01|8|2022

Un joven ladero de Losada asume al frente de la Convención radical de Santa Fe

22 de junio de 2022

22 de junio de 2022

Ignacio Paz integra la mesa directiva de la Juventud. Milita en el MAR desde hace años y, dice, buscará fortalecer la UCR y ampliar JxC.

SANTA FE (Corresponsalía) El radicalismo tendrá este miércoles un nuevo presidente de la Convención provincial: será Ignacio Paz, un joven de 29 años del riñón del Movimiento de Acción Radical (MAR), que trabaja con el diputado provincial Julián Galdeano y el concejal rosarino Martín Rosúa desde hace tiempo, y comparte filas con Carolina Losada. Fortalecer el partido, agrandar Juntos por el Cambio (JxC) y concretar el frente de frentes, la hoja de ruta que plantea para el centenario partido en un órgano que será clave para las próximas elecciones.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Paz es el secretario del bloque radical en el Concejo rosarino, integrado por Rosúa y Daniela León. Comenzó su militancia en la Franja Morada mientras estudiaba abogacía en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y luego se sumó a la Juventud Radical provincial, donde hoy forma parte de la mesa directiva. Ese fue el salto para zambullirse más y más en la vida política de la UCR, donde afirman que fue elegido como apuesta a la renovación.

 

Si bien participó del primer acto del NEO, espacio liderado por Maximiliano Pullaro, Paz decidió por afinidad y coincidencias ideológicas militar en el MAR con Rosúa y Galdeano, el productor político de Losada. Es decir, el espacio que triunfó en las elecciones de 2021 y puja por mayor poder al interior de la UCR y de JxC, tendrá un representante presidiendo la Convención santafesina, órgano encargado de resolver con quienes el partido armará sociedades.

 

Su arribo a la presidencia de la Convención fue parte del acuerdo de las tribus radicales para arribar a una lista de unidad que llevó al senador Felipe Michlig, aliado de Pullaro, a quedarse con el sillón de presidente del Comité.

 

Mantener la unión y sumar

La Convención tiene objetivos claros: fortalecer el partido y sostener la unidad, lo fundamental. Claro que el foco está puesto en el año electoral que se avecina, “muy esperanzador para la UCR”, sostienen fuentes del radicalismo. En ese sentido, por un carril paralelo se juega un partido fundamental: “Vamos a generar todas las vías de diálogo con los actores y partidos de la oposición para garantizar que se logre ese frente de frentes tan ansiado por todos”, explicaron a Letra P.

 

En el seno de la UCR creen que la convención del año que viene puede ser “histórica” porque si logran su objetivo habrá un gran frente electoral anti-PJ que posibilitará ganar las elecciones y ostentar al futuro gobernador o gobernadora. Aún no hay fecha para ese encuentro, ya que dependerá del calendario electoral y decisiones partidarias.

 

Es justamente en pos de derrotar al peronismo y concretar un espacio “superador” que, sostienen en el partido, no hay un límite para expandirse. Sin embargo, indican que tampoco tiene sentido “generar frentes electorales simplemente por el resultado de una elección; tiene que haber una base ideológica”.