ELECCIONES 2023

El peronismo mete la cola y arde la interna de JxC en La Pampa

Guiño de Ziliotto a la candidatura del radical Berhongaray, que puja con el delfín de Larreta. El largo brazo del PJ. Las sospechas del exsenador Marino.

 

La sospecha de que el PJ pampeano mueve su maquinaria también en elecciones donde no interviene de manera directa es una vieja leyenda, con serios indicios de ser también una realidad, que es la única verdad. Esta vez, cuando faltan 26 días para la interna, asoman evidencias claras de sus preferencias por el diputado radical Martín Berhongaray como candidato a gobernador de la oposición, es decir como rival directo en las elecciones del 14 de mayo.

 

Una inquietud que mueve el interés del peronismo por la interna es que el otro precandidato, el diputado del PRO Martín Maquieyra, se demostró fenómeno electoral extraordinario en General Pico, la segunda ciudad de la provincia; y la certeza de que a diferencia de Berhongaray tendría recursos suculentos y un paraguas nacional más fuerte para la campaña general. El partido amarillo hace silencio, porque hasta interpreta que son las reglas del juego, pero se debate entre quejarse públicamente por la movida o sacarle provecho para diferenciarse ante la aparente muestra de otro pacto entre partidos tradicionales.

 

El PRO nacional juega a fondo en la puja por la gobernación con su delfín y como parte de esa estrategia lanzó la campaña la semana pasada con la presencia en territorio del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que desembarcó con munición gruesa contra el peronismo pampeano y el gobierno provincial. Esta semana, el PJ pampeano contraatacó y le dio a Larreta de su propia medicina. Si había algunas dudas sobre el comportamiento del peronismo en la interna, empezaron a despejarse por medio de dos armas sagradas de la política: la foto y la palabra.

 

Berhongaray se retrató con el gobernador peronista Sergio Ziliotto en el despacho del jefe del Ejecutivo. La toma-guiño fue difundida de manera oficial por la Agencia Provincial de Noticias este domingo, bajo el argumento de que se juntaron porque Berhongaray donó una documentación vinculada a la lucha por el Río Atuel, que era propiedad de su padre, el exsenador Antonio Berhongharay.

 

Enemigos íntimos

Las buenas relaciones del peronismo con la UCR, pero especialmente con la familia Berhongaray, tienen una larga historia. Desde la recuperación de la democracia, el padre del diputado fue principal dirigente de la oposición y a su vez mostró cierta comodidad en ese lugar en tiempos en los que con Rubén Marín en la gobernación no dejaban lugar para terceras fuerzas.

 

El Pacto de Olivos reafirmó ese juego de competencias y complicidades, en una provincia donde siempre resultó imposible sacar al peronismo del gobierno. Marín y Berhongaray gestaron una relación de ida y vuelta: trabajaron juntos para que La Pampa fuera parte de la región Patagónica, fueron constituyentes nacionales, incidieron seriamente en la cocina de la reforma del ’94 y se amoldaron muy cómodamente a un sistema de reelecciones sucesivas (que aprovechó Marín) y de oposición moderada con más y mejores cargos en la repartija (representada por Berhongaray).

 

“Uno a veces sospecha que hay dirigentes de mi partido que tienen un acuerdo con el peronismo”, soltó en las últimas horas el exsenador radical Juan Carlos Marino, despechado con la plana mayor boina blanca que lo ninguneó en esta instancia. “No sé si no hay un acuerdo… ‘en las legislativas te doy una mano y después me la devolvés’. En algunas internas o algunas primarias el peronismo ha colaborado, y a veces para mandar mensajes al propio gobernador, como ocurrió en la elección pasada”, dijo. De paso, Marino anunció: “no voy a hacer campaña por nadie”.

 

En otras internas anteriores comparables a la que se dará el 12 de febrero también flotaron recelos y hubo acusaciones concretas de que “votos peronistas” nutrieron las filas del propio Berhongaray en 2017, o de Daniel Kroneberger para ganarle a Carlos Javier Mac Allister en 2019.

 

Un Martín no es igual a otro

Hoy la interna de Juntos por el Cambio está planteada en términos de una supuesta disputa de federalismo contra centralismo: “La Pampa o Larreta”, es la consigna que agita la UCR.

 

En las últimas horas, el diputado Hernán Pérez Araujo, otro peso pesado del peronismo que será candidato a primer diputado provincial, no dudó sobre los postulantes de la interna opositora. “No me dan lo mismo, verdaderamente. Uno no se quiere meter en las internas de otro partido, pero me parece que Martín Berhongaray representa un tanto más los intereses pampeanos que Martín Maquieyra, que está evidentemente aliado a la visión centralista, porteña y sesgada dentro de la General Paz”, transparentó. Aclaró que en esa interna “no mandaría a nadie a votar”. Pareció una ironía.

 

Este martes, Maquieyra le salió al cruce. "Acá no hay nadie que represente más o menos los intereses de los pampeanos. Esta elección es dentro de JxC. Seguramente el PJ tenga una predilección por el otro candidato y no por mí, porque yo los denuncio y alzo la voz. Por más movida que hagan y que quieran que pase un candidato más débil, es el pueblo de La Pampa el que elige", lanzó.

 

En La Pampa, el peronismo invicto es un monstruo que pisa fuerte y lleva en su naturaleza la vocación de meterse en cuanta elección se cruza en su camino: desde partidos hasta clubes, pasando por cooperativas y comisiones vecinales.

 

Las internas en La Pampa son optativas para la ciudadanía, y en los comicios de una fuerza política solo pueden intervenir personas afiliadas a ese partido o independientes. Con todo, el PJ pampeano es una geografía extendida y multicolor, que no necesariamente se nutre de sus formalidades. El peronismo tiene simpatizantes, adherentes, compañeros y compañeras que nunca llenaron la ficha de afiliación, pero que están disponibles para la campaña o para ejercer su influencia donde sea conveniente al interés de conservar el invicto electoral desde 1983.

 

Río Negro es la primera provincia que adhiere al RIGI y Weretilneck le saca ventaja a Kicillof por el GNL
La foto de los gobernadores. La Patagonia y peronistas díscolos presentes en Tucumán el pasado 9 de julio.

También te puede interesar