El nuevo mapa político

Mauricio Macri versus Horacio Rodríguez Larreta, ahora por la sucesión de Bullrich en el PRO

Ambos se volverán a enfrentar por la silla partidaria que dejará vacante la ministra de Seguridad de Milei. El rol de Vidal y los gobernadores en el operativo reconstrucción.

La ex y futura ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, generó una grieta en el PRO por partida doble: primero con su incorporación al gabinete de Javier Milei y segundo, con su anuncio de que no buscará un nuevo mandato como presidenta del partido amarillo, lo que tardó en abrir la pelea por la sucesión. De un lado quedó el exmandatario Mauricio Macri, enojado como nunca con quien fuera su candidata en Juntos por el Cambio (JxC); y del otro, el jefe de Gobierno porteño saliente, Horacio Rodríguez Larreta, acompañado por la diputada María Eugenia Vidal. Ambos sufrieron durante toda la campaña el escarnio del ingeniero y la líder de los halcones de la coalición.

En el fondo de esta pulseada de poder se juega el mapa de los gobernadores del espacio porque también se sumarán al debate Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Ignacio Torres (Chubut) y Jorge Macri (CABA).

"Patricia volvió a jugar para Patricia. Intentó durante el último mes hacer un acuerdo entre La Libertad Avanza (LLA), el PRO y la UCR. No la dejaron y pensó en ella", le relató a Letra P un integrante de la mesa chica de Bullrich. Los dirigentes de mayor confianza de la ministra de Seguridad están abocados por estas horas a tres cuestiones: el recuento de votos en Diputados para terminar de definir cuántos podrán aportarles al presidente electo Javier Milei, el armado del equipo para la cartera nacional y las negociaciones por Luis Petri y Hernán Lombardi para que la dupla se sume al Ejecutivo.

Macri tiene sed de revancha ante el movimiento de Bullrich. No sólo por acusar un desafío por parte de alguien que contaba como aliada sino por la sangría que puede darse en el nido halcón del bloque del PRO: si ella se marcha con sus 11 legisladores, al macrismo le quedarían 38 en la Cámara baja, una cifra menor a la que ostenta el espacio libertario que posee, sin socios, 40 bancas.

El PRO vacante

El expresidente ya ocupó el máximo cargo en el PRO entre 2005 y 2012, un antecedente que, más que un regreso a las fuentes, abre la puerta a que uno de sus soldados sea el que encabece la discusión por el control del partido. ¿Serán los diputados Federico Angelini o Cristian Ritondo? El ingeniero todavía no muestra sus cartas y piensa cada uno de sus movimientos. Sobre todo después del desaire público de Bullrich al negociar por su cuenta con Milei. "Primero están las negociaciones en Diputados y después, Boca. El PRO vendrá más adelante", avisan cerca del expresidente.

Este sábado, Angelini postuló al propio Macri: "Patricia dijo que no iba a ser, y como gustar, me gustaría que sea Mauricio el próximo presidente del PRO, pero es una decisión personal, no sé qué es lo que va a hacer", dijo el santafesino en Radio Continetal.

Larreta está en una situación similar. Como contó Letra P, el mismo día de las elecciones generales las palomas pusieron su mirada en la presidencia del PRO para empezar a soñar con la reconstrucción. El saliente jefe de Gobierno hizo una fuerte autocrítica de lo que fue su campaña presidencial. "No se puede recorrer el país dedicándole sólo dos horas a cada lugar, se necesita tiempo que no tuve por la gestión", le dijo el alcalde a su mesa chica en una de las últimas reuniones que tuvo. "A buen entendedor, pocas palabras", agregó uno de los integrantes de ese círculo.

Como Macri, tampoco Larreta termina de definir si será él o alguien de su riñón quién encabece la discusión por la presidencia del PRO. Ahí es donde Vidal puede entrar a la cancha en su lugar. El excandidato presidencial sabe que tiene los votos de su lado. Los sucesivos acuerdos que tejió desde 2019 para mantener unido al PRO, le brindaron un vinculo directo con los titulares del partido en cada provincia. Esa relación la alimentó con recursos y estructuras para las diversas campañas. De ahí la confianza en el larretismo de tener los votos para sentarse en el principal sillón, el mismo poder interno que utilizaron antes de las PASO para recortar el poder de Bullrich dentro del partido.

Las voluntades dentro del PRO que le responden le permitirían al jefe de Gobierno saliente ganar la elección o incluso nombrar un delegado, pero ¿esa matemática se mantiene bajo la sombra de Macri? Esa pregunta todavía no tiene respuestas en las filas del partido amarillo.

Los gobernadores también quieren jugar el partido. Frigerio, Torres y Jorge Macri públicamente negarán que están involucrados en las negociaciones por el futuro del PRO y que auspiciarán para ese rol a alguien "sin gestión", pero subterráneamente serán parte de las discusiones por tratarse de una disputa de poder. Al igual que sus pares de la UCR, los mandatarios provinciales del PRO están convencidos de encarnar el nuevo liderazgo dentro de JxC. Para eso, primero, tendrán que salir victoriosos en su propia cancha.

la relacion entre mauricio macri y patricia bullrich, en un punto de no retorno
Mario Russo.

También te puede interesar