CASO LOAN

El país mira Corrientes: los otros casos de conmoción nacional que sacudieron hegemonías provinciales

Catamarca en el '91, Santiago del Estero en 2004 y Chaco en 2023. Casos testigo de la dinámica de lo impensado que irrumpe y empuja un temporal político.

El caso Loan golpea los cimientos de un dispositivo de poder que, con Gustavo Valdés ahora y con los primos Arturo y Ricardo Colombi antes, le ha permitido a la Unión Cívica Radical gobernar la provincia de Corrientes durante todo lo que va del siglo 21.

En más de 40 años de democracia, los casos que guardan un lugar reservado en la memoria colectiva pueden enumerarse y van desde el asesinato de María Soledad Morales en Catamarca, que cortó la dinastía de los Saadi en los 90; hasta el más reciente crimen de Cecilia Strzyzowski en Chaco, el año pasado, que le costó la gobernación a Jorge Capitanich. En el medio, la decisión del Congreso que unificó a peronistas y radicales en la intervención de Santiago del Estero, en los albores del kirchnerismo y puso fin al clan Juárez.

Santiago del Estero 2004: la última intervención

Las crisis provinciales que rápidamente llaman la atención nacional terminaron con los días en los que la familia Juárez dominó el panorama en Santiago del Estero. Elegido en 1973 y destituido por la dictadura, Carlos Juárez retornó a la gobernación en 1983 y se erigió como el máximo exponente del poder provincial, aun cuando el entonces presidente Carlos Menem designó a Juan Schiaretti como interventor entre 1993 y 1995.

El estallido final del régimen ocurrió en 2004, cuando el denominado “Doble crimen de la Dársena” puso en jaque al gobierno santiagueño que por entonces encabezaba Mercedes Aragonés de Juárez, Nina, la esposa del caudillo.

Carlos y Nina Juárez El Liberal.png
Carlos y Nina Juárez. Foto: El Liberal

Carlos y Nina Juárez. Foto: El Liberal

Dos femicidios brutales, el de Leyla Bashier Nazar y Patricia Villalba, generaron una oleada de repudios a los que diversos sectores sumaron sus reclamos contra el régimen de los Juárez. Desde el movimiento campesino hasta las organizaciones sindicales coparon las calles de Santiago del Estero con denuncias públicas que se fueron sumando hasta desembocar en la intervención de la provincia. El 1 de abril de 2004, el Congreso dispuso la última intervención de la que se tenga memoria, que se extendió hasta el 23 de marzo de 2005.

Catamarca 1991: el segundo Saadi destituido

Tomando como punto de partida la restauración democrática de 1983, el primer caso en el que un evento externo a la política derivó en una explosión que desnudo el descontento general ocurrió en Catamarca, en abril de 1991. Ramón Saadi transitaba su segundo mandato no consecutivo cuando el femicidio de María Soledad Morales expuso al poder provincial que fue el principal apuntado en las puebladas que se sucedieron desde septiembre de 1990.

En tiempos en que la televisión empezaba a dominarlo todo en materia de opinión pública, las imágenes de las Marchas del Silencio se replicaban en todo el país mientras la investigación desnudaba complicidades que interferían en la investigación y complicaban cada vez más a funcionarios ligados al poder provincial. Acorralado por la opinión pública, Menem, que había encomendado la investigación del caso al comisario Luis Eduardo Patti, dispuso la intervención del poder judicial catamarqueño y, ante un descontento que no cedía, siguió con los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Embed - Caso Maria Soledad - Marcha del silencio en Catamarca 1991

El dato curioso de la historia política advierte que el padre del gobernador destituido, Vicente Saadi, también había corrido esa suerte cuando Juan Domingo Perón decretó la intervención de la provincia en 1949.

Chaco 2023: el combo para la caída de Capitanich

El femicidio de Cecilia Strzyzowski fue el último gran hito de conmoción nacional que terminó con un oficialismo que, hasta ese momento, había sacada chapa de invencible. Capitanich había sido senador entre 2001 y 2007 y gobernador de la provincia entre 2007 y 2015. Ese año, había recuperado la conducción de la capital provincial para el peronismo para empujar la candidatura provincial de Domingo Peppo. Regresó a la gobernación en 2019 y el año pasado se presentó en busca de otro mandato luego de la compleja experiencia nacional del Frente de Todos.

Semanas antes de las primarias chaqueñas, el país conoció el caso Strzyzowski, que involucró de modo directo a un grupo de personas entre las que se encontraba el dirigente social que buscaba ser diputado, Emerenciano Sena; su esposa y aspirante a la intendencia de Resistencia, Marcela Acuña, y su hijo, César Sena, marido de Cecilia.

A pesar de que Capitanich ordenó que el Estado chaqueño se constituyera como querellante en la causa, pidió la prisión preventiva de los involucrados, los expulsó del partido y recibió a los familiares de Cecilia, el hecho estructuró la campaña provincial (y nacional) de la oposición que terminó quedándose con todo.

Los reclamos de justicia se replicaron a través de todo el país y a Capitanich se le sumó el desgaste de más de una década y media de hegemonía política y una interna que no pudo contener. Sin intervención, hubo elecciones y el radicalismo nucleado en Juntos por el Cambio se quedó con todo. Leandro Zdero se convirtió en el nuevo gobernador y Roy Nikisch ganó en Resistencia.

Otros casos: chispazos que generan la explosión

Sin embargo, los hechos de conmoción pública que marcaron el fin de largos ciclos políticos no siempre tuvieron que ver con hechos de índole policial. La historia reciente también cuenta con acontecimientos que generan explosiones sociales que preludian el fin de hegemonías prolongadas.

La propia Corrientes fue intervenida a instancias del gobierno de Fernando de la Rúa, apenas cinco días después de haber asumido en 1999, en medio de una prolongada crisis con trabajadores estatales que marcó el fin de la etapa que tuvo a los Romero Feris como protagonistas principales de la política provincial. La crisis política y económica también se había llevado puesto al radicalismo cordobés que se vio obligado a adelantar las elecciones a 1998, marcando el fin de una hegemonía de 15 años y abriendo el camino a la llegado del peronismo díscolo que mutó en cordobesismo y todavía continúa en el poder.

Fernando De la Rua edit NA.png
Fernando de la Rúa dispuso la intervención de Corrientes en su primera semana de mandato.

Fernando de la Rúa dispuso la intervención de Corrientes en su primera semana de mandato.

En sus cinco años y medio como presidente, Raúl Alfónsín no usó la herramienta de la intervención, que debutó cuando Menem dispuso la intervención de Tucumán a comienzos de 1991. La crisis económica arrastrada desde mediados de los 80 se había llevado puesto al gobierno de José Domato, quien suspendió el pago al personal estatal y generó un conflicto que derivó en estallido. La salida del entuerto significó el desembarco de Ramón “Palito” Ortega en la política activa.

Las inundaciones ocurridas en Santa Fe entre abril y mayo de 2003 y los escándalos que se generaron a partir de la acción del gobierno de Carlos Reutemann también terminaron con el ciclo del peronismo que gobernaba de modo ininterrumpido desde 1983. La caída se postergó cuatro años sólo por la vigencia de la Ley de Lemas. En las elecciones de septiembre de aquel año, el socialista Hermes Binner obtuvo casi el doble de votos que Jorge Obeid, quien terminó convirtiéndose en gobernador gracias a esa herramienta electoral.

Ricardo Colombi y Gustavo Valdés en el último traspaso de Gobierno entre dos radicales en Corrientes. 
Marcha por Loan Peña en Corrientes.

También te puede interesar