CONGRESO | Diputados

Jubilaciones: pases de factura en el PRO por las ausencias en la votación

Vidal y Lospennato fueron las más criticadas. Baldassi y Romero, en rebeldía. Hubo tres faltazos en las votaciones de privilegio. Cumbre de Ritondo y Menem.

Otra curiosidad de la sesión fue que tres integrantes de la bancada se fueron cuando se votaba el artículo 11, que eliminaba las jubilaciones de privilegio. Resultaron claves para que se rechazara, en este caso, a través de una alianza entre la Unión por la Patria y Hacemos Coalición Federal (HCF). Para la votación en general, los dos faltazos que más molestia generaron dentro del PRO fueron los de María Eugenia Vidal y Silvia Lospennato. Tampoco quisieron quedarse Héctor Baldassi y Ana Clara Romero.

De repetirse, estas mismas cuatro ausencias podrían impedirle al oficialismo conseguir el tercio de votos necesario para sostener el veto presidencial.

Lospennato, quien suele ayudar a Menem en la estrategia parlamentaria, esta vez hizo la suya. La diputada prefería que su bloque se abstuviera y que, de esa manera, prosperara el dictamen de Unión por la Patria, lo que hubiera resultado una incomodidad para la UCR y HCF. Esta postura la acompañaron Baldassi y Romero, quienes se fueron del recinto junto a la secretaria parlamentaria del bloque y a Vidal. El cordobés es el más rebelde: no descarta rechazar un veto presidencial. Su excusa sería que el dictamen aprobado es de la UCR.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/slospennato/status/1796950610501108074&partner=&hide_thread=false

Por cuestiones personales, no participaron de la sesión Aníbal Tortoriello, Belén Avico y Héctor Stefani, pero colaborarán sin problemas con el Gobierno en caso de tratarse un veto presidencial. Fue uno de los temas que Ritondo le aclaró a Menem en su despacho.

El descuido de Menem

El riojano no advirtió que, si bien la derrota era inevitable, debía exhibir al menos un tercio de los votos para no quedar en debilidad. Le alcanzaba con ajustar a los aliados. La presunción de que revertirá el escenario si llega a tratarse un veto presidencial no alcanzó para calmar a los mercados. En el Senado, se sabe, el oficialismo está más lejos de reunir la tercera parte de las bancas.

En el bloque PRO de la cámara baja creen que el cuarteto ausente pagará el costo de haberse ido del Congreso. "Cobraron en las redes sociales y en los medios más de lo que se imaginaban. Les salió mal: nuestro votante no quiere acuerdos con el kirchnerismo", sostuvo ante Letra P un referente de la bancada amarilla.

En el macrismo celebraban que se haya viralizado la frase de Ritondo para cerrar su discurso: "Dime con quién votas y te diré quien eres". Destacaban la desesperación con la que el jefe de la UCR, Rodrigo De Loredo, festejó la votación con el Pro para eliminar las jubilaciones de privilegio. "Volvieron los primos", fue la frase del cordobés.

Privilegios, adentro

La votación de las jubilaciones de privilegio a expresidentes sumó al mal clima en el PRO. Rápido de reflejos, Ritondo observó en el recinto que UP y UCR iban a dividirse y apostó a interceder a favor de los últimos para eliminar el artículo. La Libertad Avanza siguió su juego.

El artículo se cayó por dos votos y, por lo tanto, las siete bancas del PRO que ya estaban vacias fueron decisivas. La sorpresa fue que, para ese momento, se sumaron otras tres ausencias amarillas: las de Álvaro González, Germana Figueroa Casas y Daiana Molero. LLA también perdió tres aliados: Oscar Zago, Eduardo Falcone y Carolina Píparo.

Según supo Letra P, Figueroa Casas y Molero quisieron saber más detalles del cambio de rumbo de la votación -en principio se iban a rechazar todos los artículos- y como no había tiempo para chatear y decidieron abandonar el recinto. González fue hasta diciembre el principal ladero de Horacio Rodríguez Larreta. Quedó sin brújula.

Figueroa Casas creía que había que estudiar mejor el tema. Meticulosa, elaboró un trabajo comparativo y no encontró un país en el que los exjefes de Estado no tengan al menos un retiro garantizado. En México se redujo, pero no se eliminó.

Esta situación provocó algunos reproches en el grupo de chat del PRO. La más enojada, según supo Letra P, fue Silvana Giudici, cercana a Patricia Bullrich. La diputada se lamentó por las ausencias que impidieron voltear ese artículo.

Lospennato se defendió. Respondió que fue mejor que las jubilaciones de privilegio no se eliminaran, porque eso hubiera dificultado el veto de Milei. Sus pares entendieron que cuando ese trámite llegue al recinto, la bonaerense estará para ayudar al Gobierno. La necesitarán.

Miguel Ángel Pichetto, Emilio Monzó, Florencio Ranzazzo y Martín Menem
Javier Milei. 

También te puede interesar