SEGUNDO SEMESTRE

El pacto de Maximiliano Pullaro: sin épica, pero abrazado a "la nueva Argentina"

El gobernador de Santa Fe evitó la sobreactuación, pero blanqueó "muchas expectativas". Visita fugaz a Tucumán, ida en vuelo de línea y vuelta en auto.

Pullaro tuvo un trato ambiguo con el pacto. Por un lado, procuró bajarle el tono al evento, dándole a su participación solo un cariz institucional, pero apenas aterrizó en Tucumán se abrazó al tono fundacional que le inyectó el gobierno nacional y lanzó: “puede ser el comienzo de una nueva Argentina”.

El gobernador radical arrancó el lunes en su provincia y al mediodía arribó a la Ciudad de Buenos Aires, donde mantuvo reuniones en la Casa de Santa Fe para luego abordar un avión de línea hasta Tucumán.

Los acompañantes de Pullaro en Tucumán

El madatario viajó junto a su secretario personal y a Leandro Lew, su secretario de prensa en Buenos Aires. Aterrizó alrededor de las 20.30 en tierra norteña y se dirigió, al igual que sus pares, al hotel Sheraton, donde se hospedaron todos los gobernadores. De traje gris, no respetó el dress code oficial que imponía traje oscuro.

pacto.jpg

Allí tuvo tiempo para mantener un cara a cara con el resto de los mandatarios, sobre todo con los que integran Juntos por el Cambio. Luego, salió del hotel junto al entrerriano Rogelio Frigerio para subir a la van que, finalmente, llevó al team de 18 gobernadores a la puerta de la Casa Histórica.

Mientras esperaba la llegada del presidente Javier Milei, Pullaro se recluyó en un grupo de pares correligionarios, al lado del chaqueño Leandro Zdero. Lo fueron a saludar especialmente las dos diputadas de La Libertad Avanza por Santa Fe, Romina Diez y Rocío Bonacci. En la larga fila de gobernadores, le tocó estar sentado en un extremo, bien lejos de la puerta, el centro de escena.

El último en firmar el pacto de Javier Milei

Dentro de la casa, luego de la aparición de Milei, Pullaro fue el último gobernador en firmar el pacto. Fue de los más afectuosos a la hora de saludar al Presidente; abrazo, palmeo y sonrisa. Todo junto.

Terminada la actividad frente a la Casa Histórica, deseaba dormir al menos una hora antes de partir a las 3 de madrugada en un auto conducido por su chofer hacia Rafaela.

Pullaro recorrió casi 700 kilómetros en plena noche para llegar al mediodía de este martes a la ciudad donde nació su antecesor, Omar Perotti, y encabezar el acto oficial del 9 de julio en Santa Fe. Sólo permaneció en Tucumán unas seis o siete horas, no más.

El presidente Javier Milei y el gobernador Maximiliano Pullaro, en el acto oficial del Día de la Bandera.
Javier Milei, ¿héroe o villano de la Patria?

También te puede interesar