La sucesión de Larreta

Acuña pide pista en la interna PRO porteña con ejes halconizados

De licencia por maternidad, la ministra de Educación ultima estrategia. Foco en el voto joven, la pecera de Milei, y sacar rédito de su pelea con los gremios.

Soledad Acuña se prepara para lo que será su regreso full time a la gestión a fin de febrero, pero también a la campaña electoral en la que pretende posicionarse como una de las sucesoras del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. Abocada por estos días de lleno al cuidado de su tercer hija Lola, que nació el 25 de diciembre, fruto de su relación con Diego Kravetz, el ministro de Lanús con aspiraciones a suceder a Néstor Grindetti, la ministra de Educación porteña definió los ejes para conseguir la nominación del PRO en la contienda. 

 

El espacio que gobierna la Ciudad desde hace 16 años, por ahora, promete llegar a las elecciones con un menú de cinco ofertas: el ministro de Gobierno, Jorge Macri, su par de Salud, Fernán Quirós, el vicepresidente primero de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, el farmacéutico Marcelo Peretta y Acuña. A esa lista se suman foráneos, pero que competirán por dentro de la interna de Juntos por el Cambio (JxC): el senador Martín Lousteau por la Unión Cívica Radical y el legislador Roberto García Moritán por Republicanos Unidos.

 

Considerada como la halcón del jefe de Gobierno, Acuña busca ser la representante directa de Mauricio Macri  en el territrorio porteño. El ministro de Gobierno, que porta el apellido del expresidente, se anota como el principal rival de Lousteau para buscar ser el único candidato del PRO. Para enfrentar ese escenario, la titular de la cartera educativa ya delineó su plan de acción.

 

Fiel a la temática de la parte de la gestión, primero Acuña definió que uno de los principales puntos de su campaña será plantear acuerdos entre el Estado y las principales empresas de la Ciudad para fomentar las carreras estratégicas. “Hay 5.000 puestos de trabajo que no se pueden cubrir en el sector privado porque no se encuentran los perfiles. Ahí hay que poner el acento”, explican cerca de la ministra.

 

Por esa razón, su campaña buscará generar un vínculo con los sectores más jóvenes de la sociedad, de entre 16 y 24 años, que además representan el núcleo duro del economista liberal y diputado Javier Milei, uno de los principales rivales de Larreta en la campaña presidencial en la pesca del voto opositor. “Va a ser una forma de poner sobre la mesa la meritocracia”, agregaron en Uspallata.

 

El 2023 también le trajo a Acuña la solución de dos cuestiones que, a priori, se vislumbraban como problemáticas para su campaña. La primera se centraba en su participación en la discusión pública en un verano de definiciones, con el comienzo de clases aún lejos en el calendario electoral informa. Al cierre del año pasado, Larreta la empoderó como una de las voceras habilitadas de su carrera proselitista hacia la Casa Rosada. El traspié de la reforma del secundario que impulsó, y luego puso en el freezer, el gobernador Axel Kicillof, puso la cuestión educativa en la marquesina del debate público. 

 

“El Frente de Todos (FdT) suele generar terreno fértil para las discusiones al instalar temas que le resultad adversos como permitir que los chicos pasen de grado sin tener todo aprobado en la provincia de Buenos Aires”, se mofaron en la Ciudad. Cuando se empiece a hablar del costo de la canasta escolar, Acuña podrá ligarlo con la inflación. 

 

El segundo tema álgido es su relación con dos gremios docentes: Ademys y Ctera. El primero vinculado a la Izquierda, mientras que el segundo es la pata gremial del kirchnerismo. La decisión del ministro de Economía, Sergio Massa, de establecer un techo del 60% para las paritarias, de acuerdo a los cálculos que hacen en Educación, permitiría evitar que se desarrollen conflictos, terreno fértil del PRO para criticar, como todos años, las eventuales medidas de fuerza de los docentes. 

 

Las reuniones por la paritaria docente, que tienen a 17 gremios en la mesa, comenzaron el jueves pasado, por lo que ya adelantan que faltan varias reuniones antes de que el Gobierno haga una primera oferta. 

 

“Se les va a complicar mucho plantear aumentos por encima de esa cifra”, razonó uno de los funcionarios del PRO que conoce al detalle la negociación con los gremios docentes. Por ese motivo la pulseada para la que se preparan con Ctera, creen que pasará por cuestiones edilicias o relacionadas a la carrera docente. Más aún luego de que en 2022 los paros que hubo en su mayoría no estuvieron relacionados con reclamos salariales. 

 

En paralelo, Acuña buscará recostarse en la organización Juntos por la Educación que nuclea a docentes y directores de establecimientos educativos que apoyan la candidatura presidencial de Larreta. En las actividades que organizaron desde esa ONG participaron varias de las figuras de JxC, como la senadora por Santa Fe, Carolina Losada, o la diputada Silvia Lospennato; por lo que no sería raro que el ala feminista de la coalición y del PRO se terminara encuadrando detrás de la candidatura de Acuña.

 

trump confirmo que reaparecera en un acto republicano: no tendremos miedo
Marcos Ferrer encara una semana de negociaciones clave para definir a la futura conducción de la UCR.

Las Más Leídas

También te puede interesar