NUEVO GOBIERNO | LA PROTESTA

Movimientos sociales calentarán la calle con reclamo de alimentos frente a supermercados

Organizan una jornada nacional de ollas populares para el miércoles 31. Contactos con empresarios del sector para que "colaboren". Comedores sin comida.

Los movimientos sociales que vienen reclamando al gobierno nacional que atienda la emergencia alimentaria calentarán la calle con una jornada de protesta y ollas populares frente a supermercados y grandes comercios el próximo 31 de enero, cuando estiman que estallará la demanda de comida en los principales centros urbanos del país ante el corte en la entrega de mercadería en los comedores populares que dispuso la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello.

La jornada nacional, que amenaza con alimentar el fuego de la protesta callejera, será anunciada la semana próxima, un día después del paro de la CGT, por parte de la mesa de organizaciones que integran la Corriente Clasista y Combativa, la UTEP, el Movimiento Evita, Barrios de Pie, Libres del Sur y otras menos numerosas, como el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el MTD Aníbal Verón y el Frente Popular Darío Santillán (FPDS).

La movida se terminó de acordar este viernes, en la antesala del paro y movilización cegetista a la que todo el conjunto de organizaciones sociales se sumará y para la que viene trabajando activamente, especialmente en lo que tiene que ver con la marcha. La UTEP y el Movimiento Evita calculan que el próximo miércoles sacarán a la calle más de 60 mil personas sólo de esa columna, a la que se sumará el resto de las agrupaciones, incluso las de orientación troskista que siguen su propia estrategia de lucha, como el Polo Obrero.

Para el 31 de enero se prepara una jornada masiva de ollas populares en las principales ciudades del país frente a supermercados para reclamar alimentos. En las últimas horas, según pudo saber Letra P, los responsables de algunas organizaciones sociales se contactaron con empresarios del sector para ponerlos al tanto y pedirles "colaboración".

En los movimientos sociales saben que la convocatoria a pedir comida frente a supermercados en un contexto de alta demanda y corte de asistencia por parte del Estado abre la puerta a posibles situaciones de desbordes. "Nosotros organizamos y después la gente de los barrios viene con su propia demanda, que es mucha aunque el gobierno no la quiera ver", dicen.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FUTEPoficial%2Fstatus%2F1737864673943302537&partner=&hide_thread=false

La cuestión alimentaria se instaló en las últimas horas en el centro de la agenda de los referentes sociales. El martes, la UTEP hizo una jornada con más de cien ollas populares para denunciar la falta de entrega de mercadería a los comedores por parte del Ministerio de Capital Humano. La semana que viene, en tanto, Somos Barrios de Pie, el sector referenciado en Daniel Menéndez, inciará un acampe por tiempo indeterminado frente a la Quinta de Olivos.

"Desde que asumieron, para los comedores no pudieron concretar ni una sola compra porque no hay funcionario autorizado para hacerlo. Es un completo desastre", se quejan los movimientos sociales. Referentes dicen que la situación se encamina a una crisis en las próximas semanas. "Nos atienden funcionarios de segundas líneas que no pueden dar respuesta porque no tienen firma. No se están haciendo compras", explican.

Por eso, la protesta del próximo 31 de enero llegará en un contexto que anticipan muy complicado. "La cuestión puede estallar en las próximas semanas. El gobierno no lo está viendo -afirman-; se van a dar cuenta tarde, con la gente en la calle, con hambre, frente a los supermercados".

ley omnibus: piqueteros reactivan la protesta callejera en la previa del paro de la cgt
El peronismo ensaya su primer hecho político en la era Javier Milei

Las Más Leídas

También te puede interesar