CONGRESO | DIPUTADOS

Quiénes y por qué se asociaron para apagarle a Javier Milei la licuadora de las jubilaciones

UP y casi todos los bloques no peronistas apoyaron el proyecto para modificar la fórmula de movilidad jubilatoria. Ausentes y aliados perdidos.

Las negociaciones se iniciaron en marzo, cuando la Coalición Cívica (CC) impulsó una sesión especial que no alcanzó el cuórum por falta de apoyo de un sector del radicalismo, que prefirió impulsar el debate en comisiones, donde se acordaron los dictámenes tratados este martes.

Una de las claves para que no fracasara el consenso fue la predisposición de UP a correr de atrás y no ser una mancha venenosa que espantara al resto de los bloques. El peronismo aceptó un itinerario que consistió en rechazar su dictamen y que sus miembros aprobaran luego el texto del resto de los bloques. Se trató de una cuestión de forma, que les permitió a las bancadas dialoguistas aprobar un proyecto que no fuera escrito por el kirchnerismo, cartel que prefieren evitar para no seguir perdiendo votos con Milei.

Cómo votó cada bloque en Diputados

La Unión Cívica Radical (UCR), Hacemos Coalición Federal (HCF), la Coalición Cívica -referenciada en Elisa Carrió- e Innovación Federal (IF), que representa a los partidos provinciales de Salta, Río Negro y Misiones aprobaron el aumento a las jubilaciones y la nueva fórmula de movilidad. Se sumaron el referente de Neuquén (Osvaldo Llancafilo) y la dupla de Santa Cruz.

Los cinco miembros del Frente de Izquierda se abstuvieron, pero el Gobierno no podrá contarlos en caso de tratar un eventual veto presidencial, para el que se requieren dos tercios del recinto.

acta_online_5261 (1).pdf

Las únicas deserciones en la oposición no peronista fueron de Hacemos Coalición Federal, la variopinta bancada que coordina Miguel Pichetto. Ricardo López Murphy votó en contra y se ausentaron el chubutense Jorge Ávila y el entrerriano Francisco Morchio, referentes de los gobernadores Ignacio Torres y Rogelio Frigerio. Un gesto que el Presidente sabrá valorar.

Por el contrario, el cordobés Martín Llaryora jugó fuerte con cuatro votos propios en HCF para votar a favor de la reforma y garantizarse la asistencia a la caja previsional. Fue el último tema a destrabar y se encontró un método que le impedirá a Milei pisar los giros.

El oficialismo mostró un poder escaso de alianzas porque ni siquiera reunió la totalidad del PRO, que tuvo siete ausencias, entre ellas las de María Eugenia Vidal y Silvia Lospennato, figuras fuertes del bloque. Esas bancas vacías podrían ser claves si se tratara un veto presidencial.

También se escaparon algunos aliados habituales de LLA, como Paula Omodeo (CREO), que se abstuvo, al igual que la dupla de Producción y Trabajo, que responde al gobernador de San Juan, Marcelo Orrego.

Además, se ausentó de la votación el trío del bloque Independencia, referenciado en Osvaldo Jaldo. Milei podría necesitar a todos si el tema volviera a tratarse en Diputados.

El (des)equilibrio fiscal de Javier Milei

Como contó Letra P, el proyecto aprobado en la cámara baja mantiene los dos temas que estaban espejados en los dictámenes de UP y de la oposición no peronista: sostener el ajuste por inflación dispuesto por Milei -a aplicar desde Julio- y subir un 8,1% los haberes en abril, junto al 12,5% que dispuso el Gobierno. La norma busca compensar la inflación de enero.

La diferencia no es menor porque sobre el haber consolidado se aplica la movilidad. Ese es el cálculo que complica el equilibrio fiscal, la obsesión del Presidente: sólo por esta decisión, la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) estimó un costo fiscal de 0,41% del PBI.

La fórmula votada por la oposición se completa con un aumento anual que contempla el 50% de la suba del salario real (por encima de la inflación). Esa variable surgió de una idea de Vidal (PRO), quien cuestionó el consenso del resto de la oposición.

Javier Milei en el Latam Economic Forum 2024
Javier Milei. 

También te puede interesar