17|1|2023

Cuatro para una sucesión: Larreta teme que Lousteau pesque en el río revuelto PRO

15 de noviembre de 2022

15 de noviembre de 2022

Quirós, Acuña, Macri y Ferrario están anotados en la pelea por la Jefatura de Gobierno. López Murphy y Pichetto impulsan sus alfiles. La UCR y el voto dividido.

La pelea por la sucesión del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya tiene arriba del ring a más aspirantes de Juntos por el Cambio (JxC) que el que debería ser el match central de 2023: la puja por el cinturón presidencial. A un listado extenso se le suma la particularidad que, salvo que sorprenda un escenario de descontento social total, el oficialismo es favorito a retener la intendencia de mayor vidriera de la Argentina.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La discusión en la cúpula de JxC, que generó el cruce más fuerte hasta ahora entre la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y Larreta, derivó en un macrismo preocupado por perder su cuna natal, al evaluar que una excesiva cantidad de ofertas electorales pueden conducir a la atomización del voto.

 

La consecuencia, de acuerdo a los cálculos preventivos que hacen en el PRO, es que un escenario con multiofertas PRO permita que un candidato de la Unión Cívica Radical (UCR), que a priori pica solo en punta el senador Martín Lousteau, logre ganar la interna sin tantos votos, gracias a la división de los sufragios del macrismo. Sin embargo, todavía no hay un dedo ordenador para evitar eso, ni siquiera el de Larreta

 

Es más, siguen apareciendo postulantes. El PRO tiene cuatro candidatos, de los cuales tres ya están confirmados y un restante que busca que se calme la situación política para hacer su lanzamiento. El cuarteto lo integran: el ministro de Gobierno, Jorge Macri, que el fin de semana vio como todas las figuras del partido se congregaron en su fiesta de casamiento; la ministra de Educación, Soledad Acuña, que prepara su campaña bajo la prédica de ser la primera mujer que gobierne la Ciudad; y su par de Salud, Fernán Quirós, que para oficializar sus deseos busca resolver primero el conflicto de paro de los residentes y concurrentes de los hospitales luego de la mejora salarial que se acordó este lunes.

 

A ellos se le sumó en los últimos días el vicepresidente primero de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, que oficia como vicejefe de Gobierno. Fue el propio Larreta quien lo sumó a la lista de sus eventuales sucesores. De buenos vinculos con todo el PRO cuenta también con la bendición de la diputada María Eugenia Vidal.

 

El sábado, en el predio de la Rural, el exalcalde de Vicente López consiguió todas las fotos posibles para su álbum electoral. Pocos rostros amarillos se perdieron su casamiento y eso se notó. Desde su primo Mauricio Macri hasta el alcalde porteño dieron el presente. Dentro del PRO es quien mejor mide en todas las encuestas, pero su acertamiento con Bullrich generó algunos pases de factura en el larretismo.

 

Justamente la presidenta del PRO no tiene un candidato propio para la Ciudad, ya que sus halcones preanotados al final desistieron, respalda la candidatura de Macri, pero eso no implica un enfrenamiento abierto con el jefe de Gobierno: los legisladores que le responden fueron quienes que menos reparos tuvieron a la hora de exigir cambios en el Presupuesto 2023. Juan Pablo Arenaza, mano derecha de la exministra en el armado porteño, logró una rebaja impositiva luego de haber pedido “una señal” para la clase media.

 

Mientras tanto, Acuña sostuvo abiertamente sus intenciones de ser candidata y hasta dejó en claro su futuro perfil de campaña. “Siempre las mujeres estuvieron en segundo lugar y quizá sea una época para que haya una mujer en el cargo principal. Así que voy a ser la primera candidata con fular y bebito en recorrer la Ciudad”, manifestó en una entrevista en CNN Radio.

 

Ese foco en su campaña se complementará con su bandera de la discusión por la presencialidad en las aulas durante la pandemia del covid-19. De perfil más combativo, la ministra busca ser quien represente al electorado halcón en la Ciudad.

 

Para la otra cara de la moneda del larretismo, la moderada, el jefe de Gobierno quiere a Quirós. Con lanzamiento en veremos por la mediatización del conflicto con los residentes y concurrentes, la aceptación por parte de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) de la última oferta salarial podría darle al ministro de Salud un poco más de aire para blanquear sus intenciones. Sería en breve, lo más probable la próxima semana. Según pudo reconstruir Letra P, Larreta ya le hizo saber a Quirós que lo imagina como una de las caras para competir por una nominación. 

 

Como si no sobraran opciones, el sector liberal de JxC también tiene sus planes para esa interna, lo que agrega sal a la preocupación macrista de dispersión del voto propio. Republicanos Unidos, espacio referenciado en el diputado Ricardo López Murphy, buscará impulsar la candidatura del legislador Roberto García Moritán, para acallar los trascendidos que indicaban que el exministro de Economía podía desistir de sus aspiraciones presidencialistas para bajar a la Ciudad.

 

Con poco más de un año en un rol público visible, si bien ya había sido funcionario de la administración de Vidal en la provincia de Buenos Aires, Moritán busca ser uno de los animadores de la interna centrando su discurso en el “sentido común” que debe recuperar la política.

 

A ese pack electoral se quiere anotar en la PASO porteña de JxC un representante del Peronismo Republicano de Miguel Ángel Pichetto. Se trata del odontólogo y especialista en Sistemas de Salud y Seguridad Social, Lucas Jaszewski. Así sumarían cinco aspirantes para una misma silla, a nueve meses de las primarias.