21|1|2023

Villa María: JxC acomoda su interna para dar pelea en un bastión del PJ

23 de agosto de 2022

23 de agosto de 2022

La oposición quiere gobernar la tercera ciudad cordobesa tras 24 años de sequía. Aspiraciones personales, deseos de unidad y danza de nombres. El síndrome 2019.

CÓRDOBA (Corresponsalía) El clima electoral que va ganando terreno en la provincia de Córdoba empieza a ocupar la atención en las diferentes ciudades que deberán elegir autoridades en 2023. Uno de los enclaves más importantes en el territorio provincial encuentra su epicentro en Villa María, el tercer centro urbano provincial con mayor caudal electoral, cuyo intendente, Martín Gill, está impedido de aspirar a la reelección por la propia Carta Orgánica municipal. Como ya contó Letra P, Gill analiza su propio futuro con aspiraciones provinciales, mientras pone el ojo en su sucesión buscando consensos entre las diferentes vertientes del peronismo local. En la otra vereda de la disputa se suman algunas referencias opositoras que empiezan a asomar la cabeza persiguiendo el deseo de recuperar la ciudad que no gobiernan desde 1999.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Entre las filas de Juntos por el Cambio (JxC), asoma Darío Capitani. Mientras cursa su segundo mandato como legislador provincial, el hombre del PRO que trabaja activamente por la candidatura presidencial de Horacio Rodríguez Larreta busca instalarse como el opositor mejor posicionado para dar la batalla frente al peronismo. Entiende que, de la misma forma en que el PJ llegó al poder a finales del siglo pasado luego de un período gobernado por el radicalismo en que el ritmo político de la ciudad sintonizaba con el clima provincial, hay un “fin de ciclo” para el PJ cordobés que tendrá su impacto en el escenario local.

 

Por niveles de conocimiento y un trabajo de instalación que viene realizando desde hace ya tiempo, Capitani siente que puede ser un buen momento para subirse al tren del éxito que augura para su espacio político en Córdoba y el país, a partir de 2023. En el horizonte, de todos modos, le aparece un problema: su conflictiva relación con Luis Juez, que terminó de estallar por los aires cuando se discutió la ley que reglamentó el juego online en la provincia. En el oficialismo villamariense juegan con esa carta a la hora de bajarle el precio. “Capitani no puede unir a la oposición. Si es candidato, Juez le va a poner uno propio”, anticipan.

 

Entre las posibles competencias a las aspiraciones de Capitani asoma Guillermo Lorenzatti, el presidente del Colegio de Abogados, que tiene su propio espacio político local (CREO) y se identifica centralmente con el senador del Frente Cívico en la estructura de JxC. En una reciente entrevista con un medio villamariense, el propio Lorenzatti reconoció sus intenciones, aunque advirtió que “no es la idea del juecismo presentar un candidato propio que rompa con las demás fuerzas políticas de JxC”.

 

En esa disputa también aparecen algunos dirigentes con peso histórico. Tal es el caso de Juan Zazzetti, el candidato que dio la batalla en las dos oportunidades en que Gill resultó electo como intendente, en 2015 y en 2019. Médico de profesión, estuvo a cargo de la delegación cordobesa del PAMI durante la presidencia de Mauricio Macri y renunció en 2020 cuando le comunicaron que Rubén Ovelar sería su reemplazante. Según cuenta, se quedó a la espera de las nuevas autoridades y renunció por una “cuestión ética”. Por decreto, el Presidente lo había pasado a planta permanente.

 

Zazzetti durante la campaña 2019, en su segundo intento sin éxito por llegar a la intendencia

Aunque vive en la capital provincial, advierte estar atento a todo lo que sucede en su ciudad y no le corre el cuerpo a una posible nueva candidatura. Aduce tener una buena relación con Capitani, con quien comparte la pertenencia a la escudería amarilla, y sabe que el contacto cotidiano del legislador con la realidad política cordobesa y regional puede reducir sus posibilidades de una inmediata tercera oportunidad.

 

En el listado también aparecen nombres radicales, excluidos de los primeros planos en las últimas elecciones. En su propia vida interna, la UCR de Villa María presenta algunos cuadros con peso propio, aunque con un vuelo electoral demasiado rasante, según los números que se manejan en las oficinas locales. La presidenta de la Unión Cívica Radical local, Cecilia Fernández, es una de las que advierte estar trabajando en una propuesta que contenga a todo el espacio opositor, sin poner los nombres delante de los proyectos. En el Concejo Deliberante, Juan Romeo Benzo y Luis Caronni son otros nombres que suman su peso específico a la discusión.

 

El pensamiento en loop de todo el cambiemismo cordobés también se replica en Villa María y la apuesta por no cometer los errores de 2019, que llevaron a la división y la derrota electoral, casi que aparece como un mandamiento. En los últimos comicios, la UCR y el Frente Cívico jugaron por un lado y llevaron como candidato al radical Gustavo Bustamante; mientras que el PRO y el negrismo se encolumnaron detrás de Zazzetti.

 

Por fuera de la disputa que replica la grieta provincial, emerge una referencia de cuna peronista, pero desde hace tiempo alejado de la tradición en la que abrevan partidarios de Gill y Eduardo Accastello. Su nombre es Manuel Sosa, un joven abogado que actualmente preside el Jockey Club Villa María.

 

Sosa es uno de los únicos que está oficialmente lanzado a la pelea y que no necesita dirimir demasiado internamente. En su idea, que ya plasmó con propuestas de cara a una futura campaña, la ciudad necesita construir un espacio político que reúna a nuevas figuras del PJ, de JxC e independientes que quieran sumarse. Aunque cuenta con el apoyo de algunos históricos referentes provinciales, como el exlegisaldor y exsecretario de Ambiente de la provincia Raúl Costa, en las estructuras más tradicionales le quitan peso a ese tipo de iniciativas y dudan sobre su real proyección.