SEMANA SANTA FE

La decisión de Maximiliano Pullaro: redoblar la apuesta contra el "terrorismo"

El gobernador juega fuerte luego de los crímenes en Rosario. El riesgo altísimo del palo y palo. La necesidad de no tensar de más con Patricia Bullrich.

En el grueso de la política santafesina se instaló la idea de que los atentados son una respuesta a las fotos “a lo Bukele” que distribuyó el propio gobierno de Pullaro: presos casi desnudos, humillados ante el sometimiento policial. Fue la propia Bullrich la que avaló la imagen en la semana. “Felicitaciones gobernador: el que las hace, las paga”, celebró y replicó la imagen.

El estilo de Maximiliano Pullaro

A esos mensajes, provengan de la Justicia o de la sociedad política, Pullaro no les va a dar mayor trascendencia. Como en su época de legislador, el gobernador vuelve a demostrar ahora su estilo político, su gusto por tensar y redoblar la apuesta aún en situaciones de extrema sensibilidad.

Porque ahí está la génesis de este gobernador. Disputar las peleas que lo pusieron al frente de la Casa Gris, ir a trabar con la cabeza si es necesario en los temas centrales para sostener y hasta hacer crecer su volumen político. En ese plan, la seguridad y la pelea contra el crimen organizado están bien arriba en el ranking de intereses del mandatario. De ahí también el mensaje de no ir a Buenos Aires y privilegiar quedarse en Rosario, full time, encima de las cosas que apremian.

No al pacto, la máxima de Maximiliano Pullaro

Por eso Pullaro no piensa frenar ahora. Como dijo su ministro de Seguridad, Pablo Cococcioni: “No vamos a sentarnos a negociar nada con la ranchada”. El gobierno endurecerá su enfrentamiento contra las bandas narco a sabiendas, incluso, de que el vuelto contempla la muerte de inocentes. El intendente de Rosario, Pablo Javkin, deslizó este sábado en Radio 2 que los atentados son una suerte de invitación al pacto del narco al gobierno provincial. No va a pasar.

Con todo, Pullaro no puede solo. El sábado finalizó con el asesinato de un playero de estación de servicio, otro inocente. Si el gobierno provincial no articula con la Nación, no hay resultado positivo posible. El arranque, en esta gestión, del vínculo entre Pullaro y Bullrich no fue bueno. La ubicación del dirigente del PRO Federico Angelini en su rol de funcionario nacional como intermediario despertó un ruido, máxime cuando el gobernador se juega ciego por Scaglia en la interna amarilla.

Con Patricia Bullrich, de reojo

Pese a todo, es inevitable y necesaria la coordinación. “No hay margen por estar descoordinado con Bullrich y Angelini”, sintetiza un dirigente de Unidos. Nadie se va a llevar un trofeo más grande que el otro en plena coyuntura, en momentos de disputa por el dominio del territorio. “Terrorismo”, definió la ministra este sábado a lo que ocurre en Rosario. El gobierno santafesino usó el mismo término horas después a través de un comunicado, porque asume que el narco está matando al azar para generar terror, siguiendo la definición de la ONU que califica de ese modo a las acciones delictivas orientadas a aterrorizar a la población y obligar a las autoridades a actuar de algún modo o dejar de hacerlo.

Ahí hay una punta de partida entre Bullrich y Pullaro: la fiereza en la condena y a las cosas, por su nombre.

Horas de extrema gravedad en Rosario.
Patricia Bullrich y el gobernador Maximiliano Pullaro en la presentación del Plan Bandera. Ahora contarán con el apoyo de las Fuerzas Armadas.

También te puede interesar