestre 2024, los efectos de la licuación tuvieron un peso enorme en los resultados fiscales. Por el lado del gasto, la caída fue del 29,7% interanual, según ASAP, con mayor intensidad en las prestaciones de la Seguridad Social (jubilaciones) que significaron el 40,4% del gasto primario y disminuyeron un 35,5% ajustadas por IPC. Esto como resultado de la fórmula de actualización de los haberes previsionales y su desacople respecto a la evolución del IPC.

Por el lado de los ingresos, cayeron levemente respecto al mismo período del año anterior (-2,8% interanual). La recaudación tributaria, que representó el 64,9% del total de los recursos, creció 7,7% respecto a la inflación, como resultado de un fuerte incremento en el producido por el impuesto PAÍS (433,6% ia. AxIPC) y de los tributos asociados al comercio internacional, con subas del 71,8% ia. AxIPC y de 5,9% ia. AxIPC para los derechos de exportación e importación y tasa estadística, respectivamente.

Toto Caputo y el superávit fiscal
Toto Caputo y el plan de ajuste

También te puede interesar