LADO A

El escuadrón posmacrista de Javier Milei

Patricia Bullrich le marcó el camino a dirigentes que negocian entrar al Gobierno. De Lombardi a Rozitchner, el intelectual converso. De fundar a fundir el PRO.

Mauricio Macri asumió el jueves la presidencia del PRO en un Zoom que duró 19 minutos. Hubiera querido hacer un gran acto, pero no estaban dadas las condiciones: el exmandatario atraviesa un momento de debilidad extrema, con muchas figuras que le respondían y que hoy negocian por su cuenta para sumarse al gobierno de Javier Milei. Siguen los pasos de Patricia Bullrich, la primera en promocionar su conversión libertaria.

"Volvimos", tuiteó la cuenta oficial del PRO en Twitter luego de la asunción virtual de Macri y tras siete meses de silencio, en medio de la tensión entre Macri y la ministra de Seguridad. Fue otro Bullrich quien criticó el mensaje. "Lamentable publicación. Hoy tenemos que unirnos todos detrás de Mauricio. Ya Probamos con la división, así nos fue. Basta por favor", pidió Esteban Bullrich.

El expresidente aceptó desde el final de la campaña 2023 que el PRO debía aliarse a un eventual gobierno de Milei y trabajó para eso. Sin embargo, su intención era fortalecer al partido e imponerse como negociador, pero Bullrich primereó y arregló su propio ingreso.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/proargentina/status/1791197886299963506&partner=&hide_thread=false

Un hombre que integra el partido y respondía al sector de Horacio Rodríguez Larreta -hoy corrido de la división de espacios internos- lo explicó así a Letra P: “La expectativa de Macri y su gente era ir en bloque a negociar sin perder la identidad, pero hay muchos que se mueren por ser parte del Gobierno y negocian o negociaron a título personal”. Ese escuadrón de dirigentes coincide en que la época de oro del PRO ya terminó y, sin decirlo, trabajan para terminar de fundir al partido que fundó el exmandatario.

La primera libertaria

Bullrich no disimuló sus ganas de jubilar a Macri hace una semana: en una entrevista le consultaron cuál debería ser el rol del expresidente en esta etapa y afirmó: “Hay momentos donde sos protagonista y otros en los que tenés que dejar que el protagonista sea otro, el actual Presidente de la Nación”.

Además, la ministra insistió con su postura de confluir en un único frente electoral entre el PRO y LLA, con el argumento de que en las próximas elecciones de medio término sólo habrá dos propuestas: “la del cambio y la retrograda”. Al señalar a Milei como único jefe en la próxima etapa, no propone una alianza sino una sumisión del PRO a las decisiones del libertario.

Los que saltan del barco amarillo

A la par de Bullrich, dos macristas conversos de primera hora fueron Toto Caputo, que asumió como ministro de Economía con elogios constantes a Milei que complementó con una activa militancia en sus redes sociales, y Florencia Arietto, que luego de recorrer todo el arco político se declaró libertaria, transformándose en una embajadora del Presidente en el Senado bonaerense.

Los “coqueteos” unipersonales de algunos dirigentes del PRO con LLA arrancaron desde la noche del ballotage, aunque algunos de esos dirigentes aún no se hayan integrado formalmente, como Cristian Ritondo, el primero en sonar como posible presidente de la Cámara de Diputados. En rigor, era quien quería Milei antes de definirse por Martín Menem. El bonaerense ya entonces había publicado una foto suya con una motosierra para celebrar el resultado electoral.

Ritondo motosierra.jpg

Hernán Lombardi ubicó a un hombre de plena confianza, Cristian Larsen, al frente de Parques Nacionales. Mano derecha del fundador del PRO, el exministro macrista sonrió hace unos días para la foto difundida por Presidencia en la que Karina Milei comandó una reunión entre sus diputados y los del PRO, sentada en la cabecera de la mesa y como una provocación al expresidente.

En ese encuentro también estuvo el diputado bullrichista Damián Arabia, que sigue los pasos de su jefa para mostrarse alineado al oficialismo, incluso con la presentación de proyectos como la Ley Conan, una iniciativa que busca ampliar las condenas por el maltrato animal.

Diego Santilli se acerca a LLA con la intención de encabezar la boleta de diputados por la Provincia en 2025. Si bien aún no da el salto y habla de una eventual “convergencia” entre el oficialismo y el PRO, lo cierto es que se muestra abiertamente como un colaborador del Gobierno, con el argumento -que varios repiten- de que la sociedad votó un cambio.

El intelectual converso

Alejandro Rozitchner, exasesor de Macri, se comprometió con la gestión de Cambiemos, transformándose en un hombre imprescindible en la escritura de los discursos del entonces presidente. Aquellos tiempos quedaron atrás: el intelectual miró con simpatía a Milei desde su asunción y ya dio un primer paso para convertirse en un colaborador del relato libertario que dirige Santiago Caputo.

Un funcionario cercano al Presidente le confirmó a Letra P que Rozitchner almorzó el jueves pasado con Milei en la Casa Rosada. “Ese mediodía charlaron, se conocieron. Se cayeron muy bien y quedaron en contacto”, sintetizó la reunión.

Según esa fuente, hasta ese momento no se conocían en persona, pero el mandatario lo convocó porque le gustó la encendida defensa al Gobierno que el intelectual hizo un par de semanas atrás en una entrevista en TN.

Peña, Macri y Rozitchner.jpg

Los que se suman silbando bajito

Por fuera del grupo de los dirigentes que sobreactúan su entusiasmo por el Gobierno con el objetivo de conseguir algún cargo, hay otro sector que se integra, pero sin hacer demasiado ruido. Hay muchos casos en la provincia de Buenos Aires, como el de Pablo Walter, exsenador y armador de Bullrich que hoy juega para Milei. También hay otros dirigentes territoriales que ligaron cargos en el Gobierno como Evert Van Tooren que recayó en el directorio del BICE.

“Yo mantengo el perfil bajo. Hoy estoy adentro del Gobierno, pero en dos años veremos sin funciona o si competimos por afuera”, le dijo a Letra P un dirigente bonaerense que se identifica con el PRO, pero consiguió un cargo en el Ejecutivo. En ese sentido, definió que hay varios en su misma situación: “Necesitaron el trabajo y lo agarraron, pero no tienen un compromiso real ni lo militan en las redes. Si esto no funciona, no van a quedar pegados”.

José Luis Daza, el reemplazo de Joaquín Cottani en Economía
El papa Francisco habla de IA en la cumbre del G7

También te puede interesar