NUEVO GOBIERNO | LA PROTESTA

Palo y zanahoria, el combo del gobierno de Javier Milei para deshidratar el paro de la CGT

Yasín elabora en Trabajo la estrategia para el Día D de la administración libertaria. Bullrich alista los fierros. Siga siga en las empresas y mimo a estatales.

El gobierno de Javier Milei tiene decidido jugar a fondo para disminuir el acatamiento al paro del próximo miércoles que convocó la Confederación General del Trabajo (CGT). Con ese objetivo, despliega un abanico de medidas entre las que se destaca dar rienda suelta al sector privado para que descuente el día a quienes adhieran a la medida de fuerza. La decisión va en línea con el mensaje al personal estatal que ratificó el jueves el vocero presidencial Manuel Adorni. El despliegue de la estrategia lo pondrá en marcha el secretario de Trabajo, Omar Yasín, mientras la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, agita su protocolo antipiquetes.

“Cada empresa es libre de tomar las decisiones que les parezca en base a la legislación vigente”, le dijo a Letra P una fuente de la administración del Presidente y que conoce los entretelones de la negociación. En concreto, en el Gobierno está tomada la decisión de que la Secretaría de Trabajo tenga un rol “pasivo” ante los posibles conflictos que se puedan desatar entre gremios y empresas. Será un árbitro que tendrá la camiseta de uno de los equipos.

Como contó este portal, en la legislación laboral vigente existe un gris con respecto a los descuentos que la patronal puede aplicar a su personal por adherir a medidas de fuerza que impliquen la paralización de actividades. Sobre esa cuestión es que el Gobierno buscará hacer foco para desalentar a sumarse al paro a quienes trabajan en el sector privado. "La clave va a estar en el rol que tenga el Ejecutivo. Puede dilatar los plazos en su función de árbitro. Además, es un mensaje a futuro", remarcó el encargado de las relaciones laborales de una provincia gobernada por Juntos por el Cambio (JxC).

Zanahoria

Por otro carril, Trabajo convocó el jueves a última hora a los gremios estatales para discutir la paritaria en el medio de la aceleración de la inflación. “Es un gesto, porque antes la comunicación era inexistente. Hay que ver cómo entablan el diálogo”, remarcó en la previa el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Rodolfo Aguiar.

Este viernes, el Gobierno y los gremios llegaron a un acuerdo: habrá una suba del 16% en los salarios en enero. El entendimiento se produjo luego de una reunión que mantuvieron representantes de Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) y ATE con funcionarios de la Secretaría de Trabajo en la sede de la cartera laboral de Callao al 100. No obstante, ATE ratificó su intención de parar el 24. Aunque no se desalentó la participación en la medida de fuerza, el canal de diálogo que se abrió fue bien recibido por ambas partes.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FLetra_P%2Fstatus%2F1748342260414992733&partner=&hide_thread=false

Milei siguió de cerca todo este proceso desde el vuelo que lo trajo de regreso de Davos, Suiza, en donde participó del Foro Económico Mundial. La marcha del 24 de enero se solapa con la sesión en la que la Cámara de Diputados puede aprobar la ley ómnibus. Son las dos cuestiones centrales para el Presidente en lo que resta de enero. De ahí el pedido a su Gabinete para que se redoblen esfuerzos en ambas canchas.

Palo

Antes de la fumata blanca gremial, Bullrich ya había dado el primer paso de la estrategia oficial con la prédica del protocolo antipiquetes. La movilización del 24 de enero, aunque es convocada por la CGT, difiere mucho de la organizada el 27 de diciembre último, cuando la central obrera presentó en Tribunales su denuncia contra la reforma laboral incluida en el decretazo. En ese entonces, hubo múltiples canales de diálogo entre el Ejecutivo y la Jefatura de Gobierno porteña y las organizaciones gremiales para que se interrumpiera lo menos posible el tránsito. El próximo miércoles esa posibilidad no estará en la mesa.

Por esa razón Bullrich inició una fuerte campaña para reducir el interés a manifestarse de los grupos menos politizados, que incluyó las múltiples amenazas sobre descuentos salariales y la posibilidad de denunciar de forma anónima aprietes para acatar el paro mediante una línea telefónica dispuesta para tal fin.

A todas estas acciones se le sumó el guiño al Gobierno de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que mantendrá el servicio de colectivos y trenes hasta las 19 y sólo se sumará a la huelga desde esa hora y hasta la medianoche. La postura del gremio que conduce el histórico Roberto Fernández le resta una herramienta de peso al paro cegetista, ya que habilita el transporte en horario laboral. En algunos despachos oficiales niegan que detrás de esa decisión haya estado la mano invisible de Yasín.

Rodolfo Aguiar y Daniel Catalano (Foto: NA)
el vocero de Javier Milei, Manuel Adorni, dice que pueden descontarles el día de paro a los estatales (Foto: NA)

También te puede interesar