JUNTOS EN EL BARRO

La casa está en orden: Elisa Carrió bajó un cambio y calmó las aguas del PRO

En la víspera de Pascuas, la jefa de la Coalición Cívica morigeró sus críticas hacia Jorge Macri. La intervención de figuras del macrismo y el vínculo con Larreta.

El fin de la cuaresma, periodo de los 40 días anteriores a la Pascua, generó en la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, un cambio en su postura sobre el ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri, quien se perfila como favorito para ser el candidato del PRO a la Jefatura de Gobierno porteño. Como si Semana Santa tuviera un efecto pacificador en ella, atenuó sus críticas hacia el primo del expresidente Mauricio Macri, aunque insiste en que el mejor aspirante para suceder a Horacio Rodríguez Larreta es el ministro Fernán Quirós.

La relación de Carrió con buena parte del PRO se caracterizó, desde 2015, por una serie de constante idas y vueltas que, cada tanto, sacude a Juntos por el Cambio (JxC). En la disputa porteña, la chaqueña tiene como favorito al mejor alumno de Larreta: el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.

En los último días, circuló la versión de que Carrió estaría dispuesta a pedir que la Justicia impugne la candidatura de Macri por la supuesta falta de acreditación de residencia en la Ciudad. Sin embargo, el entorno de Lilita se encargó de desmentir el rumor. “Estoy con Carrió, ella detesta que la pongan en operaciones que no tiene nada que ver. Y pide que no invoquen su nombre”, escribió en su cuenta de Twitter el legislador Facundo del Gaiso. La exdiputada retwitteó el posteo de su hombre de confianza.

Según reconstruyó Letra P, la moderación de Carrió se debió a la intervención de tres interlocutores, quienes le recomendaron calmar las aguas. Se trata del exvicejefe de Gabinete Mario Quintana, el exministro de Infraestructura bonaerense Edgardo Cenzón, y el extitular de la cartera de Justicia y Seguridad Marcelo D’Alessandro. “Los tres hablaron bastante con ella en los últimos días”, reconoció un funcionario porteño.

Además de los consejos de esas tres figuras, Lilita reconoce que le resultaría más difícil de dirigir una victoria del senador radical Martín Lousteau, a quien cuestiona por sus aliados, que un triunfo del primo del expresidente en las PASO de JxC.

https://twitter.com/FacundoDelGaiso/status/1643400260000051200

La exdiputada tiene un excelente vínculo con Larreta, que quiere mantener intacto. No ocurre lo mismo con Mauricio Macri a quien culpa del aumento de tensiones en JxC. Carrió está convencida de que la coalición requiere de liderazgos moderados y por eso prefiere al jefe de Gobierno. Para el alcalde porteño, la bendición de Lilita es clave para su empresa presidencial. Sabe que con ella cerca suma los votos de las personas que valoran a la fundadora del espacio.

En 2017, la entonces gobernadora María Eugenia Vidal también tuvo que desplegar todas sus cartas de negociación, con el apoyo de Larreta y Diego Santilli, para convencerla de competir por la Ciudad y de que desistiera de enfrentar en un mano a mano a Cristina Fernández de Kirchner en la provincia de Buenos Aires. El toma y daca le proporcionó a la Coalición Cívica más lugares en las listas que los que originalmente iba a tener.

“Somos una minoría que se escucha bastante”, resumió uno de los principales armadores de Carrió.

el reverso de la foto larreta?morales?carrio: unidos por el espanto, no tan juntos
se anoto carrio: sera precandidata a presidenta en las paso por jxc

Las Más Leídas

También te puede interesar