#TODOSCONCRISTINA

El FdT evalúa cómo y cuándo capitalizar el brote militante por CFK

El Presidente y la vice hablaron lunes y martes. Massa hace equilibrio con los actores económicos. Reacción peronista plena. ¿Habrá marcha masiva de apoyo?

Movilización callejera, alineamiento político absoluto, mensajes de solidaridad y llamados cruzados. Mientras Sergio Massa lidia con el frente económico y financiero, el presidente Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner evalúan cómo capitalizar el fervor militante que generó la defensa de la vicepresidenta en la causa Vialidad. Desde una marcha hasta una fotos y actos conjuntos, todas las opciones están sobre la mesa.   

 

“Espléndida”, fue la definición que el Presidente le dio a Cristina sobre la presentación que hizo este martes desde el Senado. Fernández se comunicó con la titular del Senado apenas terminó su discurso, que fue transmitido prácticamente en cadena nacional. El mandatario había seguido su alocución desde Olivos, donde compartió un desayuno con el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. Quedaron en reunirse personalmente en las próximas horas.

 

 

Fue el propio Jefe de Estado quien redactó el borrador del texto, que tuvo una primera versión mucho más personal, en la que Fernández se enfocaba en sus críticas a la Justicia en du carácter de profesor de derecho penal e hijo de un juez. Fue lo que escribió, finalmente, en su cuenta de Twitter. El comunicado se modificó para que pudiera compartirlo cualquier dirigente del oficialismo y así sucedió.

 

Con su alegato, Luciani logró lo que casi no pudo el propio Gobierno durante los dos años y medio de gestión: abroquelar a todo el peronismo detrás de la misma causa. El Presidente, Massa, gobernadores, intendentes, el gabinete nacional casi en pleno, La Cámpora y todo el cristinismo, referentes sociales y la CGT e incluso dirigentes que nunca tuvieron afinidad política con Cristina salieron en cerrar filas detrás suyo. “Lo hago con gusto, son unos gorilas hijos de p…”, le dijo a Letra P un dirigente del interior que pasó años sin dirigirse la palabra con la vicepresidenta. “El PJ  tiene la persecución en su ADN y reacciona”, analizaron cerca del Presidente. Cristina se encargó de remarcarlo cuando definió la causa como "un juicio al peronismo". 

 

La movida judicial consiguió que hasta dirigentes de la oposición respaldaran a Cristina. Desde la izquierda se pronunciaron los diputados Myriam Bregman y Nicolás del Caño. Desde Juntos por el Cambio lo hizo Miguel Ángel Pichetto, excandidato a vicepresidente de Mauricio Macri, que criticó la utilización de la figura de “asociación ilícita”.   

 

La reacción dirigencial también tuvo su correlato en la calle. El lunes por la noche, un grupo de militantes se congregó frente a la casa de la vicepresidenta, en el barrio de Recoleta. Otro puñado la esperó este martes antes de que saliera rumbo al Senado. Ya en el Palacio hubo vigilia mientras hablaba. Cristina salió después al balcón a saludar a la multitud.

 

El oficialismo tomó nota de la movilización. El Presidente suspendió los actos que tenía en agenda para el lunes, martes y miércoles para evitar que sus actividades quedaran desfasadas de la situación judicial de la vice. Este miércoles, Fernández tenía previsto viajar a Catamarca. Fuentes de Casa Rosada apuntaron que cambió la agenda “con criterio político”. Después de hablar con Cristina, este martes almorzó con el jefe de la AFI, Agustín Rossi, y luego se reunió con el canciller Santiago Cafiero.

 

 

 

En paralelo, se generaron conversaciones sobre la posibilidad de activar una marcha de apoyo a la vicepresidenta, que podría gestarse a caballo del clima de autodefensa que empezó a circular entre la dirigencia, las redes y en la calle. “Todas las posibilidades están abiertas, la gente tiene ganas de salir. Es un gran momento. La Justicia pasó un límite”, evaluaron en el Instituto Patria.

 

En la Casa Rosada el tema también estuvo sobre la mesa de discusión. Al Presidente no se le escapa que la situación económica y financiera con la que lidia Massa está “estabilizada”, pero también es frágil. La sociedad demanda soluciones urgentes a la crisis que, en el mejor de los casos, demorarán unos meses.

 

El ministro de Economía intenta hacer equilibrio. Hasta ahora, Massa nunca se había involucrado en las cuestiones judiciales de Cristina, que siempre intentó esquivar. Este lunes, ya como titular de Hacienda, quebró la tradición cuando publicó el comunicado del Gobierno en defensa de la vicepresidenta y agregó un tuit propio en el que advirtió, en términos técnicos, sobre los riesgos del encuadre “del principio de responsabilidad” penal. También retuiteó el mensaje del Presidente. En el Gobierno saben que Massa lidia con actores económicos que lo quieren lejos de la ola critinizadora de la administración. El tigrense intenta hacer los deberes para unos y otros, pero sabe que no puede exponerse por demás.

 

Por eso, la cúpula oficialista evalúa la conveniencia y los costos que tendría la posibilidad de convocar a una marcha de apoyo a Cristina. En caso de que se concrete, en la Casa Rosada pretenderían que fuera lo más masiva a la movilización en contra del 2x1 a los genocidas, de 2017, en términos de volumen y participación ciudadana. Si se convocara a una marcha, no debería quedar ninguna duda en términos de contundencia.

 

La fecha también está bajo estudio. Cristina habló este martes, pero el proceso seguirá durante varios meses. La vicepresidenta podrá volver a hablar antes de la sentencia, que sería a fin de año. En el cristinismo dicen que las movilizaciones se podrían multiplicar hasta entonces. Lo coordinarán el Presidente y la vice, que están otra vez en línea.

 

ataque a cfk: contradicciones y arrepentimientos en la segunda audiencia del juicio
ataque a cfk: quien es quien en el juicio del siglo de la politica argentina

También te puede interesar