OPINIÓN

Los fundamentalismos políticos, una patada al futuro de las democracias

El peligro del fanatismo religioso en la política y la duda que flota en el aire: ¿cuánto tiempo pueden durar? Análisis del caso del Presidente.

Lo peor que pueden hacer las sociedades democráticas es idolatrar a fundamentalistas políticos. El fundamentalismo tiene un origen religioso y la política ha tomado mucho de ello para hacer una visión cerrada en busca de uno o varios enemigos. De esta manera, justifica sus acciones. El eterno contraste, polarización o grieta.

Los fundamentalismos van contra el progreso y contra los avances que persiguen un mejor mañana. Este tipo de políticos se quedan encerrados en viejas teorías y conceptos, sin poder aggiornarse a los tiempos que pasan ni adaptarse al mundo cambiante y en, en ello, a un avance continuo.

El libro “El choque de las civilizaciones” de Samuel Huntington trata sobre los futuros conflictos a nivel mundial y algo que destaca es que los problemas serán religiosos. Pero en este momento de la historia no estamos viviendo un choque de civilizaciones, sino de fundamentalismos que provoca que muchas personas se involucren y se fanaticen. Es decir, el fanatismo exacerbado hace que las personas actúen como les plazca pensando que todo está justificado.

Samuel Huntington.jpg
Samuel Huntington, autor de “El choque de las civilizaciones”.

Samuel Huntington, autor de “El choque de las civilizaciones”.

El caso Javier Milei: ¿fundamentalismo o estrategia?

El caso de Argentina y su actual gobierno se puede analizar desde los fundamentalismos políticos entendiendo que hay una estrategia para ganar tiempos. Javier Milei eligió presentarse en modo campaña. Está utilizando la misma estrategia que usó para ganar el ballotage pero gobernando. Prefiere enfrentar y contrastar ante esto que denomina “La Casta”, hablándole sólo a aquellos que lo idolatran, pero sin consenso político a nivel país.

El presidente no tiene una fuerza propia, tampoco mayoría en las Cámaras, y ahora se enfrenta a la pelea con los gobernadores, mientras le sigue hablando a esa gente que lo votó en la primera vuelta. Trata de construir un fenómeno nuevo en el modo de confrontar, pero es autócrata. Si bien encontró puntos del hartazgo de la sociedad hacia la política y, vale decir, que tanto daño le han hecho al país y a la política a nivel mundial, sigue manejando según la aprobación de sus fanáticos sin construir gobernabilidad.

Sin ir más lejos, la falta de diálogo, la falta de entendimientos y el enfrentamiento permanente, ¿no es también un poco más de lo mismo algunos de los que considera enemigos de la patria?

El contraste funciona para la política pero cuando una sociedad está agotada, ¿qué es lo que sucede? ¿Estos fundamentalismos políticos pueden perdurar en el tiempo?

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://twitter.com/Letra_P/status/1762883296273264986&partner=&hide_thread=false

Hay que tener en cuenta que los fundamentalismos acabaron con miles y millones de personas a lo largo de la historia y en todo el mundo. Fueron el instrumento para su persecución en guerras tanto religiosas como políticas, enfrentando a unos y otros. Fueron producto de tremendos genocidios. Por ello la importancia de los liderazgos; pueden hacer que algo crezca o que algo cambie.

Estamos en una era en la que tenemos que convivir, colaborar, coincidiendo o no, pero buscando puntos de encuentro para generar un mayor progreso para el mundo, un mejor mañana. Estamos en una etapa bisagra en la que debemos cambiar muchas cosas y no podemos estar atados a fundamentalismos que atrasan, enceguecen, enfrentan y que terminan decapitando sociedades.

Tasselkraut durante su declaración en el Juicio por la Verdad en 2001. Foto: documental Milagros no hay de Gabriela Weber. 
Gobernadores vs. Javier Milei: Ignacio Torres junto a Rolando Figueroa, Sergio Ziliotto, Alberto Weretilneck y, vía Zoom, Claudio Vidal.

Las Más Leídas

También te puede interesar