EL NUEVO GOBIERNO

Osvaldo Giordano, el converso: del discurso antiajuste a la motosierra en la ANSES

Es el ministro de Finanzas de Córdoba. Peronismo técnico y discurso antiajuste. Clave para las reformas de Schiaretti, es un cruzado del "orden" en el Estado.

“No hace falta pensar que necesitamos un montón de años de duro sacrificio. Si somos inteligentes en salir de esta lógica del ajuste e ir al ordenamiento del Estado, podemos empezar a tener una Argentina mejor, relativamente rápido. No hace falta más sacrificio, hace falta orden en el Estado y ser perseverante en eso”. Osvaldo Giordano, futuro titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) en el gobierno de Javier Milei, pronunció estas palabras el 16 de noviembre de 2022, sobre el cierre de una entrevista con Alejandro Fantino en Neura Media.

Casi un año después parecen mucho más antiguas que el dictado de la temporalidad. En su nueva función, el economista cordobés, aún ministro de Finanzas del gobierno de Juan Schiaretti, deberá administrar una de las áreas donde primero se aplicará el plan motosierra del presidente electo.

Sólo un año después, aquellas expresiones contrastan con lo que los propios asesores económicos del minarquista anticipan. Vaya como prueba lo dicho por Carlos Rodríguez, en LN+, el jueves 23, ante Luis Novaresio.

“Milei sigue diciendo que las obligaciones se pagarán. Muchos lo están tratando de convencer de que se paguen tomando deuda afuera. Esa es la estrategia de Macri. No me gusta. Yo prefiero no pagar nada, que se vaya todo a la santa mierda. Que todos paguen acá adentro. Que sufran. Hay que sufrir. No cabe duda. Hay que sufrir para que se aprenda que las cosas cuestan”, enfatizó el también economista.

Serán dos semanas las que dispondrá el dirigente cordobés para resolver qué pesará más en su futura gestión, la prédica antiajuste con que recorría el país meses atrás o la práctica de un ajuste que ya conoce como parte del gobierno de Córdoba.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FGiordanoOsvaldo%2Fstatus%2F1728115245762138472&partner=&hide_thread=false

Pasión

Economista, egresado de la Universidad Nacional de Córdoba, Giordano se define como retoño de la educación pública. Hijo de un operario de Renault y de una pequeña comerciante, asegura que pudo cursar estudios de grado merced a la gratuidad de la enseñanza superior.

Aún alumno regular ingresó como pasante al Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), perteneciente a la Fundación Mediterránea. Según recuerda, ese paso le permitió descubrir “su pasión por las políticas públicas”.

Desde allí también lograría una temprana proyección internacional, que lo llevaría a trabajar en países de América del Sur y América Central. Años después se convertiría en consultor para el BID y el Banco Mundial en la misma región.

También registraría un paso por la función pública nacional. En los 90 que el discurso libertario romantiza, se integraría, junto a otros jóvenes economistas cordobeses, a la gestión de Domingo Cavallo en el ministerio de Economía. En su caso, en la secretaría de Empleo de la Nación.

En toda su trayectoria cultivaría importantes contactos nacionales e internacionales. Con muchos de ellos integra la Red de Acción Política (RAP), que cuenta con financiación de grupos económicos internacionales y la ONG National Endowment for Democracy (NED), fondeada por el Congreso estadounidense.

Este selecto grupo, integrado por políticos de variado origen, se plantea como objetivo una “mejora en la calidad de las prácticas democráticas”. A tal fin organiza variadas actividades en exclusivos lugares, donde los invitados comparten experiencias y toman referencias para aplicar en sus propias tierras.

Con miles de kilómetros en su tarjeta, jamás se alejaría de Córdoba, donde el Círculo Rojo lo considera un predilecto. Habitué de la Fundación Mediterránea, asistiría incluso a exposiciones de opositores a las gestiones que representa, como ocurriera durante la presentación del plan económico que impulsaban Carlos Melconian y Patricia Bullrich, que consiguiera sólo un 23.8% del total de votos.

Muchos interpretaron su presencia como un firme indicio de su participación en un eventual gobierno del ala halcona de JxC. Meses después, los referentes de tal sector, con Macri a la cabeza, aprobarían sin hesitar su designación a cargo de la caja más codiciada por muchos: ANSES.

A nadie escapa, tampoco, que su arribo a la dependencia nacional ha contado con la aquiescencia de los armadores de Milei en Córdoba, el futuro ministro del Interior, Guillermo Francos, y la futura Canciller, Diana Mondino, con quien comparte reconocimiento del establishment financiero.

Recortes

Aquel conocimiento de los estamentos de poder de la provincia también sería clave para su desempeño como funcionario de los gobiernos cordobesistas de José Manuel de la Sota y Schiaretti, siempre cercanos a sus consideraciones.

Con el primero se desempeñaría como secretario de Previsión Social entre 2007 y 2015. A cargo de la Caja de Jubilaciones de la Provincia comenzaría una dura lucha con las administraciones nacionales para cubrir un déficit por el que unos y otros se responsabilizan.

También desde allí impulsaría la primera de las reformas previsionales por las que ha sido duramente criticado. En agosto de 2012 se sancionaría la ley 10.078, por la cual a los jubilados recibirían con seis meses de demora las mejoras salariales que percibían los trabajadores activos.

Ya ministro de Finanzas de Schiaretti, también por dos períodos, el último de los cuales concluirá en diciembre próximo, Giordano impulsaría nuevos recortes para los pasivos.

Aprobada en la víspera de la Navidad de 2015, la ley 10.333 cambiaría el modo de cálculo del haber jubilatorio, que implicaría una pérdida de 9 puntos porcentuales. Tal recorte sería presentado como paso necesario para la “armonización” de la jubilación provincial con la nacional.

En 2020, llegaría la ley 10694. Impulsada con el objetivo de disminuir el déficit de la Caja, modificaría la base de cálculo jubilatorio, logrando una reducción acumulada de 15 puntos porcentuales.

Ajustes

Presentados en el marco de “racionalidad administrativa”, aquellos recortes serían reivindicados por el schiarettismo y aledaños, cultores del equilibrio fiscal como mantra.

Poco repararían en la contradicción de tales postulados con el endeudamiento que supuso el plan de obras públicas característico de la gestión schiarettista, con el 99% de acreencias en moneda extranjera.

Antes bien, prefieren destacar la digitalización de la gestión y el cobro de servicios, junto a la unificación de jurisdicciones para la percepción de impuestos y tasas, que impulsaría como ministro de Finanzas.

Aquellos recortes tampoco son parte de la narrativa que elige Giordano, quien públicamente se manifiesta reacio a los ajustes previsionales. Antes bien, prefiere referirse a un ordenamiento integral del Estado como la única solución de largo plazo.

Tal idea sería una de las bisagras del libro “Una vacuna contra la decadencia”, que escribiera junto a los también economistas Jorge Colina y Carlos Seggiaro. En esta obra, que presentarían por todo el país, también plasmaría otro de sus conceptos centrales: la eliminación de impuestos.

Muchos de ellos definidos como malos, otros como múltiple imposición sobre un mismo objeto, Giordano propone la necesidad de simplificar el régimen tributario. Además del rechazo a las retenciones, el amante del “running” plantea la supresión de Ingresos Brutos y una reconversión del IVA, de la mano de una reformulación del sistema de coparticipación federal.

Muchas de esas proposiciones pudo abordarlas ya con funcionarios de Juntos por el Cambio, en el gobierno de Mauricio Macri, quienes lo consideran un sólido cuadro de indudables aptitudes técnicas.

Esta vez las expectativas son otras. Muchos creen que avanzará decididamente en una profunda reforma del sistema previsional. La eliminación de jubilaciones de privilegio y “dobles beneficios” (percepción simultánea de jubilación y pensión) serían su principal objetivo.

Antes de ello, le aguarda otro intrincado caso de conflicto de intereses. Como titular de ANSES deberá atender también una cuantiosa demanda contra la Nación, (con intereses llegaría a $200 mil millones), planteada por Córdoba, ante “el incumplimiento del giro de anticipos mensuales destinados a la cobertura de los déficits de los sistemas previsionales provinciales no transferidos a la órbita nacional”.

Fanático del básquet, el también profesor universitario deberá definir cuál será la mitad de cancha que defenderá primero.

el tercer tiempo de schiaretti: lejos del gabinete de milei, va por el pj nacional
Javier Milei avanza en el armado de las estructuras nacionales en Córdoba. 

También te puede interesar